Negociaciones Cuba-EEUU ¿Es posible?

HAVANA TIMES — Ha pasado más que medio siglo desde que Estados Unidos rompió relaciones con Cuba. En algunos momentos, especialmente durante la administración Carter, han habido esfuerzos dirigidos a cambiar la situación, pero por motivos varios, no lograron avanzar dejando las expectativas de lado.

Hoy el periodista Fernando Ravsberg comenta sobre esta situación y pregunta si Cuba esta listo para un dialogo serio con su vecino del norte.

¿Está preparada Cuba para dialogar con EEUU?

Fernando Ravsberg*

BloqueoHAVANA TIMES — Desde hace un par de años, los gobiernos de Cuba y los EEUU mantienen una serie de negociaciones en diferentes áreas de interés común. Se trata de un diálogo que ambas partes califican de técnico pero que bien podría constituir el preámbulo de una negociación más profunda y política.

Los temas debatidos hasta ahora tienen que ver con desastres ecológicos, migración, rescate y salvamento, seguridad aérea, correos, sismología y las relaciones entre militares en la base de Guantánamo. Curiosamente EEUU no ha querido incluir en la agenda la lucha contra el narcotráfico.

En algunos de estos puntos se ha llegado a acuerdos con buenos resultados. El diálogo sobre seguridad aérea, por ejemplo, permitió una satisfactoria coordinación bilateral durante el accidente de la avioneta estadounidense que en septiembre cruzó el espacio aéreo cubano y cayó en Jamaica.

Sin embargo, aún no se tocan los temas medulares del conflicto, el Embargo, las propiedades norteamericanas nacionalizadas, el financiamiento de la oposición cubana, los derechos humanos, la ubicación de Cuba en una lista de países terroristas, los presos de uno y otro país y la Base de Guantánamo.

Jefe diplomático de los EEUU en Cuba rodeado de disidentes, a los que Washington financia con U$D 20 millones anuales.
Jefe diplomático de los EEUU en Cuba rodeado de disidentes, a los que Washington financia con U$D 20 millones anuales.

Las máximas autoridades cubanas han ofrecido repetidas veces sentarse a negociar sobre cualquier tema que Washington ponga sobre la mesa pero basados en 3 principios: las conversaciones deben darse en pie de igualdad, reconociendo la soberanía de los Estados y sin inmiscuirse en los asuntos internos del otro.
embajador-disidentes

Analistas cubanos aseguran que estos principios “están grabados en piedra” y que son los aceptados por la ONU pero reconocen que en ocasiones anteriores a EEUU se le hizo difícil sentarse a negociar de igual a igual con una pequeña isla, ubicada en su “traspatio”, de escasos recursos y tan solo 11 millones de habitantes.

Además cuando La Habana asegura que hablará “en pie de igualdad” es porque en los temas controversiales como los Derechos Humanos, no solo debatirían sobre los disidentes. También incluirían la situación en EEUU, las detenciones extrajudiciales, la tortura, los asesinatos selectivos o la violencia policial.

Algunos de los acercamientos anteriores fracasaron porque Cuba no aceptó las exigencias de EEUU. En diferentes momentos, este puso como condición el cese del apoyo a los movimientos revolucionarios latinoamericanos, la retirada de sus tropas de África, la ruptura de relaciones con la URSS o el cambio de sistema político.

Uno de los temas inmediatos más urgentes que enfrentan los dos países es la prisión que guardan 3 agentes cubanos en los EEUU y un norteamericano en Cuba. Mientras Washington aboga por la liberación incondicional, La Habana propone la “salida humanitaria”, un canje que beneficie a los 4 detenidos.

La Casa Blanca insiste en que Cuba debe liberar unilateralmente a Alan Gross porque su detención es el principal obstáculo para el acercamiento bilateral. Incluso en el 2010 los estadounidenses cesaron todos los contactos para presionar a La Habana, aunque 2 años más tarde retomaron el diálogo.

Para el gobierno cubano la liberación de sus 3 agentes, considerados héroes en la isla, es también un tema muy sensible que sin duda incluirán en la agenda. Sin embargo, en ningún caso parece un impedimento para negociar antes otros temas si su contraparte así lo solicitara.

En Cuba nadie sabe a ciencia cierta si por fin Obama dará algún paso decisivo en lo que le queda de mandato pero muchos creen que nunca hubo mejores condiciones, ni siquiera en el gobierno de James Carter, cuando se abrieron delegaciones diplomáticas y se firmaron los acuerdos marítimos y de pesca.

Raúl y Obama: Durante los mandatos de Obama la retórica se hizo menos agresiva por ambas partes y no hubo situaciones de tensión.
Raúl y Obama: Durante los mandatos de Obama la retórica se hizo menos agresiva por ambas partes y no hubo situaciones de tensión.

Durante los mandatos de Obama no ha habido situaciones de tensión y el discurso mutuo es menos agresivo. La mayoría de los emigrados, entre ellos importantes empresarios, apoyan el acercamiento y el periódico The New York Times lleva 6 editoriales solicitando el cambio de la política hacia Cuba.

Tal vez el principal problema que se enfrenta en la actualidad es la intensificación de la persecución financiera a Cuba pero eso podría no ser una política dirigida especialmente hacia la isla sino una repercusión por estar en la lista norteamericana de países que apoyan el terrorismo, algo muy fácil de cambiar para Obama.

En su más reciente editorial, The New York Times hace notar como los viejos mecanismos de enfrentamiento se contradicen con el nuevo ambiente. Mientras se mantiene un programa de visas rápidas con el fin de tentar a los médicos cubanos para que deserten de las misiones, el gobierno de EEUU reconoce públicamente el papel de los galenos de la isla en África y colabora con ellos en la lucha contra el ébola.

En el área internacional, toda América Latina y sus aliados europeos empujan a EEUU para que cese su política de hostilidad hacia Cuba. Los gobiernos de la región la incluyeron en la Cumbre de Las Américas a pesar de las protestas de Washington, mientras Bruselas negocia un acuerdo con La Habana.

Los políticos cubanos consultados prefieren no hablar en base a especulaciones y evitan así tocar el tema pero parecen mantener cierta expectativa, tal y como si estuvieran convencidos de que el próximo movimiento le toca a la contraparte.

En la calle, el ciudadano de a pie no se ve muy esperanzado, no es la primera vez que se produce un acercamiento y se frustra tras los primeros pasos. Además, de alguna forma ya todos se han acostumbrado a vivir así, el 70% de los cubanos sufren el Embargo desde el mismo día en que nacieron.


8 thoughts on “Negociaciones Cuba-EEUU ¿Es posible?

  • el 23 noviembre, 2014 a las 9:19 pm
    Permalink

    Hola, Bobo, y gracias por la bienvenida. Desgraciadamente, desde la Isla me es casi imposible participar en ciberdebates, por razones harto conocidas.

    Tienes razón en eso de pasar la página. Sólo que yo lo aplicaría a ambas partes. Cuando EEUU estableció las sanciones contra Cuba, sus servicios de inteligencia y otros sectores duros no ocultaban que el fin ulterior de las mismas conllevaba el derrocamiento de las nuevas autoridades, establecidas tras el triunfo revolucionario. Hoy Washington debe admitir que no es tumbando gobiernos a su antojo que se arregla el mundo (y de eso ya deben saber bastante en Agfanistán e Irak, entre otros).

    Acogiéndome a la relatividad que citas, bien podría responder que el actual modo de gobierno en EEUU, con todo lo demócrata que pueda ser, surgió también de un cambio revolucionario, que en un principo estuvo plagado de carencias, como el mantenimiento de la esclavitud negra, luego devenida segreación racial hasta mediados de siglo XX, o los constantes despojos y masacres a la población india, además de incursionar cada vez con mayor desparpajo -por vía armada u otras- en tierras vecinas donde se hablaba español.

    Armándome de un poco de cinismo político, bien pudiera proclamar que Cuba vive ahora la etapa primitiva de su democracia, y que,. al igual que a EEUU hace casi un par de siglos, habrá que ayudarla a mejorar por otras vías que no sea la intervención extranjera.

    Saludos

  • el 21 noviembre, 2014 a las 4:32 am
    Permalink

    Isidro de vuelta otra vez, para bien del debate en este foro.
    Mejor que USA hable de democracia y no de devolución y millonarias indemnizaciones con intereses de propiedades. Creo que es un buen ejemplo de pasar la pagina y buscar puntos realistas y de beneficios para ambos pueblos como es el regreso a la democracia.

    Lo de reconocimiento e igualdad de las partes es relativo, pues para empezar el gobierno de Cuba llego al poder mediante la violencia armada rompiendo el orden constitucional que supuestamente pretendian restablecer. USA pudiera alegar que para conversar en igualdad de condiciones, tienen que ser legítimos representantes del pueblo de Cuba. Yo como cubano no me siento representado por los Castros que se ma han impuesto como mis presidentes por mas de 50 años.

  • el 20 noviembre, 2014 a las 8:33 pm
    Permalink

    El siempre anunciado y otras tantas veces diferido diálogo entre EEUU y Cuba debe ocurrir sin precondiciones, porque lo primero para llegar a ceder en algo es que las partes estén dispuestas a conversar y a reconocerse mutuamente. Washington ya lo ha hecho en otras ocasiones siguiendo esa pauta (China, Viet Nam), y sólo después de que la potencia ha admitido en pie de igualdad a su contraparte es que en la misma se han producido cambios.

    No olvidar que las sanciones a Cuba no se impusieron por esas premisas que hoy exige la Casa Blanca. Todo comenzó en una atmósfera de Guerra Fría que hoy no existe en buena medida.

    Al margen de sus carencias en varios órdenes – que son más tema de discusión entre cubanos que para rendir su abordaje a los arbitrios de una potencia extranjera -, entiendo que a Cuba le correspondería hoy reiterar la postura de la Comisión de los Cinco, enviados por la Constituyente de 1901, cuando le informaron a los personeros de Mc Kinley que “Cuba considerará un acto de hostilidad cualquier presión por parte de EEUU para cambiar sus leyes internas”. Y así y todo nos impusieron la Enmienda Platt… Allá los desmemoriados…

  • el 19 noviembre, 2014 a las 10:21 pm
    Permalink

    Todo dialogo y negociacion es posible, pero el gobierno cubano tiene que entender que un una negociacion tienes que estar dispuesto a ceder algo si quieres obtener algo de la otra parte, especialmente si estas con el agua al cuello. Un buen aprendizaje seria que los Castros se sienten a dialogar y negociar directamente con la oposicion dentro de Cuba sin tener que estar utilizando a la Iglesia Catolica.

  • el 19 noviembre, 2014 a las 9:00 pm
    Permalink

    Doctora:

    El interés de ese señor es, y ha sido siempre, defender su comida y su visa de periodista en Cuba, incluso cuando parece que quiere ser objetivo y criticar lo obvio y lo que hasta un ciego vería.; de ahí no pasa. Por eso sus contradicciones, sus inconsecuencias hasta consigo mismo; y su estilo de no tocar al mono ni con el pétalo de una rosa. Sencillamente, no le conviene.

    Y hay que reconocerle que se gana muy bien su pan.

  • el 19 noviembre, 2014 a las 11:49 am
    Permalink

    El problema es que Cuba signataria de la Carta de Derechos Humanos, los viola en toda su amplitud, no sólo contra los disidentes sino también contra el resto de la población, impidiendo el libre movimiento, la libertad de expresión, la libertad de asociación, manteniendo presos políticos, penalizando la discrepancia, haciendo arrestos y procesos políticos arbitrarios, sin libertad de contratación a sus trabajadores, sin libertad sindical, sin libertad económica, y puedo seguir enumerando.
    Todavía Cuba no se ha explicado sobre el envío del barco norcoreano con armas, violando las sanciones de Naciones Unidas a Corea del Norte, que por su parte cada vez que prefiere, amenaza alegremente con un ataque nuclear.
    En fin, que las medias verdades no ayudan a entenderse sino que llevan a las posiciones irreconciliables. No sé si ese ha sido el interés de Rasvberg en este artículo.

  • el 18 noviembre, 2014 a las 1:17 pm
    Permalink

    Que ofrece Cuba en esas negociaciones?, por que al parecer son los Estados Unidos los que deben ceder en sus ideas olvisandose de la violacion de los derechos del cubano (porque es un asunto interno?), de las confiscaciones, los criminales y ladrones refugiados en la isla, la constante guerra ideologica de desprestigio contra el vecino del norte y sus pactos con enemigos de ellos. Al parecer los que le pagaron al NYT no estan dispuestos a ceder “ni un tantico asi” en esas conversaciones.

  • el 18 noviembre, 2014 a las 12:27 pm
    Permalink

    Rasverg, “la politica de hostilidad de los Estados Unidos hacia Cuba”, se resume en que se les respete el inalienable derecho, al respeto de los derechos humanos de uds los cubanos.

    Y… “el empuje de toda América Latina, junto con todos sus aliados europeos” y hasta los marcianos, diría yo, para que se les levante el embargo, en Nada resume que al Gobierno cubano se “le empuje” a que al pueblo cubano se les respeten los mismos derechos que disfrutan todos Ellos, tanto en Latinoamérica como en Europa, a eso es a lo que se le puede llamar “en pie de igualdad”.

    Hasta los mismos que lucharon para hacer revolucion, estan pidiendo a gritos lo mismo que los EU les pide: respeto a la Carta Universal de los derechos humanos. Es bien sabido que el bloqueo que tienen que quitar es el que los Castro les tiene aplicado al pueblo.

    Lo de coger a Gross de rehén, para que les suelten a sus bandoleros, y la campañita que “les roban sus cerebros” cuando los Médicos por su propio gusto se liberaran de su amo, no se vale.

    Cuando los “Tiranos Castristas”, NO Cuba, entiendan que no pueden seguir con su abusiva dictadura, entonces es cuando estarán “preparados” para negociar con los EU, olvídate de todo lo que digan y empujen, el NY Times, Obama, y todos los latinoamericanos junto con los los europeos, y esperemos que Bruselas se los meta en la cabeza y que lleguen a ese acuerdo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *