Que tú puedas abortar como yo

Por Sandra Abd´Allah-Álvarez Ramírez*

sandra1
Dentro del contexto internacional, han sido innumerables las batallas que ha tenido que librar las mujeres para que les sea reconocido y mantenido su derecho a decidir que hacer con su cuerpo.

HAVANA TIMES — Tengo la suerte de vivir en un país en el que las mujeres pueden decidir libremente interrumpir un embarazo. Y digo que es una suerte, además de una conquista, teniendo en cuenta cómo anda el mundo ahora y los vaivenes en los cuales se mueven nuestros derechos.

Cuando nací, hacía ya 8 años que las cubanas podían abortar en las instituciones de salud. En 1965, a raíz del incremento de las muertes femeninas por la práctica indiscriminada y sin condiciones de la interrupción del embarazo, se procedió en el país a la hospitalización de esta intervención. Fue una decisión gubernamental implementada por el Ministerio de Salud Pública.

Con anterioridad, el Código de Defensa Civil en Cuba, que databa de 1938, eximía de delito a quien realizara una interrupción del embarazo con el objetivo de salvar la vida de la madre o evitar un daño a su salud, en circunstancia de violación, estupro, etc., y para el caso en el cual el feto heredara alguna enfermedad grave (Álvarez, 1994).

En diciembre de 1979 se firmó un nuevo Código Penal, en su Artículo 267 del Capitulo IV, que se recoge la definición de ABORTO ILICITO (Código Penal, 1979):

1. El que, fuera de las regulaciones de salud establecidas para el aborto, con autorización de la grávida, cause el aborto de ésta o destruya de cualquier manera el embrión, es sancionado con privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas.
2. La sanción es de privación de libertad de dos a cinco años si el hecho previsto en el apartado anterior:
a) se comete por lucro;
b) se realiza fuera de las instituciones oficiales;
c) se realiza por persona que no es médico.

La particularidad de dicha norma es, que a diferencia de lo habitual, se presenta la categoría de aborto ilícito, prescribiendo lo que no se puede hacer, cuando generalmente se pretende regular el uso del aborto y no señalar en que condiciones no puede realizarse.

Es una norma jurídica revolucionaria, pero su contribución fundamental, luego de muchos años de existir es que, a pesar de las críticas que ha recibido es mantenida por el Gobierno cubano y no obstante también de notables retrocesos internacionales en este sentido (bien conocidos son los casos de Nicaragua, hace algunos años atrás, y más recientemente España).

Hay quien ha intentado vincular de manera tendenciosa el aborto con el decrecimiento de la tasa de fecundidad, el envejecimiento poblacional o el embarazo en la adolescencia.

Hay quien ha intentado vincular de manera tendenciosa el aborto con el decrecimiento de la tasa de fecundidad, el envejecimiento poblacional o el embarazo en la adolescencia.
Hay quien ha intentado vincular de manera tendenciosa el aborto con el decrecimiento de la tasa de fecundidad en Cuba, el envejecimiento poblacional o el embarazo en la adolescencia.

Dichas valoraciones negativas han intentado vincular de manera tendenciosa la práctica del aborto con fenómenos demográficos como el decrecimiento de la tasa global de fecundidad (entiéndase descendientes por mujer), la tasa de reproducción bruta (hijas por mujer) y el envejecimiento poblacional. Del mismo modo ha sido recurrente el embarazo en la adolescencia a la hora de hablar del uso de aborto.

Los medios de comunicación en Cuba alguna que otra vez se han hecho eco de algunas de esas valoraciones,— lo cual alerté en el artículo ‘En el Día Mundial de la Población: ¡Dejemos al ABORTO en paz!’ —, pero lo cierto es que nada ha podido hacer temblar la posibilidad real de que las cubanas podamos abortar.

Dentro del contexto internacional, han sido innumerables las batallas que ha tenido que librar las mujeres para que les sea reconocido y mantenido su derecho a decidir que hacer con su cuerpo.

Recientemente he recibido muchos mensajes por Twitter que alientan a hacerse eco de las protestas ante tal atropello a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, cuando se pretende la derogación de la norma vigente en el Estado español —Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y Salud Sexual y Reproductiva (SSR) de 2010—, al promover el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, una reforma que ha sido anunciada desde hace más de un año, la cual conllevará un retroceso de más de trienta años, como si estuviésemos en los años 70-80 del siglo pasado, cuando el movimiento de mujeres español se centraba en este y otros asuntos de urgencia.

Animada por estas amigas y tuiteras feministas españolas, y recordando la célebre alerta de Simone Veil acerca de que a las mujeres nos toca batallar también por lo que ya hemos conquistado, retomo un acontecimiento con desenlace feliz que ha quedado inscrito en la los logros de los movimientos de mujeres:

Corría el año 1971 en Francia, y el Movimiento de Liberación Femenino escogió una forma novedosa de llevar al debate público el derecho del aborto. El 15 de abril apareció, a doble página, en el periódico Le Monde, un manifiesto firmado por 343 mujeres que reconocían públicamente haber abortado. Dicho suceso fue conocido como 343 Sinvengüenzas. Entre ellas estuvieron: Simone de Beauvoir, Christine Rochefort, Delphine Seyrig, Catherine Deneuve, Giséle Halimi, Micheline Presle, Jeanne Moreau, Marguerite Duras y Françoise Fabian, las cuales le imprimieron a la demanda un carácter particular debido al reconocimiento publico del cual ellas eran objeto. Aquella carta decía:

Cuando nací, hacía ya 8 años que las cubanas podían abortar en las instituciones de salud.
Cuando nací, hacía ya 8 años que las cubanas podían abortar en las instituciones de salud.

Un millón de mujeres abortan cada año en Francia.
Ellas lo hacen en condiciones peligrosas a causa de la clandestinidad a la cual están condenadas, cuando esta operación practicada bajo el control médico, es de las más simples.
Se hace el silencio sobre este millón de mujeres.
Yo declaro ser una de ellas.
Yo declaro haber abortado.
De la misma manera que nosotras reclamamos el libre acceso a los medios anticonceptivos, reclamamos el aborto libre.

Parecería que no ha pasado el tiempo y que dicha carta es válida aún para aquellos países donde ni siquiera las mujeres han podido jamás interrumpir voluntariamente un embarazo y también en aquellos, como los mencionados, donde los logros de las mujeres se ven ensombrecidos por el gobierno de turno.

Ojalá a las cubanas no nos toque hacer una carta como esa, no lo creo posible mientras los principios fundacionales de nuestra nación se mantengan intactos y el Estado continué garantizando el acceso libre de las mujeres a los diferentes métodos de planificación familiar, incluido el aborto.

Sin embargo propongo solidarizarnos y mostrar nuestra indignación ante los eventos que hoy viven nuestras hermanas de otros países para visibilizar aún más como el patriarcado y los políticos pretenden meterse en nuestras vidas, nuestras decisiones y nuestros úteros.

Entonces el retroceso de cualquier derecho conquistado por las mujeres, cualquiera que sea el país, es parte de la lucha del movimiento feminista global. Ya yo me he inventado una etiqueta #quetupuedasabortarcomoyo. ¡También podrías usarla tú!

(*) Publicado originalmente en Pikara Magazine

 



27 thoughts on “Que tú puedas abortar como yo

  • Yo nunca podré entender que matar a un indefenso es “derecho de la mujer a decidir qué hacer con su cuerpo”. Perdí un embarazo a los 3 meses, aborto natural, y estuve con Sindrome Post Aborto. No podía dormir y me levantaba de la cama a llorar por horas. Conservo las fotos del primer ultrasonido como mismo las de mi hijo vivo, porque yo no siento que perdí una barriga sino un hijo.

    Derecho a decidir qué hacer con su cuerpo es tener capacidad de negociación a la hora de tener sexo; a decir: “hoy no porque estoy en los días fertiles y no queremos embarazarnos”, a decir “ponte un condón o nada”, a comprender que violación también es cuando el marido te obliga a tener sexo. A decirle a tu medico que no te implante 7 embriones para luego desechar 4, que te implante apenas 2, para no tener que matar a ninguno en caso de rotundo exito. Y por qué no, a reclamar a los Gobiernos mejores condiciones sociales y económicas que hagan menos pesada la carga de criar hijos. (Que por muy pesada que sea siempre es compensada por la bendición de las risas infantiles en la casa) porque por muchas vueltas que le den, el aborto voluntario es un acto esencialmente egoísta, es pensar primero en mi, después een mi, y por último en mi.

    Derecho a matar a otro no tiene nada de vanguardista ni de progreso, es un acto barbárico, que aparte de todo se ha venido haciendo casi desde que los humanos dejamos de considerarnos animales. Hasta sería bueno para definirnos a los humanos; así como “el hombre es un animal que piensa, habla, cocina o fábrica instrumentos”, podríamos decir: “El hombre es el único animal que destruye a sus hijos antes de nacer”

  • Solo para señalar que donde dice Codigo de Defensa Civil debe decir Codigo de Defensa Social.

  • El “derecho” al aborto es la hipocresía del siglo. Que derecho le puede dar a un ser humano decidir sobre la vida de otro, así sea su hijo. Hablar de aborto como un derecho es la mayor aberración que podemos hacer de esta palabra. Además es la mayor hipocresía en un tiempo donde tantos otros derechos justos se defienden y reivindican. Defendemos los animales, la capa de Ozono, un planeta verde, los derechos de los homosexuales, luchamos contra el machismo, contra la violación de los derechos humanos, y al mismo tiempo legalizamos el asesinato de nuestra propia especie. Por más de 20 años he visto la lucha en contra del aborto principalmente en manos de grupos religiosos y me pregunto. Acaso es tan difícil llegar a la perversidad intrínseca de este supuesto “derecho” solo por la Fe o por normas religiosas. Acaso la misma lógica que nos lleva a reclamar derechos en el resto de las esferas de nuestra vida no nos enciende un bombillo respecto al aborto. Porque los nonatos no hablan tienen menos derechos? o peor no tienen derechos? O es que la razón humana es fuente de Verdad solo cuando esa Verdad nos conviene. Nos enteramos ahora que la ética y la moral no pueden ir separadas de la razón? Pero en ningún sentido, ni para condenar lo que es un derecho ni para quitarle el cartel de “derecho” a lo que no lo es.

    Por encima de cualquier posicionamiento religioso. Un aborto no es terminar algo que podía ser. Un aborto es terminar algo que ES. Hay una diferencia radical entre un “Ser en potencia” y un “Ser”. Un feto no es un ser en potencia un feto es un Ser, algo que es, que ya existe, es una vida no un proyecto de Vida que uno tira a un lado para tomar otro sin otras consecuencias.

    Le pongamos todos los nombres que queramos, busquemos todas las justificaciones que se quieran, el Aborto es la gran vergüenza e hipocresía de nuestra era. Un día nuestros hijos y nietos, los que hayamos dejado vivir, nos sacaran en cara nuestra poca coherencia y dobleza.

  • Aparecieron los católicos de sotana.

  • Yo respeto el derecho de la mujer a hacerse un aborto, pero como se dice: el relajo con orden. no es lo mismo un aborto por problemas de enfermedad o sencillamente por un error de inexperiencia a hacerse abortos como si fuese ir a la peluqueria, cosa que es muy comun incluso en jovenes casi menores de edad.. Hay que educar a evitar embarazos no deseados, darle la misma responsabilidad al padre y condenar moralmente a aquellos que ven el aborto como la salida mas facil a la irresponsabilidad. Y si, es cierto, sino hubiesen tantos abortos habrian mas niños, por logica, aunque esto no significa la solucion del problema poblacional ni social.

  • Eduardo no he visto ninguna respuesta a este post que hable de religión. La mia que tan sola la menciona de lo que habla, si quieres decirlo así, es de racionalidad o si quieres ponerlo mas bonito de filosofía. Podrías usar tu cabeza, que es lo que nos diferencia del resto de los animales, para responderme con algo de peso. O es pedirte demasiado?

  • No he visto a nadie hablar de religión. (Excepto quizás a la autora del post que parece haber adoptado un nombre que no es el que le pusieron sus padres y anteriormente esta práctica se ha utilizado para mostrar al mundo que se abraza una nueva religión. )

    Al menos yo, que soy una de las personas que sin pena me declaro en contra del aborto, no tengo en esto motivación religiosa, solo la convicción de que la vida es un bien mayor.

  • Aborto por problemas de salud
    Ejemplo: Si el feto viene con Síndrome de Down hay que abortarlo.

    Aborto por problemas económicos
    Ejemplo: Como no tengo para los pampers mejor lo aborto.

    Aborto por situación familiar
    Ejemplo: Ya tengo otros dos hijos y no puedo con un tercero…. Yo le diría, ¿por qué no mata a uno de los grandes, que ya vivieron?

    Lo más llamativo es que todos los que están a favor del aborto ¡nacieron!!!!!

  • Antes de reclamar o proclamar el aborto como un derecho, habría que abogar por una mejor educación sexual que evite recurrir a este procedimiento que puede llegar a dejar secuelas irreparables en la mujer
    En mi opinión lo criticable del aborto es utilizarlo como “método anticonceptivo”, quizás no haya sido una política pero sí ha sido una práctica bastante usual, al menos así era cuando vivía en Cuba,

  • Una cosa es la Liberación de la Mujer y otra, “La Oda al Aborto. No conozco a ninguna mujer, aun las mas feministas, que estén “a favor del aborto”. Ni siquiera hoy por hoy se habla en esos términos. Se habla de “Free Choice”, (derecho a elegir). El derecho a interrumpir un embarazo por razones de planeamiento familiar, salud o económicas puede estar justificado, pero eso no justifica el uso indiscriminado de esa practica.
    Las mujeres con que he hablado me han dicho que es una experiencia que afecta mucho emocionalmente. Es algo que se hace en ultima instancia. No es nada para desear ni promover de ninguna forma. Tristemente muchas mujeres en Cuba han confundido el derecho al aborto como una excusa para tener sexo “por la libre”. No es raro encontrar mujeres que se han hecho ,8, 9 y mas abortos. El aborto no es ninguna solución a la promiscuidad.

    También confunden “papas con cebollas” cuando hablan de Liberación de la Mujer. La articulista nos da el enlace de donde viene el escrito, Picara Magazine. Allí vemos la foto de una muchacha con las tetas al aire donde otra le esta escribiendo la palabra ABORTO. Me imagino que sea un acto “contestatario”, “radical” y hasta digan que es “revolucionario”. Si es algo es puro exhibicionismo. Pensaran que mientras mas “chocante” sea la cosa mas de “izquierda” son. Todo estas manifestaciones de “feminismo”, no tienen nada que ver con la verdadera y justa Liberación Feminista. Muchos de estos movimientos “radicales” todavía se confunden mas cuando vemos entre sus lideres principales destacadas lesbianas. No tengo nada contra las lesbianas, pero me parece que en este caso son las personas menos apropiadas para hablar de “liberación femenina”. Seria como si hombres “gay” fueran los lideres de un Movimiento Machista.

  • Marta coincido con Ud. que la educacion sexual es muy muy importante. De hecho la considero el punto de partida. Es cierto el uso reiterativo que hacen algunas mujeres del aborto. Pero la posibilidad de que exista junto a metodos de planificacion familiar es para mi la condicion ideal. Gracias a todos por comentar!

  • Gracias a ti por tu post aunque como habrás podido leer difiero diametralmente de tu opinión respecto al tema. No obstante te respeto a ti, respeto tu opinión y te agradezco por traer el tema. Un saludo de otro cubano.

  • Este es un tema sobre el cual será muy difícil ponerse de acuerdo. Y sobre todo si se habla desde la perspectiva masculina, pues la mujer siempre podrá aducir que es su cuerpo el que soporta las consecuencias y que ella será la que a la larga quien de seguro deberá asumir el futuro de ese ser que viene al mundo. En lo personal, lo que sí me parece harto cuestionable es que en Cuba el aborto se haya convertido de hecho en un método anticonceptivo, que se usa indiscriminadamente, sin que medien campañas para revertir la tendencia.

  • Isidro, yo coincido contigo que hay quienes toman el aborto como un metodo anticonceptivo mas sin tener en cuenta lo que significa, pero ya eso es la responsabilidad de cada quien. Y yo si creo que si se hacen campaña,s y demasiadas creo, estimulando por ejemplo el uso de condon que esta reconocido como el mejor metodo anticonceptivo y contra las ITS. De hecho se ha desplazado para el sgte grupo etareo, de los jovenes propiamente dichos, la prevalencia de la infeccion por VIH pues los mas jovenes, entiendase adolescentes, estan usando condon. Yo creo que la posibilidad de abortar debe existir luego cada mujer escoge lo que es mejor para si Yo por ejemplo, nunca he abortado, tengo una sola hija y aunque quiero tener mas, creo que no sucedera pues ya mi vida esta suficientemente agitada como para dedicarle tiempo a un bebe que no sea mi nieto, g,g,g. Muchas gracias por comentar. Se agradece el debate abierto y sin pretender juzgarnos los unos a los otros!

  • Estimado Paco, gracias por su mensaje sincero. No coincidimos pero tampoco tenemos que hacer. El respeto es la mayor de los principios en estos casos. Gracias por comentar!

  • Isidro no coincido completamente contigo en esa idea aunque quizás en la practica tengas toda la razón. Un hijo debe ser responsabilidad de ambos padres incluso aunque haya sido un “accidente” y no exista unión de pareja entre ambos. En este sentido Cuba esta muy atrasada también tanto en materia legal como socialmente. Hay muchos países que legalmente han desplazado la responsabilidad del hijo desde primoritariamente la madre hasta ambos en igual medida. En Canada por ejemplo se contempla que el hombre o la madre (indistintamente) pida licencia de paternidad/maternidad por varios meses cada vez que un hijo nace.

    En Cuba la sociedad en general es machista incluyendo a las mujeres por mas que ellas muchas veces proclamen lo contrario. Además las leyes cubanas en realidad no protegen a las mujeres que se ven abandonadas por el padre de su hijo.

    Fuera de la cuestión biológica en sí, la mujer es quien lleva a la criatura por todo el tiempo de la gestación, tanto el hombre como la mujer deberían compartir tanto los mismos deberes como los mismos derechos. Por lo tanto hablar del aborto como una decisión de una sola parte, en este caso la mujer, es en mi opinión mas aberrante todavía sin embargo en Cuba es practica común que una mujer decida el destino (la muerte) de su hijo sin ni siquiera contar con el padre. Muchas veces, sobretodo en caso de adolescentes, no es ni siquiera decisión de la joven sino de los padres de la misma que enterados de la noticia y acostumbrados a mandar en su hija imponen el destino de la criatura.

    Yo no creo que en una sociedad desarrollada (y no me refiero a lo económico) un hombre pueda desentenderse de sus responsabilidades de padre tan fácil. Tampoco creo que sea el hombre menos afectado que la mujer ante un aborto (sin considerar los aspectos traumáticos propios de la experiencia del aborto en sí). No veo porque un hombre que asuma plenamente su responsabilidad de padre (independientemente que exista la pareja o no) sea menos afectado por la responsabilidad de traer un ser humano a este mundo.

    Yo no creo en el aborto como la solución de nada, simplemente porque es la solución de lo que no tiene solución que es una vida ya existente. La solución de una vida ya presente en mi opinión es asumirla con todo lo que eso implique. Ahora que los hombres irresponsables nademos a nuestras anchas es culpa de las leyes cubanas actuales, no de que esa sea una condición ancestral de las mujeres. Sinceramente creo que se pueden buscar muchas soluciones que no impliquen el aborto si una madre y un padre no quieren a ese hijo. Darlo en adopción, por ejemplo, es una de ellas.

    Voy a poner un ejemplo que no viene al caso pero quizás en ilustrativo. En EEUU es ilegal manejar bajo el efecto del alcohol en todos los estados. La pena por dicho delito es bien severa. Ademas el limite de alcohol permitido es tan bajo que prácticamente con una cerveza estas en el umbral. He conocido varios ex-borrachos habituales de Cuba que además tuvieron varios accidentes, uno de ellos causó la muerte de su ex-esposa en un accidente por manejar borracho en 5ta Ave Miramar, que en este país no toman cdo manejan, por lo tanto casi nunca porque en un país como este siempre hay que manejar.

    Mi idea con este ejemplo no es que las leyes deben ser duras sino que las leyes deben existir acorde a la gravedad del tema en cuestión, en este caso vidas humanas. En el caso del aborto tanto el hombre como la mujer deben ser educados desde jóvenes que de ese acto de placer que disfrutamos todos, puede nacer una nueva vida y que la vida humana es un bien superior que no nos pertenece a nosotros acabar a nuestro antojo sino planificar. Cdo existan leyes que protejan la vida humana desde la concepción como debe ser, cdo existan leyes que garanticen la responsabilidad sobre esas vidas de ambos progenitores tanto la madre como el padre, entonces ambos aprenderán no solo el valor de la vida si no la responsabilidad que ello implica. Mientras evidentemente tendremos fiesta y pachanga y los muertos, como en los accidentes de transito, los pondrán los otros.

  • NegraCubana y Paco:

    Gracias a ambos por ampliar el diapasón de este interesante debate. De hecho, estoy aprendiendo con ustedes, incluso en las instancias en que no concordamos. Ojalá este pequeño intercambio se ampliara a toda la sociedad cubana, pues a mi parecer, uno de los pilares fundamentales que sostienen la tendencia a abusar del aborto en Cuba es la carencia de información, y sobre todo orientación a tiempo, de discusión pública y abierta del tema, a pesar de lo que dice NegraCubana al respecto.

    Paco, también entiendo y comparto en gran medida tu argumentación. Mas, como señalas al principio de tu comentario, yo me estoy basando ante todo en la experiencia práctica. Celebro muchas de tus ideas, sólo que las veo como parte de un marco ideal de lo que debería ser. No lo que ahora mismo tenemos a mano. Pero pueden ser válidas como hoja de ruta a mediano plazo.

    De paso, les dejo un testimonio personal sobre el tema del aborto (Este HT parece cada vez más un confesionario):

    Mi primera esposa y yo nos casamos muy jóvenes. Ella ni siquiera había cumplido los 20. Al poco tiempo demostró ser un caso de rara y excesiva fertilidad, pues a pesar de tener “instalado” un dispositivo intrauterino, quedó embarazada de nuestra primera hija. La ginecóloga que la atendió en su momento descartó la posibilidad de embarazo en primera instancia, aduciendo que los síntomas podían deberse a cualquier “dolencia”, o hasta la “imaginación” de mi mujer, tomando en cuenta que estaba protegida por aquella “barrera”. Pues resulta que al cabo de dos meses “Dolencia Imaginación” le seguía abultando el vientre a su madre. La ginecóloga no sabía dónde meter la cara, pero ya no había remedio. Un aborto a aquellas alturas era arriesgado, así que decidimos tenerla, a pesar de que ambos eramos un par de estudianticos en África por aquellos años. Este mes “Dolencia Imaginación” va a cumplir 31 años, y ya hace tres que nos regaló un bello nieto.

    Pero la historia no termina ahí. El caso de mi ex siguió siendo motivo de estudios para ginecólogos una vez que regresamos a Cuba. No importaba qué artilugio le colocaran o qué pastilla le dieran, volvía a salir embarazada. Así, en un par de ocasiones, y de mutuo acuerdo, decidimos interrumpir los embarazos. Estábamos recién graduados, con sueldos bastante bajos y viviendo agregados con una hija pequeña. Aumentar la familia resultaba una locura. Ya habrá quien pregunte: ¿Y los condones, compadre? Ah, es que cada vez que le probaban algún aparatico o invento a mi ex, los médicos decían: Ahora sí pueden dormir tranquilos. Bueno, dormir, lo que se dice dormir, se podía. Otra cosa es otra cosa. Y una vez más, la Naturaleza burló a la Ciencia.

    Cuando llegó el cuarto embarazo, a pesar de tantas medidas, los dos empezamos a preocuparnos. Sin embargo, el tema vivienda nos presionaba como Espada de Damocles. Tras mucho debatirnos, decidimos de nuevo por el quirófano. Junto a mi ex suegra nos fuimos a la clínica, donde nos sentamos a esperar, una vez más, el doloroso momento. Sin embargo, algo nos halaba de regreso, nos impelía de vuelta a casa, nos decía que estábamos errados. Miré a mi mujer mirar a la joven que iba delante de ella y que justo entonces iba entrando al salón. Ella la observaba con ojos de res que marcha al matadero. En aquella mirada se leía claro una palabra: “Arrepentimiento”. Y supongo que la mía actuaba como un espejo ante ella, que identificaba el mismo sentimiento en mí. Sólo recuerdo que le apreté muy fuerte la mano y cuando reaccioné ya estábamos en la calle, mientras una enfermera, lista en mano, repetía sin resultados el nombre de mi mujer en aquel salón colmado de mujeres.

    Hoy “Arrepentimento” es un hombre de 25 años, y ya nos dio un heredero.

    ¿Mi ex mujer? Bien, gracias a eso que llaman ligadura… A grandes males, grandes remedios, ¿no?
    .

  • Isidro gracias por tu comentario y por compartir tu historia. Yo también tengo un “accidente varón” que ya tiene 6 años. Mi esposa (en aquel momento novia) quedó embarazada en el medio de la carrera de medicina. En mi caso a pesar de que nos cogió más que de sorpresa tanto mi esposa como yo quisimos tenerlo, pero nos tuvimos que enfrentar a la decisión de sus padres que estaban determinados a lo contrario. Mis suegros tuvieron todo arreglado en el hospital con medicos amigos. Fueron momentos dificiles, yo solo tenía 26 años y el padre de mi esposa estaba dispuesto a matarme a mi también en el proceso. La condición de ellos es que para que hubiera hijo tenía que haber boda a lo que nosotros nos opusimos. Finalmente no hubo boda, si hubo hijo, seguimos juntos pero no nos casamos y vivimos juntos hasta que mi hijo tuvo 2 años. No quisimos que nuestro hijo fuera la razón principal del matrimonio y sinceramente creo que hicimos bien. Mi esposa pudo terminar su carrera y ahora todos estan felices y pidiendonos mas hijos. No digo que siempre sea así, se que la vida es compleja y cada situación y persona única, nunca juzgaría a nadie, pero si uno lo mira en aquel momento ese también era el camino mas dificil para nosotros. No teniamos casa, mi esposa (novia) era estudiante y yo un recien graduado con un salario misero en MN. Ni siquiera teníamos la certeza los dos de que fueramos a casarnos. No digo que fue facil pero no me arrepiento de nada y mi hijo me cambió la vida.

  • Gracias a Paco y a Isidro por sendos testimonios. Creo que todos y todas podriamos tener nuestra propia historia con un hijo o hija producto de un embarazo no deseado. SLds. Gracias por comentar

  • Paco muy interesante su comentario. Coincido con Ud. en la responsabilidad de ambos padres en la concepcion y es cierto que Cuba tiene un retraso en eso. No obstante la ley de maternidad/paternidad en Cuba tambien incluye a los hombres, pero estos no se sienten incluidos. Lamenteblemente es un ejemplo de que la ley sin educacion juridica no es muy efectiva. Muy pocos hombres han disfrutado de esa licencia para criar a sus hijos e hijas en los primeros años de vida.
    Coincido con UD. que nuestra responsabilidad esta ademas en no ir por la vida tirando otras vidas, aunque tenga 5 semanas. Pero lo que no me permite dar el salto a pensar en el No aborto, entre otras varias razones, es que las relaciones sexuales transcurren en muchas condiciones con la subordinacion de la mujer, tal cual pueden ser los casos de acoso, violacion dentro del matrimonio o simplemente tener sexo por presion (aunque sea minima), en otras ocasiones los varones no son responsables de la proteccion, o sea, no quieren usar condon, por lo tanto los resultados y consecuencias siempre recaeran mayoritariamente en las mujeres. Es por eso (ya dije entre otras razones que ahora no vienen al caso) que creo que es ella quien debe decidir porque afectara y afecta a ella sobre todo.
    Slds. Gracias por comentar!

  • Gracias a ti por traer el tema y por darnos tu visión como mujer y cubana.

  • Saludos a los dos. Paco te doy toda la razón en lo que argumentas sobre tu hijo. Este es un tema que da mucha tela que cortar y al cual todos podemos (y creo que debemos) aportar algo. Les exhorto a volver sobre el mismo en algún momento futuro.

  • Negra Cubana, ¿Tienes idea de cómo se distribuyen en el total las diferentes razones alegadas para abortar? Yo sospecho que la mayoría de los abortos, aventuro como mínimo un 70 % de los abortos, obedecen a relaciones sexuales consensuadas sin uso de anticonceptivos adecuados.

    Cualquier médico puede confirmar que concebir un hijo y llevar un embarazo a término no es una probabilidad estadísticamente alta entre el total de encuentros sexuales que se producen. Ejemplo, tienes sexo 30 veces al mes y quizás se produzca la fecundación, no es seguro. Normalmente a las parejas que buscan un hijo le recomiendan mantener relaciones frecuentes todo el mes, sin dejar de hacerlo en los días fértiles.

    ¿Cuánto de los abortos se deben a violaciones ocasionales que tuvieron el tino de acertar con los días fértiles de la mujer?

    Cualquier médico también te puede confirmar que la mayoría de los embriones con malformaciones incompatibles con la vida terminan espontáneamente, casi siempre en el primer trimestre del embarazo.

    ¿Cuánto de los abortos actuales se deben a malformaciones del feto incompatibles con la vida?

    Muchos hombres han resultado ser excelentes padres y madres.

    ¿Cuánto de los abortos actuales cuentan con el conocimiento del padre?

    Por último, cuántos embarazos no buscados terminaron produciendo personas de bien. Ya sea porque no se pudo interrumpir el embarazo y los padres biológicos se encargaron de su crianza o porque terminaron con una familia adoptiva que les dio todo el amor del mundo.

    ¿Cuántos embarazos no deseados han terminado en niños abandonados o maltratados sin que el resto de la familia, el padre, o las instituciones sociales puedan hacer algo por él?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.