Nicaragua: Devuelven al dirigente empresarial José Adán Aguerri al Chipote

José Adán Aguerri, expresidente del Cosep, en una imagen de 2019. // Foto: Archivo | Confidencial

El preso político y expresidente del Cosep fue llevado nuevamente a las celdas de la DAJ, luego de casi tres meses de estar bajo arresto domiciliar

Por Confidencial

HAVANA TIMES – El preso político y expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, fue regresado a la cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Managua, conocida como El Chipote, bajo el argumento de un supuesto “incumplimiento de las normas del arresto domiciliar”, en relación con la vigilancia policial que tenía en su casa, explicaron fuentes conocedoras del caso a CONFIDENCIAL.

El 18 de agosto pasado, Aguerri fue enviado a su casa, bajo el régimen de arresto domiciliario, para cumplir una condena de trece años de prisión que le impuso un juez del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Aguerri es el primer preso político que el régimen regresa a El Chipote, luego de haberle otorgado casa por cárcel.

El exdirigente empresarial fue trasladado al Chipote a mediodía del miércoles 9 de noviembre. La Policía Nacional ni el Ministerio Público se han pronunciado sobre las razones del cambio. Tampoco el Cosep se ha expresado sobre esta situación.

El hermetismo sobre este incidente ha sido absoluto. Según fuentes vinculadas al dirigente empresarial, la Policía alegó un supuesto incumplimiento de las normas del arresto domiciliar por parte del directivo gremial para justificar su traslado al Chipote.

Sin embargo, defensores de derechos humanos han denunciado a CONFIDENCIAL que, pese a que los reos de conciencia cumplen cárcel en sus viviendas, existen muchas restricciones que incluso se extienden a sus familiares.

Los reos de conciencia bajo arresto domiciliar no tienen acceso a ningún tipo de comunicación con el exterior, están prohibidos los teléfonos celulares, líneas fijas, computadoras, radios y televisores; no pueden recibir el sol las veces que desean o salir a los patios de sus viviendas.

Todos los días, a las seis de la mañana y a las seis de la tarde, son fotografiados por los agentes policiales. Tampoco tienen acceso a atención médica adecuada y oportuna; ni están autorizados a hablar con sus abogados. Además, tiene vigilancia policial en sus residencias.

[Nota del editor: Hoy, 11 de noviembre, la esposa de Aguerri, María Germania Carrión, fue secuestrada por la Policía de Ortega y llevada prisionera a la cárcel de El Chipote. Asimismo, el excanciller de Nicaragua Francisco Aguirre Sacasa, también bajo arresto domiciliario, fue devuelto el viernes a la cárcel El Chipote. Sacasa fue encarcelado por primera vez el 28 de julio de 2021 y remitido a arresto domiciliario el 19 de febrero de 2022.]

Supuesta falla de seguridad habría sido el motivo

Otra fuente consultada por CONFIDENCIAL, vinculada a una cámara asociada al Cosep, dijo bajo condición de anonimato que “parece que consideraron que había una falla de la seguridad a su alrededor”, en referencia algún tipo de “sobresalto” en el sistema de vigilancia del reo de conciencia.

El dirigente de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, Juan Diego Barberena, en declaraciones divulgadas por la agencia de noticias EFE, expresó que su desconcierto por el cambio de régimen carcelario. “Si nos guiamos por la lógica, no hay ninguna causal para cambiar la medida, porque la principal es que haya peligro de evasión de cumplimiento de la pena, pero estas personas están (en sus casas) bajo las mismas medidas de coerción que en El Chipote”, expresó.

Cuando a Aguerri fue regresado a su vivienda, una fuente del gremio empresarial expresó a CONFIDENCIAL su sobresalto sobre el aspecto físico del expresidente del Cosep. “Solo puedo decirte que está deteriorado físicamente. Es como si hubieran pasado cinco años por él”, relató en esa ocasión.

Las autoridades judiciales de la dictadura no han especificado ni divulgado información o imágenes sobre la situación de salud de Aguerri, de 60 años, y quien durante su encierro perdió a su madre y no obtuvo el permiso de las autoridades para asistir a sus funerales.

El dirigente empresarial fue detenido el 8 de junio de 2021 por la Policía Nacional en medio de una ola de arrestos antes de las elecciones presidenciales del 7 de noviembre de ese año, que llevaron a la cárcel a más de 60 líderes opositores, estudiantiles, campesinos, periodistas y profesionales independientes, incluyendo a siete disidentes que aspiraban a competir por la Presidencia.

El retorno de Aguerri a la cárcel ha generado reacciones de rechazo y protesta. “¿Qué pasa en El Chipote? Preguntamos directamente al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que junto a la Policía complaciente, atropellan cualquier norma legal, nacional e internacional”, cuestionó, por su lado, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), de acuerdo al reporte de EFE.

En el mismo sentido se expresó el exembajador de Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Arturo McFields, quien en marzo pasado se separó del Gobierno de Ortega, al que denunció por violaciones a los derechos humanos.

“El regreso de José Adán Aguerri al Chipote es inmoral, ilegal y arbitrario. Ortega como gánster está golpeado en sus finanzas, con los bolsillos rotos, y sigue extorsionado a la empresa privada, ensañándose en uno de sus líderes”, señaló McFields en su cuenta en Twitter, donde demandó “libertad para los 220 presos políticos”.

Un abogado vinculado a casos de presos políticos expresó bajo condición de anonimato que no cree que el caso de Aguerri sea un patrón que se vaya a cumplir con el resto de reos de conciencia bajo condición de arresto domiciliar.

11 reos de conciencia en arresto domiciliar

Además de Aguerri y Sacasa otros 11 reos de conciencia se mantienen en arresto domiciliar. Los presos políticos que están bajo casa por cárcel en Nicaragua por orden policial ratificada por juez orteguista son:

  • La precandidata presidencial independiente y expresidenta de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, Cristiana Chamorro Barrios, desde el 2 de junio de 2021.
  • La exdiputada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y esposa del expresidente Arnoldo Alemán, María Fernanda Flores, desde el 21 de junio de 2021.
  • El político conservador y precandidato presidencial que competiría en la Alianza Ciudadanos por la Libertad (ACxL), Noel Vidaurre, desde el 24 de julio de 2021.
  • El comentarista político Jaime Arellano, desde el 24 de julio de 2021.

Los presos políticos a quienes después de varios meses en celdas de El Chipote trasladaron a régimen de “arresto domiciliar” por su “estado de salud” son cinco, todos mayores de 60 años de edad. Sin embargo, se desconoce su estado de salud y en la mayoría de los casos no les han permitido ser atendidos por médicos independientes.

Todos ellos, además, fueron trasladados tras la muerte del también reo de conciencia y general de brigada en retiro, Hugo Torres, quien falleció tras enfermar por los malos tratos y torturas en prisión. Los cinco reos de conciencia por su “estado de salud” en Nicaragua son:

  • El exembajador de Nicaragua en Estados Unidos, académico y precandidato presidencial de Ciudadanos por la Libertad (CxL), Arturo Cruz Sequeira, detenido el 5 de junio de 2021 en El Chipote y trasladado a casa por cárcel el 19 de febrero de 2022.
  • El exdiputado liberal y miembro de la Alianza Cívica, José Pallais Arana, detenido el 9 de junio de 2021 en El Chipote y trasladado a casa por cárcel en su vivienda de León el 19 de febrero de 2022.
  • El excanciller de la República, exembajador en Estados Unidos y analista en temas internacionales, Francisco Xavier Aguirre Sacasa, detenido el 28 de julio de 2021 en El Chipote y trasladado a casa por cárcel el 19 de febrero de 2022. Hoy, 11 de noviembre, fue llevado de nuevo a El Chipote.
  • El exembajador de Nicaragua en Costa Rica y miembro del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Mauricio José Díaz Dávila, detenido el 9 de agosto de 2021 en El Chipote y trasladado a casa por cárcel el 24 de febrero de 2022.
  • El exrepresentante de Nicaragua ante la OEA, y analista en temas internacionales, Edgar Francisco Parrales Castillo, detenido el 22 de noviembre de 2021 y trasladado a casa por cárcel el 24 de febrero de 2022.

Aguerri fue trasladado sin justificación oficial

Tres presos políticos en Nicaragua, también todos mayores de 60 años de edad, fueron trasladados a “casa por cárcel” tras varios meses en prisión, “sin justificación oficial”. Entre estos estaba Aguerri.

  • El exdiputado y miembro del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), Pedro Joaquín Chamorro Barrios, detenido: 25 de junio de 2021 y trasladado a casa por cárcel el 30 de abril de 2022.
  • El exvicecanciller y miembro de Unamos (antes MRS), Víctor Hugo Tinoco Fonseca, detenido el 17 de junio de 2021 y trasladado a casa por cárcel el 16 de mayo de 2022.

*El último de caso de un reo de conciencia al que se le impuso casa por cárcel es al obispo Rolando Álvarez, que primeramente fue encerrado del 4 al 19 de agosto en la Curia Episcopal de Matagalpa, junto a otras ocho personas.

Posteriormente secuestrado y trasladado a la vivienda sus padres en Managua, donde la Policía orteguista lo mantienen bajo “arresto domiciliar”, luego de informar que es investigado por supuestamente “organizar grupos violentos” y “ejecutar actos de odio”.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.

Seguir y compartir:
Pin Share