Quédate en casa y La Habana como nunca

Texto y Fotos: Yailín Alfaro Guillén (El Toque) 

Los leones solitarios del Paseo del Prado

HAVANA TIMES – Nunca fue tan real, para muchos de mi generación o la de mis padres, la temible cercanía de la muerte.

No se trata de una distopía, ni de una película de epidemias sobre la “gripe del siglo”, ni de algún cuento de nuestros abuelos… Ahora sí, ahora, mueren miles de personas cada día a causa de una nueva enfermedad: la COVID-19.

“Quédate en casa”, es la frase que se ha vuelto habitual alrededor del mundo y en varios idiomas.

“Quédate en casa y protégete”, protégenos a todos de la terrible enfermedad que desde el pasado 11 de marzo ronda las calles de La Habana y de Cuba.

No soy amante de las avenidas repletas ni me gusta estar rodeada de personas, pero lo que viví el domingo pasado, al recorrer varias calles de la capital, fue, sin duda, una experiencia única en mi vida.

La Habana Vieja, mi Habana Vieja, sitio que amo por su arquitectura, sus olores, su gente…, estaba desierta, sola, apenas las palomas y unos pocos perros y gatos deambulaban por sus calles. Caminé largo rato por los sitios antes más frecuentados y un silencio abrumador me estrujó el pecho, un silencio que solo rompía el obturador de mi cámara Nikon, mi vieja compañera de tantas batallas.

Estas fotos son las que nunca hubiese querido tomar, del mismo modo que no quiero fotografiar derrumbes o ciclones. Guardaré estas imágenes en mi mente y en mi lente, para cuando todo haya pasado, dentro de muchos años, mostrar a mis nietos que la escalinata del Capitolio tuvo un domingo vacío, a pleno sol, al mediodía; recordar que los leones del Prado pasaron tiempo sin escuchar las risas juguetonas de los niños y que el Parque Central lucía muy triste sin su peña habitual de béisbol.

No solo La Habana Vieja me regaló estas imágenes y un domingo de andar en soledad; también el Vedado y su calle 23 conmovieron mi mirada: pude fotografiar la arteria vacía, sin el ruido de los autos y sin el habitual movimiento de personas de un lado a otro.

El domingo, todos los semáforos de La Habana cambiaron de luces solo para que alguien como yo cruzara la calle, o algún que otro transeúnte caminara angustiado.

“Quédate en casa”, dejemos que nuestro país se tome una pausa.

El planeta necesita respirar y florecer.

Vista de la calle Infanta y su iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

 

 

 

Malecón habanero, frente al hospital Hermanos Ameijeiras.

 

 

Vista del Paseo del Prado, a la izquierda el hotel Iberostar Grand Packard.

 

 

Policías vigilan las calles, al fondo, el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

 

 

El Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso permanece cerrado.

 

 

El Capitolio Nacional sin personas en su escalinata.

 

 

Entrada a la calle Obispo y fachada del legendario bar Floridita.

 

 

Esquina de Zapata y 12, Vedado.

 

 

La antes concurrida esquina de 23 y 12.

 

 

Semáforo de 23 y 26, Vedado.

 

 

Cruce de 23 y G, Vedado.

 

 

(Haga clic en una imagen para ver la galería.)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *