Las empresas españolas quieren seguridad antes de invertir en Cuba

Mango, situada en la lujosa Manzana de Gómez, en La Habana, es una de las pocas textiles españolas presente en Cuba. (14ymedio)

Las compañías de comercio creen que se abre una gran oportunidad, pero que hará falta que se concreten algunos aspectos legales

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – La discreta apertura a la inversión extranjera en el comercio que anunció el Gobierno cubano este mes ha despertado el interés de las empresas españolas, según el diario económico Cinco Días.

El medio español publica este lunes una nota en la que se señala a las empresas que comercializan materias primas, alimentación, bienes de equipo, maquinaria, repuestos, insumos para el desarrollo de industria local o insumos para el desarrollo de las energías renovables serán las más beneficiadas. Así lo considera Hermenegildo Altozano, socio del despacho de abogados Bird&Bird, que asesora legalmente para operar en la Isla.

El especialista advierte, no obstante, de que todo dependerá de uno de los puntos flacos de la inversión en Cuba: la seguridad jurídica. “Los operadores cubanos tendrán que cumplir íntegra y puntualmente los compromisos asumidos frente a operadores extranjeros y habrá que asegurar que no hay restricciones ni condicionantes en las transferencias que se hagan al exterior de Cuba en moneda libremente convertible”, explica.

Ignacio Aparicio, socio de Cuban Desk de Andersen –otra empresa de asesoría jurídica especializada en la Isla– cree que las medidas del Ejecutivo están pendientes de más detalles, pero las considera de interés para los empresarios foráneos. “La participación de la inversión extranjera no era posible hasta la fecha, lo que limitaba la posibilidad de que marcas internacionales de distintos tipos de productos hayan estado presentes en el mercado cubano, pues siempre tenían que acceder a estos canales a través de terceras empresas estatales, lo que dificultaba la correcta implementación de sus políticas de marketing, tales como las relativas a la fijación de precios, rebajas y control de la imagen de marca”, dice a Cinco Días.

Según este medio, las empresas con más opciones son las que ya exportan de alguna manera a Cuba, como las que vendieron bienes de equipo, que en 2021 supusieron un 37% de las ventas a la Isla, con un valor de 235 millones de euros en máquinas, aparatos mecánicos o electrónicos.

Los alimentos, especialmente las conservas de carne y pescado, representaron el 19% (117 millones de euros), y los plásticos, un 8% (49 millones de euros).

Pero también la información especula con el posible desembarco del gigante textil Inditex, que tiene presencia en todos los países del mundo, menos en la Isla. “Las empresas lo han recibido como una buena noticia por la afinidad con Cuba y por la buena aceptación de las marcas en esa región del mundo, pero al mismo tiempo guardan muchos recelos por la incertidumbre y la falta de seguridad jurídica”, apunta Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Nacional de Moda Retail (Acotex).

El empresario, que representa a través de Acotex a más de 800 empresas, considera que si se superan esos obstáculos se abre una oportunidad de negocio grande para las textiles En su opinión, es una gran oportunidad para Tendam (propietaria de las españolas Cortefiel, Springfield, Pedro del Hierro, Women’secret o Fifty); Mango, que tuvo dos tiendas en La Habana de las que solo conserva una, e Inditex. El imperio textil español fundado por Amancio Ortega posee numerosas y populares marcas entre las que destaca la que fue su origen, Zara.

La nota destaca como “exitosa” la presencia española en Cuba en el turismo a través de la gestión de hoteles. Según datos del Icex (entidad pública española que promueve la inversión internacional), hay 100 contratos de administración hotelera en la Isla de los que 70 corresponden a empresas de España. Meliá e Iberostar, con 33 y 18 hoteles, son las que mayor cuota poseen, aunque la activación de los títulos III y IV de la Ley Helms-Burton ha llevado a ambas –especialmente la primera– a verse envueltas en problemas legales pendientes aún de decisiones definitivas.

Además, el Icex revela que tres grupos españoles, Globalia, Atlantic Group Investment y La Playa Golf and Resort, trabajan desarrollando proyectos inmobiliarios de envergadura asociados a los campos de golf El Salado (Artemisa), Punta Colorada (Pinar del Río) y La Altura.

Los extranjeros podrán invertir en comercio mayorista a través de empresas mixtas, contratos de asociación económica internacional o mediante la constitución de una filial en Cuba o el establecimiento de una sucursal como empresa de capital 100% extranjero. En cambio, en el comercio minorista, la única modalidad es la de fundación de una empresa mixta.

La medida pretende paliar la escasez de bienes en la Isla, agravada en el último año, pero aunque los ojos de los inversores están atentos, las advertencias son las habituales y todo dependerá de la letra pequeña de la norma.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.