Miami despierta contra su enemigo de siempre, el Castro comunismo

Por Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES – El resplandor del mediodía castiga la vista sobre la calle Ocho de la Pequeña Habana, tal parece que estamos en Cuba y no frente al Versalles de Miami, “el restaurante cubano más famoso del mundo.” En la acera del frente un grupo de personas totalmente ajenas al Ajiaco, La Vaca Frita o el Arroz Moro, gritan: ¡Abajo Castro! ¡Si nos unimos sí se Cae! ¡La dictadura, sí se cae!

Gestos y palabras no admiten duda, son cubanos, aunque suelen unírseles otros latinos de la multinacional comunidad miamense, quienes se consideran víctimas del engendro que nació en La Habana hace 60 años.

Los jóvenes llevan la voz cantante, síntoma renovador si de política se trata, aunque nunca faltan veteranos como Ma Elena Alpízar Ariosa, vestida con la dignidad de Dama de Blanco, quien define la filosofía de la protesta: “Yo tengo un solo enemigo, el Castro Comunismo.”

En las últimas semanas se nota la activa presencia de Luis Enrique, expreso político y hermano de José Daniel Ferrer García, cuyo nombre recorre el mundo en reclamo de libertad, encabezando una lista de prisioneros de conciencia superior a los 120, mujeres incluidas, cuyo encarcelamiento en la gran isla del Caribe es negada cínicamente por las obcecadas, mentirosas y desmoralizadas autoridades cubanas.

Los manifestantes exigen también una VISA humanitaria para la Dama de Blanco Xiomara Cruz Miranda, hasta hace unas semanas prisionera de la dictadura, liberada cuando una enfermedad de dudoso diagnóstico y oscura procedencia consume su vida en La Habana.

Los casos de Ferrer y Xiomara no son únicos, pero simbolizan una cruda realidad contra la que ha comenzado a levantarse una ola de protestas por parte de los cubanos en Estados Unidos, donde suman casi dos millones. El pasado domingo 8 de diciembre los de la ciudad del sol se fueron hasta Orlando en autobús, a donde llegó también un grupo desde Tampa, en la costa oeste de la Florida.

Luis Enrique Ferrer ha propuesto juntar el entusiasmo creciente más al norte, hasta Jacksonville, en la frontera con Georgia; aunque si de activismo se trata, una nutrida representación de estos cubanos encabezó una sonada protesta frente a la embajada de su país en Washington hace un mes.

Hasta hoy no se reconoce un líder, unos se encargan de las meriendas, otros anotan en una libreta las contribuciones personales para gastos mínimos, ejemplo, el transporte, y las mejores voces adelantan las frases que sintetizan demandas sencillas, muy a tono con la realidad dentro y fuera de Cuba.

Sobresale la justa indignación por el estado de absoluta indefensión de los opositores políticos dentro de la Isla. Xiomara se niega al ingreso hospitalario, porque alberga un justo temor por su vida en manos de médicos capaces de traicionar el juramento hipocrático, bajo amenazas de la Seguridad del Estado. El asunto tiene historia en Cuba.

José Daniel permanece preso e incomunicado desde el 1ro de octubre; le permitieron cinco minutos de visita a su mujer, 35 días después, y recientemente unos instantes más al arzobispo de Santiago de Cuba, Monseñor García Ibáñez. Hasta hoy el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) carece de abogado, sin embargo, le han acusado de un delito común, relacionado con lesiones a otra persona.

La gran comunidad cubana de la Florida está tomando conciencia de su poder, así lo expresa Alexander Ota Ola, uno de los ahora llamados “influencers”, quien mantiene cada tarde miles de seguidores a través de su programa en You Tube.

Massiel, Junior, Yeslier, Lety, por solo citar algunos nombres juveniles, están presentes cada domingo en la calle Ocho, multiplicados por miles en los celulares diseminados entre millones de cubanos.

