Planificador cubano teme por el futuro de La Habana

Por Tracey Eaton

Miguel Coyula. Foto: alchetron.com

HAVANA TIMES – Las calles de la Habana Vieja están cubiertas con piedras de Massachusetts que fueron usadas como lastre en barcos que una vez viajaron a Cuba para recoger azúcar.

“Eso significa que cuando usted camina por las calles de La Habana, está caminando en suelo estadounidense”, dijo jocosamente hoy el arquitecto y planificador urbanista cubano Miguel Coyula durante una presentación en el Rollins College en Winter Park, Florida.

Coyula fue el orador principal en el coloquio Cuba en la encrucijada (*).  Su presentación cubrió desde el año 1500 hasta la actualidad y explicó cómo La Habana desarrolló su carácter único.

Los indígenas de Cuba no influyeron ni en la cultura ni en la sociedad cubana en gran medida, según Coyula, porque fueron “exterminados rápidamente” – unas 250 mil personas murieron durante un período de 30 años. Pero la influencia europea puede verse en toda La Habana. Dijo que muchos de los criollos de Cuba -los hijos de los colonos españoles- viajaban a Europa para estudiar. Cuando regresaron trajeron con ellos las costumbres y las ideas europeas.

“La Habana Vieja es un pedacito de Europa en medio de las Américas”, agregó Coyula, profesor de la Universidad de La Habana.

Cuba fue el sexto país del mundo en tener un ferrocarril, dijo. El país trajo 160 mil chinos, 10 mil nativos de la península de Yucatán y 10 mil irlandeses para construirlo. El ferrocarril ayudó a transformar a la Isla en un importante productor de azúcar, generando enormes riquezas.

Algunas de las fortunas fueron para crear el cementerio de La Habana, 85 manzanas cuadrados de tumbas y estatuas hechas del mejor mármol de Carrara de Italia.

El profesor contó a la audiencia que se contraba en el Rollins College que tenían que visitar el camposanto para apreciarlo realmente.

“Vayan allí, miren lo que quiero decir, pero no se queden”.

Explicó que “en los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo se podía ver una fuerte influencia estadounidense en la arquitectura cubana. La Habana se abrió a las familias mafiosas de los Estados Unidos en 1952. Los estadounidenses empezaron a construir hoteles y casinos. En solo tres años, a finales de la década de 1950, el horizonte de La Habana se transformó”.

La Habana cambió de la noche a la mañana”, señaló.

Desafortunadamente, gran parte de esa prosperidad se basaba en el juego, las drogas y la prostitución, dijo.

Simposio de Cuba en la encrucijada.

El primero de enero de 1959, el día que Fidel Castro y sus seguidores derrotaron al entonces dictador Fulgencio Batista, los rebeldes comenzaron a desmontar los casinos.

La Revolución estaba dirigida a crear un nuevo orden social, señaló Coyula. Esta eliminó el motivo de lucro en bienes raíces y prohibió los desalojos, la gentrificación y la falta de vivienda.

Los contratistas privados dejaron de construir. Los residentes de muchos edificios no tenían ningún incentivo para mantener las áreas comunes alrededor de sus hogares. Muchos edificios y apartamentos comenzaron a deteriorarse.

Coyula indicó que el 80 por ciento de los edificios en La Habana fueron construidos entre 1900 y 1958. Hoy en día, muchos de ellos se están desmoronando. La Habana vive un continuo colapsos de edificios, dijo. Por eso, unos 17 mil cubanos viven en viviendas temporales y 140 mil  están esperando por casas de transición.

La mayoría de los cubanos no tienen suficiente dinero para mantener sus inmuebles. El salario promedio es de solo $20 por mes y un galón de pintura engulle hasta un 30 por ciento de eso, declaró.

“Usted come o tiene su pintura”, dijo.

En 1993, el Gobierno cubano legalizó la circulación de dólares. Las remesas enviadas por familiares que viven en el extranjero se convirtieron en una importante fuente de ingresos – estimada en la actualidad en unos mil 800 millones de dólares anual.

La afluencia de dinero junto con nuevas oportunidades de ganar efectivo a través de negocios, incluyendo restaurantes y casas particulares, ha creado nuevas disparidades económicas.

Los cubanos dicen: “Todo lo que necesitas es tener “fe”. Fe significa: Familiar en el extranjero.

Algunos cubanos que de repente se encuentran con dinero a veces toman malas decisiones al decidir cómo arreglar o diseñar sus casas, dijo. Él tiene un nombre para eso: Ar-kitch-tecture.

“La inteligencia tiene sus límites”, dijo, “pero la ignorancia no”.

Coyula dijo que espera que a medida que más dinero llegue a La Habana, los planificadores urbanos tendrán el buen sentido de permitir que La Habana mantenga su carácter “singular y único”, en lugar de estar sobredesarrollada hasta el punto de perder su identidad.

Pero teme por el futuro de la ciudad, porque, después de todo, los humanos son propensos a cometer errores.

“El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”, dijo.
—–

(*) Docenas de eruditos se reunieron el pasado 10 de febrero en el Rollins College en Winter Park, la Florida, para participar en el simposio Cuba en la encrucijada. “Cuba es importante para nosotros y para nuestro programa educativo”, expresó Grant Cornwell, presidente de la universidad. Los vínculos de Rollins con Cuba se remontan a muchas décadas atrás. Rollins es la universidad reconocida más antigua de la Florida. Fue fundada en 1885. “En 1886, Rollins tuvo sus primeros estudiantes cubanos”, dijo Cornwell al inaugurar el simposio.

Cuba es “singularmente importante”, dijo, quien visitó Cuba junto con varios profesores y estudiantes de Rollins. “Es importante no solo por su propio bien, sino por la humanidad”. La Isla tiene “una economía anticapitalista”, indicó. Es un “experimento social bajo tremenda presión” y tiene “una filosofía diferente que ha informado a la humanidad”.

Debido al carácter y a la historia única de Cuba, junto con los lazos de larga data de Rollins con Cuba, el Programa de Estudios Latinoamericanos y Caribeños del Colegio organizó el simposio Cuba en la encrucijada. Miguel Coyula, profesor de la Universidad de La Habana, fue el orador principal.

3 thoughts on “Planificador cubano teme por el futuro de La Habana

  • Un crimen gigante urbanístico y de planificación ya está en marcha. Pueden ir y verlo cada uno de ustedes.
    Las autoridades han puesto en marcha la construcción de edificios de micro-brigadas. Decenas. Todos iguales. De diseño terrorífico… en el mejor terreno construible que le queda a la habana. En los terrenos del antiguo aeropuerto de Columbia.. Detrás de Ciudad Libertad… frente a la escuela nacional de arte y por el costado de la calle 76.
    Quien aprobó tal aberración. De dilapidar los terrenos ideales para la ciudad del futuro. Para La Habana de nuestros nietos… solo merece la horca en plaza pública delante de todos los habaneros.
    Más duele que los medios y los propios habaneros nada dicen… nadie para tal magnicidio.

  • Es lamentable que el señor Coyula en su recuento histórico haya omitido la participación de escalvos africanos y afrodescendientes en esas obras ferroviarias. Bien conoce él las condiciones a que fue sometido ese sector. Sobre la base del terror, el cepo, el látigo y la sangre se crearon las riquezas de este país. En la historia, el borrón que ocupa esa página es imposible de borrarr.

  • La afirmación del artículo que dice “La Revolución…eliminó el motivo de lucro en bienes raíces y prohibió los desalojos, la gentrificación y la falta de vivienda”, es un completo disparate. Hoy día la falta de vivienda es uno de los más graves y acuciantes problemas que tiene la población, además de que sí existen los desalojos, realizados por la PNR y que están documentados. Por último, la palabra gentrificación no existe en el diccionario de la RAE y su significado es incierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *