Nicas salen en números record a EE.UU. y Costa Rica en 2022

Con más represión y un futuro oscuro: 72 699 nicas llegaron a Estados Unidos, y en Costa Rica hay 30 795 nuevas solicitudes de refugio

Por Cindy Regidor (Confidencial)

HAVANA TIMES – Más de 103 000 nicaragüenses salieron del país entre enero y mayo de 2022, una cifra migratoria sin precedentes en la historia reciente de Nicaragua. El número solo contempla los datos de quienes llegaron a Estados Unidos y Costa Rica, los dos principales destinos de la migración nicaragüense.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) registró en mayo pasado una nueva cifra récord de detenciones de nicaragüenses en las fronteras estadounidenses en un solo mes: 18 998. En lo que va de 2022 son 72 699 las aprehensiones de migrantes de nacionalidad nicaragüense

En Costa Rica, entre enero y mayo, las autoridades de Migración ya suman un total de 30 795 nuevas solicitudes de refugio de nicaragüenses, según datos proporcionados por el especialista en temas migratorios e investigador de Diálogo Interamericano, Manuel Orozco, que señala que los nicaragüenses que llegan a estos dos países generalmente componen el 90% de toda la migración desde Nicaragua.

“Aun con un 15% de retorno, estamos hablando de que, entre 2020 y 2022, habrán salido de Nicaragua 400.000 personas”, destaca Orozco. Para ilustrar la magnitud del aumento de la salida de nicaragüenses, el experto expone que, al observar que el crecimiento demográfico anual nicaragüense es del 1.2% según el Banco Mundial —unas 78 000 por año—, se puede decir que el país “tiene más gente saliendo que naciendo”.

Nicaragua ha sido históricamente un país de migrantes. Durante décadas, los nicaragüenses han salido por inestabilidad política, desastres por fenómenos naturales y la falta de oportunidades.

Los principales destinos han sido Costa Rica, donde según cifras oficiales viven 300 000 nicas; Estados Unidos, donde habitan unos 460 000; y España con 60 000. Sin embargo, es actualmente que se registra un crecimiento acelerado nunca antes visto y la mayor cifra en la historia contemporánea del país, ni siquiera registrada durante la década de 1980 durante la guerra civil, subraya Orozco.

Origen: la represión orteguista

El actual aumento de la migración nicaragüense tiene su origen en el estallido de la crisis sociopolítica de 2018, que no solo permanece irresuelta, sino que se ha profundizado producto de la represión estatal, las continuas violaciones de derechos humanos, la falta de libertades civiles y la consolidación de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Entre 2018 y 2019, salieron decenas de miles de nicaragüenses durante los meses más cruentos de la represión que el régimen de Ortega y Murillo ordenó para aplastar una masiva rebelión ciudadana que demandaba democracia, justicia y derechos humanos.

En 2020, debido a la pandemia de coronavirus y el cierre de fronteras en casi todos los países del hemisferio, el flujo migratorio disminuyó.

Para mediados de 2021, cuando el Gobierno desató una nueva oleada represiva previa a las elecciones generales de noviembre de ese año, nuevamente creció la cantidad de personas que salieron de Nicaragua, en medio de las detenciones arbitrarias y el enjuiciamiento político de siete aspirantes presidenciales de la oposición, líderes cívicos, campesinos, empresarios, periodistas y defensores de derechos humanos que continúan en prisión. En total, en 2021 salieron del país al menos 120 000 nicaragüenses.

El flujo migratorio de los primeros meses de 2022 ya casi iguala al total del año anterior. “Si la tendencia sigue, y son 225 000 (nuevos migrantes) a finales de diciembre de 2022, será el 3.3% de la población”, proyecta Orozco.

A la crisis sociopolítica se le suma una situación económica difícil a la que deben hacer frente los nicaragüenses, en medio del desempleo, el alto costo de la vida y una economía que no logra levantarse tras la recesión y la crisis de la economía durante los últimos cuatro años, producto de la crisis sociopolítica y los estragos de la pandemia. Actualmente, la población también lidia con mayores aumentos en los precios de los combustibles y alimentos, debido a la invasión de Rusia a Ucrania.

Cifras similares a las del “Triángulo Norte”

Durante décadas, la mayoría de migrantes centroamericanos que se enrumbaban hacia Estados Unidos eran del llamado “Triángulo Norte” de Centroamérica: Guatemala, El Salvador y Honduras. Hoy la cifra de nicaragüenses que llegan a la frontera estadounidense se asemeja cada vez más a la de hondureños (78 411) y guatemaltecos (95 293); y es mayor que la de salvadoreños (38 997) en el mismo periodo de enero a mayo de 2022.

Mientras tanto, Costa Rica acumula —desde 2018— un total de 130 000 solicitudes de refugio de nicaragüenses, aseguró el canciller costarricense Arnoldo André Tinoco, que esta semana informó que el tema migratorio es de “prioridad altísima” en materia de política exterior para el Gobierno del presidente Rodrigo Chaves, quien asumió la presidencia en mayo pasado.

André Tinoco explicó que la cooperación internacional que ha recibido el país, para brindar asistencia a las personas refugiadas y solicitantes de refugio, ha sido “insuficiente” y que, como Ministerio de Relaciones Exteriores, se han propuesto desplegar estrategias para buscar más apoyo financiero internacional.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.