Maduro “gana” pseudoelección en Venezuela

Captura de pantalla de TelesurTV

HAVANA TIMES – El presidente venezolano, Nicolás Maduro, proclamó el domingo una rotonda victoria en las elecciones parlamentarias, boicoteadas por una oposición debilitada, informó dpa.

Poco más del 30% de los inscritos participaron en la votación ampliamente desacreditada. Maduro dijo el lunes que él y sus aliados socialistas habían ganado poco más del 67% de los votos. Otros partidos menores a los que se les permitió participar recibieron el 32 por ciento, dijeron los funcionarios electorales.

Las cifras se basan en el 82 por ciento de los votos contados, dijo el lunes temprano la máxima funcionaria electoral de Maduro, Indira Alfonzo.

La toma “oficialmente” de la única institución estatal controlada por la oposición del país otorga poderes dictatoriales a Maduro. En efecto, la Asamblea ya fue reemplazada por la Asamblea Constituyente paralela creada por Maduro en 2017. Ahora el presidente toma el control “oficial” total de la legislatura nacional.

Curiosamente, el 67 por ciento es la misma cantidad que supuestamente obtuvo Maduro en las elecciones presidenciales de 2018. Esas elecciones tampoco tuvieron una participación real de la oposición, ya que se prohibió la participación de la principal coalición de esta.

Decimos “supuestamente” porque esas elecciones y las del domingo fueron sin observación independiente y ampliamente consideradas fraudulentas.

Los principales partidos de la oposición boicotearon las elecciones

Los principales partidos de la oposición boicotearon las elecciones a la Asamblea, encabezadas por el líder opositor y presidente del parlamento, Juan Guaidó.

“La dictadura no quiere hacer elecciones, sino destruir las esperanzas de un país”, escribió Guaidó en Twitter.

“La elección es un fraude de la dictadura liderada por Nicolás Maduro y solo empeorará la crisis en nuestro país”, escribió Julio Borges, canciller del Gobierno sombra de Guaidó en Twitter.

Telesur calculó la participación electoral en alrededor del 31 por ciento. Más de 20 millones de personas fueron convocados para elegir a 277 miembros de la Asamblea Nacional, un aumento de 110 legisladores en comparación con el Parlamento saliente.

Maduro, quien ganó un segundo mandato en las elecciones de 2018 ampliamente criticado como antidemocrático, ha presidido un colapso económico. La crisis prolongada incluye hiperinflación, escasez aguda de bienes y una caída profunda en la producción de petróleo. La desesperación ha llevado a unos 5 millones de venezolanos a huir del país, esparcidos por todo el continente y más allá.

Maduro también ha tomado medidas enérgicas contra la oposición. Los investigadores de la ONU acusan al Gobierno de graves violaciones de derechos humanos, incluidos miles de asesinatos a manos de las fuerzas de Seguridad.

Sin garantías, sin observadores para verificar la votación

La Unión Europea se negó a enviar observadores para monitorear la votación, que Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos también criticaron por carecer de garantías democráticas.

Mientras tanto, Maduro pidió a la comunidad internacional que acepte los resultados de las elecciones. “Respetamos el derecho a la autodeterminación de otros pueblos”, escribió en Twitter. “Exigimos respeto a la soberanía del pueblo venezolano”.

Canadá dijo el domingo que no aceptaría los resultados de las elecciones, al igual que Colombia, señaló dpa.

Guaidó se ve debilitado después de que su estrategia de confrontación contra Maduro no logró derrocarlo. Su futuro como presidente en la sombra dependerá en parte de si Estados Unidos cambia su política sobre Venezuela después de que el presidente electo Joe Biden asuma el cargo.

Lea más noticias internacionales en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *