Realidades medioambientales en La Habana

Fotorreportaje: Elio Delgado Valdés
Texto: Elvira Pardo Cruz

HAVANA TIMES — Respirar aire limpio en la urbe habanera es casi imposible, la emisión a la atmósfera de agentes contaminantes puede observarse a cada paso.

Se distinguen las chimeneas en torno a la Bahía, expandiendo humo acompañado siempre de la gran llamarada, visible desde diferentes sitios de la ciudad. La nube contaminante se esparce a la atmósfera provocando el continuo deterioro de la calidad del aire, sin tener en cuenta su repercusión sobre la salud de los que habitamos la ciudad.

La Bahía de La Habana, una de las más contaminadas de Cuba, apenas comienza a recuperarse después de la realización del proyecto de saneamiento ambiental, aún es escenario de la marea de residuos acuosos expulsados por las pocas embarcaciones que la visitan o de los medios de transportación interna. Además sufre de los desechos provenientes de los desagües existentes en los ríos Luyanó (mayor contaminador de la Bahía) y los afluentes Martín Pérez y Arroyo Tadeo, enviando a la rada habanera pomos y bolsas plásticos, maderas, botellas, latas y ramas, dañando su renaciente ecosistema.

La circulación de los carros en la ciudad, algunos, verdaderos museos ambulantes, con deficiente estado técnico y que violan las normas sanitarias establecidas, provocan concentraciones de monóxido de carbono, no sólo desprendido hacia la vía, sino a su interior, lo que causa irritación e inflamación en el aparato espiratorio además del incómodo olor al hidrocarburo impregnado en las ropas, el cabello y cuerpo no sólo del pasajero sino del transeúnte.

En la Habana Vieja, zona altamente urbanizada y con fuertes raíces religiosas, el entorno cultural favorece el auge de las prácticas religiosas, extendidas a otras zonas de la capital. Saltan a la vista las ofrendas rituales que provocan cierta reticencia para los no practicantes por lo grotesco de algunas escenas que pudieran calificarse de crueldad animal. Parques, esquinas y zonas costeras son depositarias de todo tipo de ebbo, (limpiezas) que sin lugar a dudas provoca un efecto psicológico, aspecto de la salud a tener en cuenta según la definición de la Constitución Mundial de la Salud, junto al bienestar físico y social.

La salud pública y la higiene de la ciudad van tomadas de la mano, las condiciones de insalubridad atentan contra el aseo urbano, nuestras actitudes y comportamientos hacen que estas prácticas estimulen el acercamiento de vectores y roedores, además de los ambientes enrarecidos por la fetidez provocada por la descomposición de animales y otras ofrendas, afectando la calidad de vida de sus habitantes.

La indisciplina social y la falta de cumplimento de las normas establecidas para la contaminación sonora, provocada fundamentalmente por la transportación urbana, los ruidos técnicos de las fábricas, la actividad portuaria, o del bicitaxero que además del pasaje, lleva enormes bocinas a cuestas para oír a cuantos decibeles desee la música de su preferencia, es otra afectación ambiental frecuente.

El 11 de julio de 1997 el Parlamento Cubano aprobó una ley de Medio Ambiente para la implementación de una estrategia acertada sobre el cuidado del entorno natural. Prestar atención al tema en los tiempos actuales le corresponde a cada cubano, pues las realidades medioambientales están subordinadas a la interacción del hombre con el medio, la salud humana está a expensas de esta realidad.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


4 thoughts on “Realidades medioambientales en La Habana

  • el 22 noviembre, 2014 a las 1:30 am
    Permalink

    Cuba el unico pais que cumplío con las expectativas de Desarrollo Sostenible de acuerdo a la Oficina Nacional de Estadisticas (www.one.cu) del gobierno dictatorial cubano.

  • el 6 noviembre, 2014 a las 7:16 am
    Permalink

    Pero no decían que la huella ecológica de Cuba era casi invisible??

  • el 5 noviembre, 2014 a las 3:29 pm
    Permalink

    Desde el 1997 el llamado “parlamento” aprobo leyes…..quince años despues todo esta igual o peor. donde estan las autoridades para que hagan cumplir la ley?, o es solamente para que en la ONU se enteren de que Cuba lucha por proteger el medio ambiente?

  • el 5 noviembre, 2014 a las 1:51 pm
    Permalink

    Macondo en tiempos del cólera.

    ¡Gracias Fidel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *