¿Por qué Nicaragua está en la cola de la vacunación?

Médicos han advertido que los casos pueden seguir aumentando, como resultado de las aglomeraciones en los puestos de vacunación a personas de 30 años a más. Foto: Confidencial.

Se necesitan 5.3 millones de dosis para vacunar al 40% de la población. Menos del 5% de los nicaragüenses están completamente vacunados

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Los dos países más pobres del continente: Haití y Nicaragua, no lograron vacunar ni al 10% de su población en los primeros nueve meses del 2021. Ambas naciones se ubican en el último lugar de vacunación contra la covid-19 de América, con menos del 5% de personas inmunizadas con dos dosis, según las cifras oficiales publicadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Haití, que inició la inmunización de sus habitantes, en julio pasado logró vacunar con ambas dosis, hasta principios de octubre, a 25 579 personas. Mientras Nicaragua, que inició las jornadas de inoculación en marzo, pudo inmunizar a 328 206 nicaragüenses, que representan el 4.9% de la población.

Este porcentaje está lejos de la nueva meta propuesta por el Mecanismo Covax que plantea que todos los países de la región logren vacunar al 40% de su población antes de fin de año. Para alcanzar ese porcentaje, Nicaragua necesitaría al menos 5.3 millones de dosis y hasta este momento recién alcanzó los 2.3 millones de dosis recibidas, de las que ha aplicado 999.990, que se dividen en 671 784 primeras dosis y 328 206 segundas.

“Es alentador ver que 26 países y territorios de las Américas ya han inmunizado al 40% o más de su población, pero esa no es la realidad en todas partes. Seis países de nuestra región aún tienen que llegar al 20% de su población: estos son Jamaica, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Haití en el Caribe y Guatemala y Nicaragua en Centroamérica”, señaló la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

La vacunación en Nicaragua ha sido lenta, escasa, centralizada y politizada. Estas son algunas de las claves para entender por qué el país sigue atrás del resto de naciones.

Jornadas lentas ante escasez de vacunas

La escasez de vacunas provocó que las primeras jornadas de inmunización fueran lentas, pues en estas se aplicaron principalmente las dosis donadas por Rusia, India y el Mecanismo Covax.

Este último prometió enviar a Nicaragua dosis suficientes para inmunizar al 20% de la población, pero en el primer semestre de este año solo pudo mandar un lote de 135 000 dosis de vacunas Covishield. El retraso ocurrió tras la decisión de la India, donde se ubica la fábrica que produce esta vacuna, de suspender la exportación de biológicos para resolver su propia crisis sanitaria.

Por esto, en las primeras jornadas de vacunación que se realizaron, entre marzo y junio de 2021, solo se contó con 531 000 dosis de vacunas que fueron divididas entre los mayores de 55 años, los enfermos con insuficiencia renal crónica, parte del personal de primera de línea de Salud, del Ejército, de Migración, de la Policía y de Aduana.

Del medio millón de vacunas que se disponían en ese período, 190 000 dosis son parte de una compra inicial de vacunas Sputnik V que hizo el Gobierno con Rusia en mayo.

Nicaragua solo compra entre sus aliados

Según el “Proyecto de Vacunas Covid-19” que publicó el Gobierno de Ortega en enero pasado, este año se planeaba adquirir 7.4 millones de dosis, de tres tipos de vacunas: Sputnik V, Moderna y AstraZeneca, con las cuales se inmunizaría a 3.7 millones de personas, equivalentes al 55% de la población.

Para adquisición de vacunas, Nicaragua dispone desde finales de abril de 100 millones de dólares, que entregó el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), y además de un fondo propio de 19.8 millones de dólares, que recién aprobó la Asamblea Nacional, controlada por el partido de Gobierno.

Sin embargo, nueve meses después solo se conoce la adquisición de 1.9 millones de las vacunas rusas Sputnik V y 800 000 de Sputnik Light, que en seis meses, de esta cantidad, solo ha venido al país un tercio de la compra.

Asimismo, se conoce la adquisición de siete millones de las vacunas cubanas: Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus, que no han sido aprobadas por organismos de Salud internacionales, pero de estas no hay claridad de si se trata de una compra o una donación. Aunque en julio pasado, Cuba informó que estaba en negociaciones de compra con Nicaragua.

No hay información pública que explique si Nicaragua ha tenido negociaciones con otras farmacéuticas, además de Rusia y Cuba. Tampoco se sabe por qué el Gobierno de Ortega creó más fondos para comprar vacunas, cuando ya tenía más de 100 millones de dólares para este fin. Según Ortega la escasez de vacunas en el país se debe al acaparamiento de los países ricos.

“Ni aun teniendo el dinero tenemos capacidad para poder ir a disputarle la compra de vacunas a países que tienen más dinero y que pueden pagar más y mejor por esas vacunas”, afirmó Ortega.

Aun así el resto de países de la región sí lograron abastecerse de vacunas. El Salvador ya aplicó más de 7.8 millones de dosis, Guatemala más de 7.3 millones, Honduras más de 5.8 millones. Mientras, Nicaragua apenas se aproxima a superar el primer millón.

Donaciones agilizan jornadas de vacunación

Las jornadas de vacunación contra la covid-19 finalmente se agilizaron en septiembre después de que Nicaragua recibiera más de 1.3 millones de dosis donadas a través del Mecanismo Covax. Tras la llegada de estas donaciones el Minsa pudo incluir a los mayores de 30 años en el grupo priorizado.

Esta jornada fue la más grande que se realizó en el país, pues abarcó más grupos etarios y esto provocó realizara filas kilométricas desde un día antes de iniciar a aplicar las dosis. Incluso, hubo algunos departamentos donde la población aguantó en las colas aún bajo lluvia.

Se desconoce cuál es el avance detallado de la vacunación en el país. Las autoridades no han informado si ya toda la población que es paciente crónica está vacunada y tampoco cuánta es la población vacunada por edades.

Según dijo Ortega el plan de inmunización que se implementa en el país está enfocado en la población mayor de 30 años, y se esperaba que este año se lograra inmunizar a 2.8 millones de personas, menos de la mitad de la promesa original. Sin embargo, anunció que vacunarán a 2.1 millones de niños mayores de 2 años y adolescentes.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


One thought on “¿Por qué Nicaragua está en la cola de la vacunación?

  • el 26 octubre, 2021 a las 9:15 am
    Permalink

    No he vivido la experiencia directa, pero el día 25 de octubre fue el día que se empezó a vacunar a menores de edad, poniéndoles Abdala a adolescentes de 12 a 17 años y sputnik light a mayores de 18 años, Aun no se que vacuna ponían a niños de entre 2 a 11 años. Ese día tuve que acompañar desde el medio día a un familiar menor de edad que se iba a vacunar, quien estuvo ahí desde las 6 de la mañana. Las condiciones no eran favorables, había solo una carpa para protegerse del sol y los pobres niños estaban recibiendo toda la luz del sol, aunque claro, ellos pasaban corriendo de un lado a otro. Las medidas de seguridad se llevaban a medias, pues todas las personas estaban con mascarillas pero no se daban el debido espacio de seguridad, haciendo filas las personas estaban muy cerca unas de otras.
    Para poder tener derecho a una vacuna tienes que inscribirte y recibir un ticket con un número, le daban uno a los niños, otro a los adolescentes y uno último a los mayores de edad separándolos en grupos según la edad. El problema con ese orden es que personas que tenían a sus hijos/as para vacunar, pasaban a vacunarse también aprovechando que ya estaban ahí con su pequeñín. Eso alentaba la fila. Fue algo muy poco ordenado y la verdad espero que sea diferente para la segunda dosis de mi familiar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *