México esta en combate contra la obesidad

Un esfuerzo que necesita del Estado y el sector privado

Por Arturo Contreras (IPS)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es mexico-obesidad-600x375.jpg
La comida ultraprocesada o chatarra, está en la mira en México en el combate a la obesidad. Foto: Duilio Rodríguez/Pie de Página

HAVANA TIMES – México esta en combate contra la obesidad. Si la lucha contra la obesidad no se transforma en una lucha de Estado, esfuerzos como el etiquetado de seguridad en comida ultraprocesada sería un esfuerzo estéril, advierte  Javier Hidalgo, diputado federal que planea la ofensiva legislativa para librar a México de la obesidad y el sobrepeso. 

“La idea es darle al combate a la obesidad un carácter de Estado. Que sea una responsabilidad de los tres niveles de gobierno y de todos sus representantes, también de las empresas privadas”, asegura Hidalgo. El diputado es del gubernamental Movimiento de Renovación Nacional (Morena).

El 27 de marzo el legislativo Congreso de la Unión aprobó las modificaciones necesarias a la Norma Oficial Mexicana 051. Esta ley stablece que la comida ultraprocesada alta en grasas, azúcares o sodio tenga una etiqueta que advierta sobre ello a los consumidores.

La medida ocasionó una fuerte reacción por parte de la industria que produce estos alimentos, como galletas, frituras y refrescos. Incluso, un amparo interpuesto por el Consejo Coordinador Empresarial a nombre de estas empresas retrasó la fecha de aplicación de esta nueva norma.

Una estrategia integral para combatir contra la obesidad

“El tema del etiquetado era una de las acciones, pero no puede ser la única. Si bien hay una gran responsabilidad de la industria sobre el consumo de alimentos procesados, también requiere un ambiente propicio,” señala el diputado.

Con la pandemia de covid-19, el tema se vuelve más urgente, señala el legislador. Los padecimientos relacionados con una mala alimentación, como el sobrepeso, la diabetes o la hipertensión, son las enfermedades que complican la enfermedad de coronavirus.

La estrategia legislativa, adelanta Javier Hidalgo, tomará en cuenta un amplio espectro de acciones. Estos van desde la implementación de nuevas materias educativas, a especificaciones sobre cómo se acomodan los productos en las tiendas de cada localidad. Incluso a mejorar el equipamiento urbano para hacer ejercicio y promover el uso de la bicicleta y los traslados a pie.

“El reto va a estar en poner a régimen a un país entero. Hablamos de 80 millones de personas con las que tendríamos que trabajar e ir teniendo resultados para combatir este problema de la obesidad. El etiquetado es un esfuerzo muy importante, pero con resultados marginales”, asegura.

De ambientes libres de tabaco a ambientes libres de obesidad

“La lucha contra el tabaco ha logrado una reducción en el tabaquismo en México”, recuerda el diputado. “Con el tabaco se dejó el etiquetado que es más violento y muy duro, pero además se generó un ambiente para que fumar dejara de verse como algo positivo y pasara a ser algo dañino. El hecho de evitar fumar en frente de los niños, en lugares cerrados, edificios y baños, eso ha ayudado a la reducción de una de las adicciones más fuertes en el mundo”.

“En el caso de la obesidad es un fenómeno multifactorial, pero depende de la adicción al azúcar que nos ha llegado en los últimos 40 años, se tiene que ver como una adicción”, recalca Javier Hidalgo.

La propuesta del diputado de Morena, que asegura cuenta con el respaldo y consenso de toda su bancada, consiste en integrar propuestas legislaciones a la Ley General de Salud, en un capítulo para combatir obesidad, actualmente disposiciones como las que se quieren desarrollar se encuentran desperdigadas en diferentes disposiciones y reglamentos; concentrarlas en una sola ley facilitaría su implementación.

Definir cuáles van a ser las más adecuadas para la trazar la estrategia contra la obesidad es una tarea en la que se deben tomar en cuenta diferentes voces, por eso, para mediados o finales de este mes el diputado, junto con los presidentes de las comisiones de Deporte y Salud, está organizando un foro legislativo.

“Invitamos a funcionarios, a diputados de las comisiones de salud, de deporte, de ciencia y tecnología. También se invitó a la industria, pero no quisieron tomar parte. Incluimos a miembros de la sociedad civil, a una organización de Sonora que promueven estrategias para sacar estos alimentos de las escuelas. También al director de prevención y control de enfermedades, Ruy López Ridaura. Incluso incluimos al grupo que formaron, el Gisamac (Grupo Intersecretarial de Salud, Medio Ambiente y Competitividad), al subsecretario de agricultura Víctor Suárez”, dice Hurtado.

Propuestas para combatir contra la obesidad:

“Esta ley lo que se está planeando es que cada año se pueda señalar cuáles van a ser las acciones para atacar el problema, mismas que vayan acompañadas de un diagnóstico. Actualmente no tenemos datos por municipio sobre cómo está la situación, y cuando se levantan datos al respecto es de forma discrecional, no pensando en hacer un seguimiento a través de los años”, asegura Hidalgo.

“En la ley, también tendríamos que señalar algo así como la ley que acaban de aprobarenOaxaca,que desincentivan el consumo de alimentos etiquetados. Las acciones que buscamos pueden ir por líneas para prohibir el acceso de los niños a estos alimentos, o temas de la publicidad o que tengan que ver con la ubicación en los estantes en las tiendas de conveniencia, que se les dé preferencia a los alimentos no etiquetados”.

“La otra acción que tiene que realizarse es cómo sustituir la dieta que tenemos con alimentos más sanos, pero es un esfuerzo que tiene que tomar varias acciones y momentos. Tiene que ir desde la lactancia, por ejemplo con todo lo que tiene que ver con el ambiente laboral para que las madres puedan alimentar a sus hijo, hasta el reparto de los alimentos calientes en las escuelas primarias”.

El diputado confía en que la mayoría legislativa de Morena y el cambio político que pregona la Cuarta Transformación sean suficientes para pasar este paquete legislativo que afectará a una de las industrias más grandes del país.

“El etiquetado (de alimentos ultraprocesados) salió de consenso legislativo generado por separar el poder político del poder económico”, dice el diputado, haciendo eco de uno de los mantras de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El interés es en promover la salud de todos

“En las comisiones pasó con algunos obstáculos, pero en el pleno pasó por unanimidad. Lo que debe privar es esta idea de que es un asunto que no debería tener interés político ni económico; que es del interés de las personas porque nos afecta a todos”, dice convencido.

“El mercado nunca iba  a poder regularse solo. Resulta que por sus consumos calóricos sus productos son los más atractivos. Ellos lo que quieren es vender, si les metemos presión, entonces su objetivo no va a ser vender comida chatarra, sino alimentos. No dudamos que la industria tendrá que innovar y reformular sus productos”, asegura.

—–

Este artículo se publicó originalmente en Pie de Página, de la mexicana red de Periodistas de A Pie.

Visita Havana Times en inglés.

Tambíen recomendamos: Refugiados venezolanos aprenden portugués

La comida ultraprocesada o chatarra, está en la mira en México en el combate a la obesidad. Foto: Duilio Rodríguez/Pie de Página

HAVANA TIMES – México esta en combate contra la obesidad. Si la lucha contra la obesidad no se transforma en una lucha de Estado, esfuerzos como el etiquetado de seguridad en comida ultraprocesada sería un esfuerzo estéril, advierte  Javier Hidalgo, diputado federal que planea la ofensiva legislativa para librar a México de la obesidad y el sobrepeso. 

“La idea es darle al combate a la obesidad un carácter de Estado. Que sea una responsabilidad de los tres niveles de gobierno y de todos sus representantes, también de las empresas privadas”, asegura Hidalgo. El diputado es del gubernamental Movimiento de Renovación Nacional (Morena).

El 27 de marzo el legislativo Congreso de la Unión aprobó las modificaciones necesarias a la Norma Oficial Mexicana 051. Esta ley stablece que la comida ultraprocesada alta en grasas, azúcares o sodio tenga una etiqueta que advierta sobre ello a los consumidores.

La medida ocasionó una fuerte reacción por parte de la industria que produce estos alimentos, como galletas, frituras y refrescos. Incluso, un amparo interpuesto por el Consejo Coordinador Empresarial a nombre de estas empresas retrasó la fecha de aplicación de esta nueva norma.

Una estrategia integral para combatir contra la obesidad

“El tema del etiquetado era una de las acciones, pero no puede ser la única. Si bien hay una gran responsabilidad de la industria sobre el consumo de alimentos procesados, también requiere un ambiente propicio,” señala el diputado.

Con la pandemia de covid-19, el tema se vuelve más urgente, señala el legislador. Los padecimientos relacionados con una mala alimentación, como el sobrepeso, la diabetes o la hipertensión, son las enfermedades que complican la enfermedad de coronavirus.

La estrategia legislativa, adelanta Javier Hidalgo, tomará en cuenta un amplio espectro de acciones. Estos van desde la implementación de nuevas materias educativas, a especificaciones sobre cómo se acomodan los productos en las tiendas de cada localidad. Incluso a mejorar el equipamiento urbano para hacer ejercicio y promover el uso de la bicicleta y los traslados a pie.

“El reto va a estar en poner a régimen a un país entero. Hablamos de 80 millones de personas con las que tendríamos que trabajar e ir teniendo resultados para combatir este problema de la obesidad. El etiquetado es un esfuerzo muy importante, pero con resultados marginales”, asegura.

De ambientes libres de tabaco a ambientes libres de obesidad

“La lucha contra el tabaco ha logrado una reducción en el tabaquismo en México”, recuerda el diputado. “Con el tabaco se dejó el etiquetado que es más violento y muy duro, pero además se generó un ambiente para que fumar dejara de verse como algo positivo y pasara a ser algo dañino. El hecho de evitar fumar en frente de los niños, en lugares cerrados, edificios y baños, eso ha ayudado a la reducción de una de las adicciones más fuertes en el mundo”.

“En el caso de la obesidad es un fenómeno multifactorial, pero depende de la adicción al azúcar que nos ha llegado en los últimos 40 años, se tiene que ver como una adicción”, recalca Javier Hidalgo.

La propuesta de Hidalgo, que asegura cuenta con el respaldo de su bancada, consiste en integrar propuestas legislaciones a la Ley General de Salud. En un capítulo para combatir obesidad, actualmente disposiciones como las que se quieren desarrollar se encuentran desperdigadas en diferentes disposiciones y reglamentos. El objetivo es concentrarlas en una sola ley facilitaría su implementación.

Definir cuáles van a ser las más adecuadas para la trazar la estrategia contra la obesidad es una tarea en la que se deben tomar en cuenta diferentes voces, por eso, para mediados o finales de este mes el diputado, junto con los presidentes de las comisiones de Deporte y Salud, está organizando un foro legislativo.

“Invitamos a funcionarios, a diputados de las comisiones de salud, de deporte, de ciencia y tecnología. También se invitó a la industria, pero no quisieron tomar parte. Incluimos a miembros de la sociedad civil, a una organización de Sonora que promueven estrategias para sacar estos alimentos de las escuelas. También al director de prevención y control de enfermedades, Ruy López Ridaura. Incluso incluimos al grupo que formaron, el Gisamac (Grupo Intersecretarial de Salud, Medio Ambiente y Competitividad), al subsecretario de agricultura Víctor Suárez”, dice al respecto el diputado.

Propuestas para combatir contra la obesidad:

“Esta ley lo que se está planeando es que cada año se pueda señalar cuáles van a ser las acciones para atacar el problema, mismas que vayan acompañadas de un diagnóstico. Actualmente no tenemos datos por municipio sobre cómo está la situación, y cuando se levantan datos al respecto es de forma discrecional, no pensando en hacer un seguimiento a través de los años”, asegura Hidalgo.

“En la ley, también tendríamos que señalar algo así como la ley que acaban de aprobarenOaxaca,que desincentivan el consumo de alimentos etiquetados. Las acciones que buscamos pueden ir por líneas para prohibir el acceso de los niños a estos alimentos, o temas de la publicidad o que tengan que ver con la ubicación en los estantes en las tiendas de conveniencia, que se les dé preferencia a los alimentos no etiquetados”.

“La otra acción que tiene que realizarse es cómo sustituir la dieta que tenemos con alimentos más sanos, pero es un esfuerzo que tiene que tomar varias acciones y momentos. Tiene que ir desde la lactancia, por ejemplo con todo lo que tiene que ver con el ambiente laboral para que las madres puedan alimentar a sus hijo, hasta el reparto de los alimentos calientes en las escuelas primarias”.

El diputado confía en que la mayoría legislativa de Morena y el cambio político que pregona la Cuarta Transformación sean suficientes para pasar este paquete legislativo que afectará a una de las industrias más grandes del país.

“El etiquetado (de alimentos ultraprocesados) salió de consenso legislativo generado por separar el poder político del poder económico”, dice el diputado, haciendo eco de uno de los mantras de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“En las comisiones pasó con algunos obstáculos, pero en el pleno pasó por unanimidad. Lo que debe privar es esta idea de que es un asunto que no debería tener interés político ni económico; que es del interés de las personas porque nos afecta a todos”, dice convencido.

“El mercado nunca iba  a poder regularse solo. Resulta que por sus consumos calóricos sus productos son los más atractivos. Ellos lo que quieren es vender, si les metemos presión, entonces su objetivo no va a ser vender comida chatarra, sino alimentos. No dudamos que la industria tendrá que innovar y reformular sus productos”, asegura.

—–

Este artículo se publicó originalmente en Pie de Página, de la mexicana red de Periodistas de A Pie.

Visita Havana Times en inglés.

Tambíen recomendamos: Refugiados venezolanos aprenden portugués

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *