Los abuelos del rock despiden a Cuba

Por Isaac Risco

Los Rolling Stones en Cuba. Foto: Jorge Javier Miranda/cubadebate
Los Rolling Stones en Cuba. Foto: Jorge Javier Miranda/cubadebate

HAVANA TIMES (dpa) — La banda de rock en activo más mítica del mundo removió los cimientos de la vieja Cuba socialista. Los veteranos Rolling Stones pusieron el viernes por la noche música a la apertura política de la isla con un impresionante concierto en La Habana.

“Pienso que finalmente los tiempos están cambiando”, dijo Mick Jagger, el legendario vocalista de la banda británica, sobre un monumental escenario montado en la Ciudad Deportiva, a pocos kilómetros del Palacio de la Revolución, el centro de poder del castrismo.

“Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música aquí en Cuba. Pero aquí estamos”, dijo también el carismático líder de sus “majestades satánicas”, que dirigió varias palabras en español a los cientos de miles de personas que asistieron al inmenso campo deportivo, según las primeras estimaciones.

El espectacular concierto hubiese sido en efecto impensable en los primeros tiempos de la Revolución cubana, cuando Fidel Castro rechazó a géneros musicales contestatarios como el rock como representantes de la decadencia capitalista. Bandas como The Beatles o los propios Stones estuvieron vetadas en los años 60 en la radio y la televisión cubanas.

Llegaron desde la mañana al concierto de la noche. Foto: Ismael Francisco/cubadebate
Muchos llegaron desde la mañana al concierto de la noche. Foto: Ismael Francisco/cubadebate

La nueva Cuba de las reformas de mercado de Raúl Castro ve en tanto al rock con más benevolencia, cuando no son músicos de casa que critican al sistema o sus líderes.

“Los Rolling, los Rolling”, celebraban en la Ciudad Deportiva muchos jóvenes, pese a no conocer tan bien a los músicos que pusieron la banda sonora a la generación de sus padres en otras partes del mundo.

Los Stones empezaron a tocar tres años después de la revolución en Cuba. A pesar de las edades, Jagger tiene 72 años, la banda mantiene sin embargo una impresionante frescura, no sólo por la agilidad del cantante principal para saltar por el escenario.

“Qué público tan chévere”, decía sobre el escenario el espigado músico, que prometió “una noche inolvidable” a los cubanos. Ni el bochorno caribeño (“Qué calor”, bromeó Jagger) pudo con la energía de los “abuelos del rock”.

Los cubanos empezaron a llegar muchas horas antes a la Ciudad Deportiva para ser testigos del evento histórico. El recital era gratuito, algo impensable en otros países donde se presentan los Stones. Sin embargo, algunos asistentes pagaron hasta 15 dólares al cambio por espacios en las terrazas o balcones de las casas vecinas al campo.

Los Stones tocaron clásicos de su reportorio como “Simpathy for the Devil”, “Start Me Up”, “Brown Sugar” o “Gimme Shelter”, y cerraron el impresionante concierto más de dos horas después de iniciado con su tema más célebre, “(I Can’t Get No) Satisfaction” en la noche habanera, entre los gritos eufóricos de los asistentes.

“Hasta ahora los conocía sólo de la televisión”, explicaba Lena Madrigal en el césped de la Ciudad Deportiva durante el concierto. La habanera de 22 años se había pintado el nombre de los Stones en un muslo para ir al estadio incluso seis horas y media antes de que abriera sus puertas, pese a que no es gran fan de los británicos. “Si yo no puedo salir a verlos afuera, al menos vengo aquí”, señaló.

El concierto de los Rolling Stones en Cuba el 25 de marzo de 2016. Foto: Ismael Francisco/cubadebate
El concierto de los Rolling Stones en Cuba el 25 de marzo de 2016. Foto: Ismael Francisco/cubadebate

Jorge Ravelo, en cambio, sí prefería ver el trasfondo histórico. Esto “significa el comienzo de algo”, consideró el habanero de 42 años, que acudió al recital con una camiseta negra en la que llevaba estampada la cara del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Ravelo también recordó la frase célebre de un papa, Juan Pablo II, uno de los primeros altos dignatarios extranjeros que visitó Cuba cuando el país estaba aun ampliamente aislada en el mundo, en 1999. “Esto significa que Cuba se está abriendo al mundo y, lo más importante, que el mundo se está abriendo a Cuba”, parafraseó Ravelo al entonces papa.

Además del mítico logo de los Stones y las banderas cubanas, en la Ciudad Deportiva también ondeaba por muchos lugares el estandarte de Estados Unidos como símbolo de los nuevos tiempos.

Los Stones contribuyeron el viernes a abrir un poco más Cuba, como colofón a una semana trascendental y única en la isla tras la histórica visita de Obama a comienzos de semana, enmarcada en el deshielo que ambos países iniciaron en diciembre de 2014. La isla caribeña, el único país regido por un partido comunista en el hemisferio occidental, cambió esta semana un poco más, aunque aún sea muy temprano para decir en qué dirección llevarán esos cambios.

Algunos momentos del concierto de la pagina de rollingstones.com

4 thoughts on “Los abuelos del rock despiden a Cuba

  • los cubanos nos pusimos fatales…en vez de tocarnos estos viejos alegres ,optimistas,genios en lo suyo,sabedores de hacer cosas,alegres nos tocaron viejos ineficientes,habladores de basura ,eneptos,tetricos,rompedores de vidas yesperanzas,no dire asesinos para que no me censuren !!!

  • La que me perdí…¿No debería decir “LOS ABUELOS DEL ROCK (SE) DESPIDEN A (DE) CUBA”?…Por que los que se van son ellos…¿O no?

  • Sigo insistiendo veamos manana que ocurre con la campana #TodosMarchamos si hay garrotazos, represion violencia y detenciones arbitrarias a manifestantes la mayoría mujeres pacíficas sabremos que solo nos darán Pan y Circo

  • Me alegro muchísimo por todos los compatriotas que pudieron disfrutar de este legendario grupo. Excelente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *