Multa para los cubanos, impunidad para los turistas

Turistas paseando sin cubrebocas por La Habana Vieja este lunes 6 de diciembre de 2021. (14ymedio)

Los visitantes extranjeros no parecen estar al tanto de las normativas locales para evitar el covid-19 y tampoco las autoridades se las recuerdan

Por Natalia López Moya (14ymedio)

HAVANA TIMES – “A los cubanos por tener nasobuco mal puesto, todo el peso de la ley, pero los turistas extranjeros que andan y desandan por las calles sin mascarilla son invisibles”, se queja Pedro, un residente de La Habana Vieja que evidencia la doble moral con la que el Gobierno cubano actúa siempre a su conveniencia.

El vecino, que vive a pocos metros de la Plaza de Armas, fue testigo de la arbitrariedad de las autoridades este lunes, cuando un grupo de extranjeras caminaban sin cubrebocas hacia el popular sitio de la capital y al mismo tiempo, a dos metros de la escena, cuatro inspectoras multaban a un joven en la misma puerta de su casa.

“Le pusieron una multa de 2.000 pesos al joven que estaba en la puerta de su casa con el nasobuco por la barbilla porque había acabado de fumar”, cuenta Pedro. “El muchacho incluso mostró a las inspectoras el cigarro humeante frente a sus pies que había acabado de botar y no fue suficiente prueba: terminó multado”.

Desde la reapertura del país al turismo, el pasado 15 de noviembre, ha ido aumentando el número de visitantes extranjeros que pasean por las calles cubanas. Pero los turistas no parecen estar al tanto de las normativas locales para evitar enfermarse de covid-19 y tampoco las autoridades se las recuerdan.

En las plazas, los taxis desde el aeropuerto, los salones de espera de las terminales aéreas y las colas para acceder a algún restaurante se les ve en su mayoría sin mascarilla, ni respeto a la distancia del metro y medio entre personas aconsejable para minimizar la propagación del virus.

“Ahora hay tres formas de saber quién es extranjero: por la divisa con la que pagan, porque siempre están mirando para arriba en lugar de cuidarse de los huecos de las aceras y porque andan a cara descubierta por las calles”, ironizaba un barbero este martes en la avenida Reina de La Habana.

“Ellos tendrán moneda dura y estarán vacunados, pero yo no pelo a nadie que entre aquí sin nasobuco”, sentenciaba.

En establecimientos que prestan servicios privados, los inspectores viven multando a todo el que equivocadamente porte mal el cubrebocas. Este martes, Jhony acudió a cortarse el cabello a una barbería de Centro Habana y pudo ver cómo dos jóvenes que esperaban en la cola fueron multados por llevar la mascarilla en la barbilla.

“Uno de los muchachos multados le reclamó a los inspectores que los turistas andan por las calles sin nasobuco”, cuenta Jhony. “La reacción de uno de los inspectores fue drástica: ‘¡Ah no!, yo lo que te iba a meter era una multa de 200 pesos para llevarte suave, pero ahora te vas con 2.000′”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


3 thoughts on “Multa para los cubanos, impunidad para los turistas

  • el 15 diciembre, 2021 a las 10:48 am
    Permalink

    Me gustaria muchisimo tener la oportunidad de leer las opiniones de los cubanos residentes en el exterior (fundamentalmente) y de los cubanos residentes en Cuba sobre la Cumbre del Alba que ahora mismo se esta celebrando an La Habana, Cuba.

  • el 13 diciembre, 2021 a las 9:15 pm
    Permalink

    Yo pase hace poco por La Bodeguita del Medio, el restaurante de La Habana Vieja, y vi a un grupo de turistas en la calle sin nasobucos como si tal cosa. Ellos sí, y nosotros no, por eso el pueblo odia a la policia, por su arbitrariedad y sus abusos. Te maltratan por cualquier cosa desde su posición de poder, imponiendo multas que muchas veces son injustas, y si les replicas es peor, porque alegan desacato. Casi todos son unos imbéciles que vienen desde las provincias a probar fortuna en la capital. También hay muchos corruptos.

  • el 11 diciembre, 2021 a las 11:47 pm
    Permalink

    Asi se comportan las autoridades con mentalidad colonizada, reconocen que el rico esta por encima de la ley, en lugar que la ley es igual para todos.
    En el caso de los turistas pone de manifiesto su mentalidad de colonizador: no respetar las leyes y la cultura del lugar que les ofrece hospitalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *