Madres cubanas de presos políticos reclaman justicia

para sus hijos y hijas apresados por protestar el 11 de julio

Bárbara Farrat, María Luisa Fleitas y Caridad Castro, madres de jóvenes cubanos presos políticos.

Por El Toque

HAVANA TIMES – En las últimas semanas, las redes sociales se han hecho eco de las peticiones de ayuda por parte de madres y familiares de jóvenes arrestados tras las manifestaciones del 11 de julio. Sus voces se han unido en un reclamo común de justicia y transparencia en el proceso de sus hijos.

Una mujer en particular se ha convertido en la voz pública de muchas. Se trata de Bárbara Farrat Guillén, madre del adolescente de 17 años Jonathan Torres Farrat, detenido el 13 de julio y acusado de aparecer en un video publicado en redes sociales, en el cual lanzaba una piedra a agentes de la policía.

Bárbara Farrat fue arrestada el viernes 24 de diciembre por varias horas cuando intentaba salir de su casa y posteriormente liberada. Estuvo en una huelga de hambre como protesta para presionar a las autoridades por la causa de su hijo y ha hecho público que es positiva al VIH. Según sus propios testimonios, agentes de la Seguridad del Estado la han amenazado con encarcelarla si sigue usando las redes sociales para denunciar.

En el último episodio del año del podcast El Enjambre, Camilo Condis, Lucía March y Maykel González, intercambian sobre este y otros casos. Según refiere Maykel, las madres de los jóvenes detenidos han enviado una carta al presidente Miguel Díaz-Canel que ha sido presentada por Bárbara Farrat y su esposo en la Oficina de Atención a la Población del Consejo de Estado. La misiva recoge más de 150 firmas, entre las que se incluyen las de familiares y amigos de los presos por las protestas del 11 de julio.

”Ella fue capaz de coordinar todo esto, se ha convertido en una activista; fue la promotora de la iniciativa junto con su esposo Orlando Ramírez y en la carta solicitan una amnistía, indulto o sobreseimiento de los casos de cientos de presos políticos del 11J. Le reclaman a Díaz-Canel “un gesto de altura que ponga fin al sufrimiento de las familias”, al estar separadas de sus seres queridos durante tantos meses”, comenta Maykel.

Los familiares alegan que si los manifestantes detenidos fueran condenados, se estaría cometiendo una injusticia. La carta dirigida a Díaz-Canel insta al sistema judicial y al Gobierno cubano a “hacer un alto y reflexionar en que un daño, cualquiera que sea, no se repara con una injusticia y que el ejercicio de los derechos constitucionales no es un delito”.

El joven periodista afirma que existe un consenso en la opinión pública de que las peticiones fiscales a los presos del 11J son desproporcionadas. “Para los 15 arrestados de La Güinera se piden penas de entre 15 y 30 años de prisión”, detalla Camilo.

Las personas que se encuentran en este grupo son Dayron Martín Rodríguez, Miguel Paz Esteven, José Luis Sánchez Tito, Frank Aldama Rodríguez, Alexander Guillermo Martínez Amoroso, Lázaro Zamora González, Alexis Sosa Ruiz, Dianyi Liriano Fuentes, Orlando Carvajal Cabrera, Marlon Brando Díaz Oliva, Elier Padrón Romero, Jesús Enrique Vázquez Cabrera, Karen Vázquez Pérez, Brusnelvis Adrián Cabrera Gutiérrez y Leoalis de la Caridad Valera Vázquez.

Los enjambreros comparten el testimonio de María Luisa Fleitas Bravo, otra de las madres que sufre por el arresto de su hijo, la cual pidió divulgar un video en que solicita ayuda para el caso de su hijo Armando Vázquez Fleitas, al cual le impidieron ver durante tres meses.

“Yo pido justicia y voy a seguir pidiendo justicia para mi hijo. Se encuentra en estos momentos en Valle Grande por la manifestación del 11 de julio, cuando él se manifestó aquí en La Güinera pacíficamente. Me lo tienen preso; le están pidiendo 20 años a mi hijo como si fuera un asesino o un violador. Yo les pido por favor que me ayuden; no sé qué voy a hacer; estoy desesperada”.

Fleitas Bravo pidió que subieran su video a las redes sociales “para que el mundo entero supiera lo que se estaba haciendo con los jóvenes en Cuba”. Añadió que como ella hay muchas otras madres desesperadas que necesitan la libertad de sus hijos. “También les pido a las Iglesias Evangélicas que oren por nuestros hijos. Por favor ayúdenme, no aguanto más, no puedo dormir nada más pensando que le están pidiendo 20 años a mi hijo”, concluye la madre de Armando.

Las madres de los detenidos han declarado que no son contrarrevolucionarias, que han hecho cartas y han acudido a todos los canales existentes cumpliendo con todos los procedimientos, pero no las han escuchado ni les han dado respuesta. Expresan su desacuerdo con que traten a sus hijos como delincuentes y contrarrevolucionarios, cuando nunca antes habían pisado una estación de policía. Piden que se les escuche y que no se condene a sus hijos a 20, 25 o 30 años de privación de libertad. Exigen profundidad y seriedad en la investigación y alegan que es injusto lo que están haciendo con los jóvenes.

“Los están acusando de sedición, una figura penal mucho más seria que las anteriores acusaciones de delitos menores, como desacato. Es un asunto que debe resolverse con transparencia, dilucidar quiénes fueron violentos y quiénes no, rendir cuentas de estos casos, porque la opinión pública está al tanto. Las autoridades están obligadas a ofrecer algún tipo de respuesta y en el caso de los menores de edad aun más, porque es muy escandaloso”, dice Maykel.

En otro momento del episodio, Camilo se refiere a la publicación compartida en las redes sociales por el campesino Leonel Capote sobre diversas inquietudes de sus colegas agricultores. Uno de los problemas que presentan es la carencia de agua para sus cultivos, ya que varios se han visto obligados a cargar cubos con agua, al no tener ni un pozo ni una turbina para los regados.

“Es muy difícil producir comida a gran escala sin tener acceso a sistemas de riego –afirma Camilo-. ¿Cómo es posible que el Gobierno cubano no facilite a estos campesinos los sistemas de riego que son imprescindibles, una cosa de primer orden? Ellos piden que les ofrezcan créditos y la posibilidad de instalarlos en sus cultivos; esto es una prioridad. En mi opinión, el Gobierno cubano debería subsidiar estos sistemas de riego”.

El podcaster da a conocer la denuncia de los campesinos acerca de que los recursos existentes en el país para el sector agropecuario se priorizan para las formas de producción estatales, que son menos eficientes y altamente improductivas. Según datos oficiales, el sector privado cubano del campesinado produce el 75.9 % de las viandas y el 75.3 % de las hortalizas del país.

“Es mucho más eficiente que el estatal y, sin embargo, cuando llegan recursos al país, van para una empresa estatal que es más ineficiente y produce menos. Los fertilizantes e insumos los venden en MLC, lo cual es también irracional. No se puede producir con eficiencia sin tecnología y recursos”, opina Camilo.

Lucía comenta sobre la evaluación del Gobierno cubano en relación con nuevas acciones encaminadas al control de la COVID-19, ante el ligero incremento de casos positivos. Hasta el momento se habían detectado 29 personas contagiadas con la nueva cepa ómicron y delta seguía siendo la principal cepa causante de la infección en el país. Se ha apreciado una reducción de los casos autóctonos y un incremento de los importados.

El sketch de esta semana, titulado “Por unanimidad”, recrea una cena navideña cubana en familia donde las cosas se complican ante un suceso inesperado. La sección de historia de Cuba con Mónica Fernández está dedicada a los impuestos, la libertad de expresión y la mujer cubana como símbolo de la nación durante el periodo colonial.

———-

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *