Policía orteguista asalta parroquia de Sébaco, Nicaragua

En la tarde del lunes 1 de agosto en Sébaco, Nicaragua. Captura de pantalla

Sacerdote se mantiene cercado por antimotines este martes; intentaron ocupar equipos de radio clausurada, pero “feligreses se los llevaron antes”

Por Confidencial

HAVANA TIMES – La Policía de la dictadura ingresó este lunes 1 de agosto a la fuerza a la capilla Niño Jesús de Praga, de la Parroquia Jesús de la Divina Misericordia en Sébaco, donde también funciona Radio Católica, una de las siete emisoras de la Diócesis de Matagalpa, que el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) cerró horas antes, en un asalto dirigido para acallar al medio de comunicación y apropiarse de sus equipos.

El sacerdote Uriel Vallejos permanece en la casa cural del templo bajo ocupación policial en Sébaco. Según la información publicada en la página en Facebook de la comunidad religiosa, los feligreses se llevaron esos equipos minutos antes del asalto violento de la Policía orteguista.

Fue una noche de tensión, a las 1:20 de la mañana se informó que la Policía estaba intentado despegar la puerta de la cocina en la casa cural.

Vallejos relató el lunes a CONFIDENCIAL que todo empezó cuando una trabajadora de Telcor llegó la tarde de este lunes a notificarle el cierre de la emisora y quiso acceder a los equipos de la misma, pero él no la dejó. La mujer se fue y regresó con una patrulla, policías, antimotines y paramilitares.

Los oficiales violentaron los candados de la capilla y al caer la noche rompieron el techo para ingresar a las oficinas donde se encuentran los equipos del medio de comunicación. A la vez, lanzaron bombas lacrimógenas para dispersar a la población que había acudido a la Iglesia para impedir el robo estatal.

“Hay un herido”, dijo el padre Vallejos, pero no tenía mayor información. Cerca de las 8:00 p. m., el sacerdote denunció que le habían suspendido el servicio de energía eléctrica. “Estamos a oscuras, me han cortado la luz de la casa cural”, expresó a través de Twitter.

En una transmisión en vivo en redes sociales, una de las feligreses aseguró que la Policía disparó al aire y lanzó bombas lacrimógenas a la población que estaba afuera de la parroquia.

Cerca de las 5:00 p. m. de este lunes, el padre Uriel Vallejos junto a otros fieles católicos encerrados en la parroquia, denunciaron que el templo se encontraba rodeado de antimotines y llamó a la población a que se sumaran a defender los equipos, que son del pueblo cristiano.

“Yo estoy en la casa cural, aquí estoy. Ellos continúan violentando, están dentro, en la capilla. Aquí estamos”, expresó el sacerdote.

“No me dejen solo que aquí esta esta gente -la Policía-. Anda como perro rabioso”. “Que venga todo el pueblo de Sébaco. No seamos cobardes” se escuchaba al padre a través de una transmisión en vivo del Canal Católico de Sébaco cuando inició todo. Mientras, la población seguía llegando a la iglesia, las campanas no dejaban de repicar.

El sacerdote Vallejos considera que la actuación del régimen es porque temen de la voz profética de la Iglesia en denunciar las injusticias. Buscan callar a la Iglesia, específicamente, “a nosotros los sacerdotes y ellos saben que el pueblo siempre escucha la voz de sus pastores”.

“Eso es lo que pretenden, cerrar todo, para que no haya ninguna denuncia de las injusticias, de los atropellos a los derechos humanos que ellos tiene cada día”, expresó. El sacerdote mandó un mensaje a la población: que oren, que tengan confianza en el Señor, que eviten caer en provocación. Que lo único que buscan, como pastores es que haya paz, libertad y se respeten los derechos humanos en este país.

Álvarez emplaza al régimen a reconocer injusticias

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador de la diócesis de Estelí, confirmó que Telcor cerró las siete emisoras católicas en el norte bajo el supuesto argumento de no contar con los permisos necesarios. Sin embargo, aclaró que él mismo presentó toda la documentación requerida desde 2016, pero “nunca recibimos respuestas como es ya la costumbre del Gobierno en algunos y muchos otros casos”, dijo.

“Si la señora directora de Telcor , Nahima Díaz Flores —hija del jefe de la Policía, Francisco Díaz, consuegro de  Daniel Ortega— me quiere recibir, yo le llevaré con el recibido y firma de ese mismo día de Telcor, todos los documentos que les presenté. Si ellos tienen razón yo mismo diré ante el pueblo que está correcto, que cierren nuestras radios, pero si no tienen la razón, que tengan la valentía y el coraje de decir que ellos se equivocaron o que ellos quieren a propósito cerrar nuestros medios de comunicación”, dijo en tono molesto el prelado.

“Nunca he tenido problemas de reconocer mis errores y ellos lo saben. Pero tampoco aceptaré errores e injusticias que quieran a nosotros dárnosla cuando son cuentas de ellos, lo saben muy bien y saben que si cometo errores, lo reconozco, pero mientras tanto, que acepten ellos sus injusticias”.

“Nos han cerrado todas nuestras radios. Pero la Palabra de Dios, no la callarán”, dijo el obispo Álvarez en su cuenta de Twitter.

La incursión violenta de las autoridades fue rechazada por organismos de derechos humanos como la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (OACNUDH), así como a nivel local lo hizo el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.

OACNUDH pide cese de atropello

La OACNUDH dijo, a través de un tweet, que fueron informados sobre “la  violenta acción” policial, por lo que reclamaron el cese inmediato de este atropello.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, urgió al régimen de Daniel Ortega “a cesar embates contra libertad religiosa, libertad de expresión y respetar la vida e integridad de los nicaragüenses”, ante los atropellos y violencia en Sébaco, señaló en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el CENIDH exigió que se respetara la integridad personal y la vida de religiosos, feligreses y periodistas que se encontraban dentro de la capilla.

El régimen orteguista ha mantenido un ataque frontal contra la Iglesia desde 2018, cuando la institución denunció las violaciones de derechos humanos contra el pueblo de Nicaragua. Este año, principalmente, el régimen arreció su saña contra los prelados, sometiéndolos a más actos de hostigamiento y persecución.

Este lunes, la dictadura, intensificó la persecución con el cierre de medios de comunicación de la Diócesis de Estelí, el asalto a Radio Católica y la incursión violenta de fuerzas policiales a la Parroquia Jesús de la Divina Misericordia en Sébaco, mientras agredieron a la población. 

En mayo y junio, el régimen aumentó el hostigamiento policial contra monseñor Álvarez, quien debió refugiarse en un templo en Managua, y también fue cercado por antimotines. Mientras, en Masaya el padre Harving Padilla no podía salir de su parroquia San Juan Bautista por las amenazas de encarcelamiento. Ambos sacerdotes fueron auxiliados por otros pastores.

También fueron encarcelados el padre Manuel Salvador García de Nandaime y Monseñor José Leonardo Urbina de Boaco, el primero señalado de amenazar a fanáticos sandinistas y el otro por violación en procesos en que no se respeta el debido proceso, según juristas independientes.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times

Seguir y compartir:
Pin Share


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.