Los números de la extorsión masiva de los cubanos en Venezuela

La quimera del oro negro en detalles.

Vicente Morín Aguado

Decenas de miles de médicos cubanos y otros profesionales trabajan en Venezuela y reciben menos del 10% de lo que obtiene el gobierno cubano por sus servicios. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — La economía cubana está definitivamente en recesión, aun cuando el diccionario político oficial no admita la palabra. Anticipándose al descenso del PIB hasta – 0,9 %, el súper ministro Marino Murillo advirtió el pasado 8 de julio que habría dificultades debido a “la caída de los precios del petróleo,  el níquel, los incumplimientos de la producción azucarera y otros ingresos previstos.”

En igual fecha el  ex-ministro cubano de Economía José Luis Rodríguez—no exiliado—, desde el portal web Cubadebate, reconoció que las pérdidas vinculadas a las citadas ventas petroleras “cubanas” ascendieron el pasado año a más de 500 millones de dólares. Se trata  fundamentalmente de derivados procedentes de la refinería de Cienfuegos.

Sin embargo, tales millones son apenas la cara visible de un negocio seis veces mayor que es preciso desnudar en sus detalles. Se trata de lo que bien puede llamarse la quimera del oro negro.

Testimonios de expertos, junto a la voz de algunas víctimas, ilustran el asunto:

Carmelo Mesa Lago, La Habana, 1934, aún en activo. Profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh. Autor de una abundante bibliografía sobre la economía de su país:

“He calculado que Venezuela paga por cada profesional un promedio de 10.600 euros mensuales (127.200 por año),  hay un subsidio encubierto que recibe el Gobierno cubano, que paga solo una  fracción a sus médicos.”

Varios profesionales al regresar de su misión aceptaron opinar, aunque obviamente no serán identificados porque viven en su país.

Magdalena, deportes: “El pago se realiza mediante una tarjeta que dejas en Cuba. Antes de salir  sabes cuánto te corresponderá por año, por ejemplo, yo acumulaba más de 4000 CUC (333 por mes), habilitados al regresar, con la opción de dejarle a otra persona en Cuba la extracción de ese dinero según la cantidad mensual. La ventaja de la tarjeta es que si acumulas, al volver puedes comprar en las tiendas recaudadoras de divisas (TRD) con el 30 % de descuento.”

Ana Irma, educadora: “En Venezuela recibes un viático para gastos personales: alimentación, aseo personal y demás, que no alcanza porque es en bolívares al cambio oficial. Lo que antes valía 100 ahora con suerte se paga en 300 y así con todo. La mayoría de los colaboradores pedimos dólares a la familia para sostenernos porque la moneda estadounidense es la única con valor efectivo ahora.”

Alfredo, técnico de Salud Pública: “En mi caso eran 325 CUC mensuales. En general, los cooperantes recibimos de 200 a 350 pesos convertibles por mes, efectivos en Cuba si cumples todos los requisitos, que incluyen la disciplina y lo político-ideológico.”

Calcular la extorsión es difícil, porque no existe información pública al respecto; después de consultar más de un centenar de reportes periodísticos, entrevistas a expertos y artículos de fondo, no existe referencia documental al necesario acuerdo que firmaron los gobiernos de ambos países fijando los términos del convenio. Ni siquiera las victimas conocen algo más allá del escueto y obligado contrato que aceptan bajo el precepto tácito de lo tomas o lo dejas, y además, ¡atente a las consecuencias!

Sin embargo, el estudio paciente de diversas fuentes permite un cálculo confiable:

Publicaciones diversas, incluso del gobierno cubano, coinciden al señalar un suministro de barriles de petróleo diario, entre 105 mil—pico— y cerca de 90 mil como promedio durante 13 años. En la actualidad se redujo a 53 mil 500 con el paliativo de fuel oil, diesel y gas licuado del petróleo, sustitutos que suman unos 83,130 barriles equivalentes de acuerdo con informes de PDVSA (la petrolera estatal venezolana).

Los cooperantes por año alcanzaron hasta 40 mil, pero descendieron a cerca de 30 mil, cifra última que será la referencia de los análisis finales.

Resumen:

1- El viático que reciben los cubanos en misión no cuenta, porque ni siquiera da para vivir decentemente en la Venezuela actual.

2- Los pagos mensuales en CUC permiten calcular de 2400 a 4200 al año, equivalentes a dólares USA, pero el profesional cubano los obtiene de forma generalmente virtual, porque la tarjeta  se usa para pagar mercancías en las TRD, donde el monopolio estatal del comercio interior fija los precios con altos márgenes de ganancia.

3- El salario habitual, pesos cubanos (CUP), al acumularse, agrega para el “misionero revolucionario” un ingreso mínimo pagado por el Estado,  que va desde 300 hasta 1000 CUC al año, según la tasa oficial de 1 CUC/ 25 CUP.

Cada “internacionalista” cuesta al gobierno cubano de  3000 a 5000 CUC anuales (250-415 mensual) y recibe un promedio arriba de 100 mil dólares.

Los petrodólares de reventa son otra cosa, van directo a las cajas del Banco Central de Cuba.

Conclusiones:

Si consideramos un suministro medio de 90 mil barriles de petróleo al día, al precio de la bonanza petrolera que ahora terminó, los ingresos del Estado cubano superaron ampliamente los 3 mil millones de dólares al año. Al dividir los ingresos anteriores entre 30 mil cooperantes, el producto final oscila alrededor de los diez mil dólares mensual por cada uno, valor coincidente con lo afirmado por el académico Mesa Lago sobre el pago de Venezuela al gobierno de Cuba para los profesionales de la Isla.

Los aplausos complacientes de esos laborantes exportados por el Estado cubano no valen para defender la idea de que no son explotados. María Werlau, experta en la materia y promotora del proyecto Cubaarchive.org, al testimoniar ante el Senado de los Estados Unidos precisó:

“El consentimiento de las víctimas a la explotación es irrelevante.  El Protocolo Contra la Trata de Personas de 2000, complementario a la Convención contra el Crimen Trasnacional Organizado, establece que ocurre tráfico humano cuando hay abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra con fines de explotación.”
—–
Vicente Morín Aguado: [email protected]


8 thoughts on “Los números de la extorsión masiva de los cubanos en Venezuela

  • el 24 enero, 2017 a las 2:59 am
    Permalink

    «Travaillez, travaillez, prolétaires, pour agrandir la fortune sociale et vos misères individuelles, travaillez, travaillez, pour que, devenant plus pauvres, vous ayez plus de raisons de travailler et d’être misérables. Telle est la loi inexorable de la production capitaliste» (cf.: Paul Lafargue. “El derecho a la pereza”).

    “Trabajad, trabajad, proletarios, para acrecentar la riqueza social y vuestras miserias individuales, trabajad, trabajad, para que, volviéndose más pobres, tendréis más razones para trabajar y ser miserables. Esta es la ley inexorable de la producción capitalista”.

    El marxista revolucionario Paul Lafargue, nació en Santiago de Cuba en 1842. Según Internet, no hay ningún vestigio de Paul Lafargue en Cuba, ninguna referencia que el Partido Comunista de Cuba haya hecho a su obra y actividad militante en Europa. Esta omisión sin duda no puede ser casual…

    Ningún historiador o economista honesto puede decir que en Cuba hubo socialismo alguno, sino un tipo de capitalismo de Estado, del cual hizo uso Lenin en circunstancias completamente diferentes a las de Cuba en 1959, cuyas finalidades eran y son muy diferentes a las vividas por los proletarios en la isla caribeña.

  • el 17 enero, 2017 a las 2:07 am
    Permalink

    Y quièn coño dijo que la migraciòn en duro, la màs jodida en condiciones de desventaja para el trashumante, en este continente, era de Centroamèrica y Mèxico para Estados Unidos? Còmo carajos se iba a seguir viviendo e disneylandia free a partir de la nada? de un paìs productor y exportador de nada excepto personal? hay miles, asì, miles de hectàreas por trabajar aquì… estàn esperando que terminen de desembarcar ya los nuevos dueños del campo cubano… ahora sì, a joderse totalmente, y de aquì hasta igualar a Haitì…

  • el 15 enero, 2017 a las 5:15 pm
    Permalink

    Vicente excelente tu post. Es trabajo esclavo en el siglo XXI.

  • el 14 enero, 2017 a las 2:51 pm
    Permalink

    No solamente los que mandaron a Angola, los que mandaron a Nicaragua, y a toda Centroamérica, a Chile, y en todos los lugares donde se han metido ha sido porque les han pagado y muy bien. Es bien sabido que Fidel siempre le sacó punta a todo, y nada de lo hizo fue de gratis, no por gusto figura en la lista de Forbes como uno de los gobernantes más rico del mundo, porque todo lo que cogio fue para sus arcas privadas.

  • el 14 enero, 2017 a las 12:50 pm
    Permalink

    Felo, con tu informacion ahora entiendo por que el gobierno de Angola se ha desentendido de los veteranos que malviven en Cuba. Dos Santos se lava las manos diciendo que pago por el trabajo. Y todavia algunos que por aqui comentan se resiste a reconocer que fueron tontos utiles y mercenarios pagados.

  • el 14 enero, 2017 a las 10:42 am
    Permalink

    Aún hay más. Estaba yo en Angola, año 1985, y me enteré conversando con un individio que trabajaba en la misi{on comercial que por cada soldado cubno el gobierno angolano pagaba 1000 dólares mensuales y 1200 por cada profesional civil u oficial. Al final de la misión te daban la posibilidad de comprar unas baratijas en una tienda que había en el aeropouerto y eso era todo, más tu salario en pesos cubanos que seguía corriendo en Cuba. Te jugabas la vida y así era cómo te compensaban. Siempre han sido unos mafiosos repugnantes.

  • el 14 enero, 2017 a las 4:16 am
    Permalink

    La misma historia pasa dentro de Cuba desde el 1994 cuando Fidel permitió la construcción del hotel de lujo español Meliâ Cohiba en plena Habana, y comenzando a descontarle el 97% de los salarios que los españoles les pagaban a los trabajadores cubanos. Así es la Industria Turistica en Cuba, siempre ha sido así. Lo mismo pasa con los profesionales cubanos que trabajan en empresas mixtas(S.A) o extranjeras, y también ocurre lo mismo en el sector cultural, el Ministerio de Cultura por cada gira internacional que hagan los artistas con sus propios recursos bajo sus limitados medios usando sus propios talentos tienen que darle un % al Ministerio de Cultura… así es todo lo gratis que ofrecen en Cuba.

    Esclavismo del siglo XXI, Cuba, China, Viet Nam.

  • el 13 enero, 2017 a las 1:52 pm
    Permalink

    Vicente, ya no hay que salir de Cuba para ver lo que bien denuncias en tu post. Esos mismos números puedes hacerlo con todos los trabajadores en Cuba.

    Si alguien tiene dudas vean los 1500 USD que le pagan a los albañiles indios en la obra del hotel de la manzana de Gómez frente al parque central y comparendo con el salario que le pagan a los albañiles cubanos que no llega a 300 USD. La diferencia de 1200 USD se la roba el gobierno utilizando las agencias empleadoras. Lo mismo en el sector de turismo, el puerto de Mariel, en todas las empresas mixtas, etc. Ya los profesores de marxismo no necesitan poner ejemplos del capitalismo para explicar a sus estudiantes que es la plusvalía y la explotación del hombre por el hombre. En Cuba tienen ejemplos bien ilustrativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *