Maestro cubano abusó sexualmente a más de 30 alumnos en Camaguey

Estudiantes de primaria en Cuba. Foto: profesiondecubano.blogspot.com

HAVANA TIMES – Hoy en día es común leer de los masivos abusos sexuales de obispos y sacerdotes católicos durante años y décadas. La Iglesia siempre ha ignorado los crímenes cometidos por sus representantes, especialmente, contra jóvenes varones y mujeres. Las historias de pastores evangélicos abusadores son abundantes también.

Lo que los dos tienen en común es que protegen a los suyos y tienen poco interés en que llegue la justica y las reparaciones para las víctimas.

La historia que replicamos hoy no sucedió dentro de una iglesia o dentro de un aula de una escuela de Estados Unidos, fue en Cuba, un país cuyo Gobierno se jacta de ser revolucionario. Fue tomada de la publicación digital La Hora de Cuba del periodista de Camaguey, Henry Constantin.   

A continuación publicamos la historia completa:

Un profesor abusa sexualmente de más de 30 alumnos en una escuela cubana, y el Minint nunca lo descubrió

Por Henry Constantin

Yasnier Leon y Richard Alvarez Medina. El primero acusado de abusar a mas de 30 niños y el segundo, dedicado a perseguir al periodismo independiente.

No se fijen en la foto de la derecha todavía, miren la de la izquierda primero, por favor: ese hombre se llama Yasnier León, y hasta hace unos cuantos días fue un destacado profesor de Educación Física en la Escuela Primaria José Luis Tassende, en Camagüey.

Lo tenían en mucha estima padres y colegas, dirigía la tabla gimnástica, pagaba el sindicato, iba a los desfiles, había firmado el libro de condolencias por la muerte de Fidel y lo de Manos fuera de Venezuela. Incluso, estaban haciéndole el proceso para pertenecer al Partido Comunista.

Todo Ok. Sin chistar, sonriendo, desde el 2013 fue el profesor ejemplar de ¿400?, ¿500?, ¿600? alumnos, niños de entre 9 y 12 años, residentes del centro de Camagüey. Todos lo apreciaban.

Me equivoco: de ese medio millar de niños al que le impartió correctas clases de Educación Física, hay por lo menos 40 muchachitos que no piensan lo mismo, porque Yasnier León no solo daba clases de Educación Física, no. Yasnier León acosaba sexualmente a sus alumnos, niños varones de pañoletas rojas.

Y todo ha estallado ahora, tras seis años, y medio millar de alumnos que han pasado por las manos de ese profesor de Educación Física, al que las autoridades solo han descubierto su faceta enferma cuando dos niños, cansados de no quiero imaginarme qué actividades, o perseguidos en sueños por no sé cuáles recuerdos mórbidos, empezaron a contarlo todo.

Su sistema parece que era bastante sencillo: al terminar las clases de la asignatura, usando su autoridad de profesor hacía subir al alejado último piso de la escuela -donde está la cátedra de Educación Física- a algún niño escogido con cualquier pretexto: “llévame estas pelotas”, o “sube para darte un papel que me hace falta le lleves a alguien”. Y ahí aprovechaba.

Hasta ahora no hay ningún reporte de violación, solo tocamientos en los casos más agresivos.

El hombre está preso ya, y aunque la devastación en que tiene a muchas familias y, peor aún, la confusión -por lo menos- que debe haber creado en las mentes de muchos niños no se resolverá con eso, espero que pase el mayor tiempo posible en un lugar donde gente de su tamaño y su mentalidad, lo usen a él para cumplir sus fantasías sexuales, como mismo él usó a los niños de la Tassende. Es lo menos que se ha ganado Yasnier León.

Realmente, tengo que dar gracias a Dios, a las cualidades de Dante, mi hijo mayor, para el ballet o al tesón que pusieron su madre, sus abuelos y yo en que estudiara ese arte, en otra escuela. La Tassende era la escuela de Dante. Fue alumno de ahí hasta su cuarto grado, en que pasó a la Vicentina a estudiar ballet.

Por un milagro Yasnier León no le dio Educación Física. Un par de veces al ir a buscar a Dante tras su clase de kárate, me crucé con este hombre en la entrada de la escuela. No me atrevo a decir qué estaría haciendo yo ahora mismo si la historia hubiera sido distinta, y mi hijo hubiera continuado en aquella escuela.

No quiero pensarlo. Por eso me duele tanto lo que están pasando esas familias, y pido que cualquier reacción que provoque este texto sea respetuosa con las víctimas.

Ahora, volvamos a las fotos. Miren la otra, no la del profesor pedófilo, sino la de la derecha. Es la de Richard Álvarez Medina, primer teniente de la Seguridad del Estado, graduado del Pre del MININT y vecino del reparto Garrido. Tiene cara de ser buen muchacho, igual que Yasnier.

Pero no es un pedófilo, no, eso espero. Ni siquiera coincidieron en lugar: mientras el profesor Yasnier León se encerraba tranquilamente en la cátedra de Educación Física, al terminar las clases, con alguno de sus alumnos de 10 años, el primer teniente Richard Álvarez Medina, ocupado en tareas importantes, seguía con ahínco por la calle a una fotógrafa independiente.

Mientras Yasnier León ponía su película pornográfica predilecta y se masturbaba frente a su estudiante favorito de sexto grado, el primer teniente Richard Álvarez Medina, ocupado en tareas importantes, coordinaba la expulsión de su trabajo de un periodista independiente.

Mientras Yasnier León hacía pasar al niño que se quedó afuera cuidándole la puerta, para que con un papel limpiara su semen pervertido, el primer teniente Richard Álvarez Medina, ocupado en cosas importantes, amenazaba con mucho tacto -y le hacía subir peligrosamente la presión- al abuelo de un joven escritor independiente.

Nada que ver entre los dos fotografiados. Aquel, el pedófilo, se ocupaba de hacer cosas que en La Hora de Cuba no queremos investigar por respeto a esos niños -aunque las mencionadas arriba son parte de los testimonios reales- y este, el primer teniente, sin tiempo para proteger niños, se ocupaba de investigar a La Hora de Cuba.

Pero él solo es un ejemplo, podía haberse llamado Jessica, Yanlet, Lester, Alexander, Yunier, Bernardo -nombres reales de gente de esas en las que los cubanos invierten sin querer millones de dólares para garantizarles automóviles, motos, viviendas, combustible, teléfonos, salarios, alimentos, vacaciones, oficinas, viajes, electrodomésticos- y que a pesar de toda esa inversión no son capaces de detectar un abusador sexual de niños, porque están ocupados en perseguir a gente decente.

Y ahí es donde el desasosiego, el asco por Yasnier León se me transforma en una vergüenza ajena por esos individuos que teniendo el deber y la capacidad de darle seguridad al estado -que yo creía incluía a nuestros niños, pero parece que no- pierde el tiempo de su vida persiguiendo a los de ideas contrarias.

Después de ese desastre deberían despedir a toda la Seguridad del Estado provincial, y a las estructuras del Partido y Educación que seguro celebraban farragosas reuniones sobre temas politiqueros e inútiles, mientras el pedófilo dañaba a sus alumnos.

Y como si todavía no bastara la ineficiencia anterior, justo en estos días en que decenas de familias están hundidas en el estupor y la desazón, con sus niños y adolescentes afectados a diferentes niveles, Jorge Luis Tapia Fonseca, primer secretario del Partido Comunista en Camagüey, llena su Facebook, no de mensajes de solidaridad con ellos, sino con Lula, e Isabel González (búsquenla por Isa Gonzalez), presidenta del gobierno, comparte publicaciones sobre agricultura suburbana y desconfianza al “imperialismo”. Esas son las prioridades de estos “dirigentes”.

Con este fenómeno queda clarísimo que el sistema de educación cubano no tiene protocolos ni métodos eficaces para impedir, o detectar a tiempo, el abuso sexual infantil por parte de profesores.

A veces creo que quienes dirigen la educación ni siquiera conocen las formas e implicaciones del fenómeno. Yasnier León no fue descubierto ahora, realmente: hace tres años ya se había divulgado un incidente, pero el hombre era tan buen profesor, tan dispuesto, que quienes fueron avisados optaron por mirar a otro lado.

Y una fuente contó a La Hora de Cuba -bajo condición de anonimato- que él había dejado su anterior empleo en otra escuela, la Renato Guitart, por la misma causa. Ah, pero si el incidente en vez de ser sexual hubiera sido político, pobre Yasnier.

Y todo este tiempo, ¿dónde estaba el “núcleo del Partido” de la escuela -de hecho, el sujeto no había recibido el carnet de militante solo porque él mismo se había demorado en entregar su autovaloración-, dónde estaban los informantes habituales, dónde el consejo de dirección, dónde la dirección de la OPJM pronta a recaudar cotizaciones?

¿Dónde se metió esa extraordinaria capacidad de vigilar y controlar, que en cualquier escuela cubana enseguida detecta, marca -y castiga- a los trabajadores y alumnos con problemas ideológicos, pero que esta vez no pudo descubrir a un abusador sexual de más de 30 niños durante seis largos años?

Lo único que han podido hacer, a destiempo, fue este lunes: una reunión de padres en que una funcionaria habló del problema y repitió -con la mayor torpeza del mundo- unas cuantas frases “revolucionarias”, trilladas y fuera de lugar.

La próxima vez que algún tonto útil, nacional o de importación, vuelva a decirme que los niños en Cuba viven seguros y son felices, voy a acordarme con tristeza de los treinta o cuarenta niños usados por el profesor de la Tassende, para su propia felicidad.

3 comentarios sobre “Maestro cubano abusó sexualmente a más de 30 alumnos en Camaguey

  • “La próxima vez que algún tonto útil, nacional o de importación, vuelva a decirme que los niños en Cuba viven seguros y son felices, voy a acordarme con tristeza de los treinta o cuarenta niños usados por el profesor de la Tassende, para su propia felicidad.”

    En cuanto eso ocurra, lleva a ese pobre come mierda con el pervertido y que tengan una encerrona a su modo.

    La decadencia, quienes la creen meramente económica, siempre trae a la par una serie de sucesos del mismo o peor nivel.

    Respuesta
  • Historias como estas indignan, pues como padres confiamos en quienes educan a nuestros hijos en las instituciones, velamos por no dar malos ejemplos a nuestros niños para que aparezca un sádico a trastornar su psiquis… hay que estar atentos y darle confianza a los pequeños para que a la primera ..lo digan.
    La otra historia, pensar diferente es un dilema…es por ello que nuestro sistema está tan Jod…, verdades no aceptadas, pues depende de quien la diga…siempre hay quien te vigila por ello, hasta el anciano vecino de los bajos, que no ha olvidado el sistema de vigilancia de los CDR…

    Respuesta
  • Por cuántos años se le condenó? Porque lo peor es que con deficit de maestros, le reintegren su carrera luego de salir de prisión solamente por venderle su alma al gobierno. El mal, la injusticia y toda clase de horrores son normales que existan, pero en este país tienen más libertad y son menos condenados que en muchas naciones.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Bahareque venezolano. Por Indira Parra de Lara, Venezuela, Cámera: Panasonic DMC-FH5

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com