Mandamos dinero, ropa, comida, recargamos los teléfonos, y todo eso lo controla el Gobierno parásito y represor.

Ni el turismo, ni los médicos alcanzan a ingresar los más de seis mil millones de dólares anuales, remesas sin costo alguno, generados por la emigración.

El nuevo presidente puesto a dedo nos ha dicho mal nacidos, somos extranjeros cuando de la Patria se trata.

Hemos sacado cuentas, tenemos un poder, podemos cambiar las cosas. ¡El cambio es ya!

Ota Ola visita con frecuencia la acera caliente del Versalles, sus denuncias vienen marcadas por la ironía, la burla, el sarcasmo, pero, sobre todo, con pruebas irrefutables.

El carismático conductor se las arregla con un escenario sencillo, donde videos, grabaciones telefónicas, documentos y testimonios, desnudan a la familia Castro junto a sus colaboradores, sin faltar los oportunistas que vienen a Estados Unidos amparados por la democracia, regresando con las maletas cargadas de las mercancías negadas al pueblo por la escasez crónica del comunismo.

Recientemente la cantante Haila, declarada admiradora de Fidel Castro, vivió el repudio de cientos de personas frente al local escogido por sus contratistas. Suspendida la presentación, la artista dijo sentirse en estado de Shock.

El reclamo se llama reciprocidad en democracia. La Plaza de la Revolución decide, según criterios políticos, quien puede o no entrar a Cuba, chantajeando a la emigración bajo la amenaza de no abrazar en la Patria a sus seres queridos.

Ha surgido un nuevo grito: “¡A Miami se respeta!”

Opositores emblemáticos hablan de un parón en la ayuda familiar durante este enero. A sabiendas de que es poco con un ensayo si se trata de tumbar la dictadura, el dilema está en sacrificar durante un mes a su familia.

El boicot puede ser un buen comienzo, ¿Quién olvida aquel gesto, entonces inofensivo, de Rosa Parks?

Todavía los escépticos son mayoría, Fidel Castro supo sembrar en los cubanos el miedo a un sistema represivo reputado infalible. Suman en contra de los rebeldes numerosos errores del pasado. Los viejos opositores están muriéndose con la gloria dudosa de sus luchas fracasadas.

La Habana está enterrando a los que se creen vencedores, rodeados de escombros, en un país cuya descomposición social avanza junto a la torpe ruindad de quiénes mandan.
—–
 
Vicente Morín Aguado:  mardeleva287@gmail.com

 

 

 

8 thoughts on “Miami despierta contra su enemigo de siempre, el Castro comunismo

  • ….me encantaria seguir el debate pero no se porque los articulos que generan muchos comentarios desaparecen y los que no interesan se quedan en portada por semanas…yo no se de logica pero lo que me parecio conectaba a ferrer con valladares era la palabra farsa…

  • Hay que seguir dando la batalla, que es así como se hace, pacíficamente. Somos un solo pueblo dividido por la ideología extremista, por el sistema totalitario. No es justo ni ético ni bueno para el país, y el experimento de 60 años lo ha demostrado demasiado. Cambio ya, es un buen lema. Libertad para todos los presos políticos, no más regulados, derechos para todos los cubanos, país para todos, libertad económica y política y de expresión, DEMOCRACIA no despotismo.

  • Cualquier estudiante de lógica comprende que lo relacionado con Valladares tres décadas atrás nada puede explicar lo que ahora pudo apreciarse en el falso vidrio elaborado por la Seguridad del Estado y aprobado por el PCC.
    HAY en Youtube dos vídeos explicativos que desmontan cuadro a cuadro, con fechas y orígenes, los detalles de esta bochornosa farsa.
    Por demás, tratándose de un tipo sin importancia, acusado de un delito común, a qué viene tanta parafernalia.
    Tres meses sin abogado, aislado, sin visitas.
    A qué le temen.
    Lo han condenado antes del juicio.
    Es una desvergüenza.
    El régimen no respeta ni siquiera su propia legalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *