Lien y Rey en el reino del revés

Osmel Almaguer

Lien-y-ReyHAVANA TIMES — Lien y Rey ocupan un lugar destacado entre los tantos dúos trovadorescos que hoy por hoy pululan en la Isla. Sus miembros, Lien Rodríguez y Reinaldo Pantoja, han participado en eventos de toda Cuba como las Romerías de Mayo y el Longina, entre muchos otros, respectivamente.

Su disco Leídos y escribidos,  producido con el sello del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, fue nominado a los premios Cubadisco 2008. En ese mismo año ganaron tal premio, pero con el disco A fuego abierto, del mismo sello, en la categoría mejor álbum vocal instrumental.

Su obra se caracteriza por canciones que parecen siempre urgidas por decir algo, y ese “algo” nunca es nada banal. Las voces empastan a la perfección logrando matices interesantes, subiendo y bajando de acuerdo al momentum de cada tema, siempre en la búsqueda de un sonido peculiar.

Varios de sus temas utilizan la reiteración, recurso que brinda mucha intensidad a cada una de sus presentaciones.

En la actualidad cuentan con un formato más amplio, y han trascendido los escenarios nacionales, para presentarse en varios países de todo el mundo.

CD” Leídos y escribidos”

Tan leídos y escribidos / y no entienden la señal / Tan leídos y escribidos / La masificación / sigue siendo la problemática social.

Tan leídos y escribidos / y el canto de ahora no es para escuchar / Tan leídos y escribidos / Que venga el figurín y el estribillo para gozar / para saltar.

Tan leídos y escribidos / Ahora el que viene de lejos canta mejor / Tan leídos y escribidos / Cantando y buscando la favorable situación / que inteligente solución.

Tan leídos y escribidos / Si no estás en la jugada qué perdición / Tan leídos y escribidos / Que viva el reino del revés / donde nada el pájaro y vuela el pez / y vuela el pez.

Tus aullidos no me quitan el sueño / qué mala suerte / Lo que no nace, no crece / Lo que no nace, no crece.

Tan leídos y escribidos / Tan leídos y escribidos.

Por más que madrugo y madrugo / no logro levantarme más temprano / Por más que me arrimo a buen árbol / mi tronco sigue jorobado.

Tan leídos y escribidos / Tan leídos y escribidos.

Leidos y escribidos. from Lien y Rey on Vimeo.

En ese compromiso con la sociedad, que casi siempre tiene el artista —al menos en su concepción tradicional—, Lien y Rey dedican el presente tema musical a una mirada crítica de la realidad. Específicamente, en cuanto a las cuestiones y problemáticas culturales, que hacen de la sociedad cubana de hoy un espectáculo visiblemente absurdo.

Arremeten, con bastante tino, contra la revolución cultural y el concepto “masificación”, sacando a la luz aquellos intersticios de los que no se habla, pero degradan.

Es importante aclarar, para aquellos que leen HT y no son cubanos, o al menos no tienen un conocimiento cercano de nuestras particularidades lingüísticas, que la frase “leídos y escribidos” es un neologismo bastante generalizado según el uso popular del Castellano, que designa a las personas intelectuales o que cuentan con estudios importantes, cuya locución correcta —que al fin y al cabo no querría decir lo mismo— sería: leídos y escritos.

Pero el título le viene de maravillas a esta canción, porque entre las muchas cuestiones que critica, está esa mezcla peculiar en el cubano de hoy, que lo convierte en algo así como en una gente semi-culta, con ciertos méritos culturales pero aún —y en tanto masa proletaria— con el arrastre de muchas  y muchas generaciones ignorantes.

En este escenario descrito, está también presente el absurdo, que viene de la mano del fracaso educacional y cívico que sufrimos en las últimas décadas. La chabacanería, la ligereza, la superficialidad y el interés. Todo mezclado de manera que las cosas funcionan al revés, y al mérito de la cultura y el trabajo con tesón se le premia con miseria y necesidad, mientras los regguetoneros se pasean en sus carros del año.

Se alude también aquí a otra penosa situación, y ya que los autores juegan tanto con el refranero en español, yo agregaría que: nadie es profeta en su tierra, a menos que viaje al extranjero. Y asimismo es. Cuantos han sido los casos de músicos con poco o mucho talento que levantan una pequeña fortuna en otro país y entonces sí cuando regresan se les abren todas las puertas.

Pero cómo dice el dúo: lo que no nace, no crece, porque hay algo que está mal en todo esto nadie sabe cómo darle solución. Es un mal de origen que mil revoluciones culturales no lograrían resolver. Y por desgracia, aunque nos referimos a un problema dentro de la Isla, tal situación nos excede como país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *