La vida y la tele en mi barrio

Fernando Ravsberg*

Esta vez la reunión de mi bario no fue tan unánime.
Esta vez la reunión de mi bario no fue tan unánime.

HAVANA TIMES — “Tengo 68 años y a mí me da lo mismo un escándalo que un homenaje, este pueblo necesita que lo respeten”, así empezó una de mis vecinas sus reclamos durante la rendición de cuentas del representante municipal de mi barrio.

Fue un preámbulo adecuado para lo que venía detrás, “los precios del agro mercado, que ahora es cooperativa, son inalcanzables y uno encuentra en la basura lo que se les pudre, prefieren botarlo antes que bajarlo de precio”, dijo la mujer indignada.

Pero el malestar no solo es contra los trabajadores por cuenta propia, mi vecina agregó que también “los productos de aseo personal hay que salir a buscarlos por todo el reparto porque si hay jabón en un lugar la pasta de dientes aparece en otro”.

La mujer echaba chispas cuando aseguró que “el periódico Tribuna de La Habana dice que la distribución de los productos de aseo personal es normal y está en tiempo”, gritando que no escriben más que “mentiras, solo mentiras”.

En mi barrio y en otros del país la recogida de basura es un grave problema.
En mi barrio y en otros del país la recogida de basura es un grave problema.

Finalmente informó que las autoridades de Salud Pública “cerraron la clínica dental del reparto y ya la están desmantelando sin consultar con nadie”, agregando que 3 médicos le habían dicho que a ellos “no los dejaron ni hablar”.

El delegado municipal respondió que ese cierre se corresponde con la racionalización de los recursos de Salud Pública pero la sra. insistó en que se están tomando medidas que afectan a la gente sin consultar al pueblo.

Quedó tan poco convencida con las respuestas del representante que terminó diciendo que “posiblemente esta va a ser la última reunión de rendición de cuentas a la que yo asista”, al comprender que de nada sirve discutir aquí.

Otros se quejaron del trabajo de los servicios de limpieza, de los focos epidémicos que producen las heces fecales que periódicamente se riegan por la calle o de la ineficiencia de las bodegas del Estado que abren a la hora que les place.

Así anda mi barrio

Los precios de la comida son una preocupación del barrio.
Los precios de la comida son una preocupación del barrio.

Oír lo que se dice en una reunión como esta podría servir para tomarle el pulso al país y los malestares que afectan a la gente: los precios de los alimentos, la escasez de productos de primera necesidad y los recortes en los beneficios sociales.

Los precios de la comida son una preocupación del barrio

En la reunión participaban apenas 28 de un centenar de vecinos invitados, ni siquiera estaban todas las familias representadas y, a juzgar por lo que declararon algunos, en las próximas habrá aún menos asistentes.

El desinterés es la consecuencia lógica de tantos años de gestión sin resultados y preguntas sin respuestas, aunque en teoría los delegados del Poder Popular, representantes electos en los barrios, son la máxima autoridad local.

Es la estructura político administrativa más cercana a la población, que debería funcionar como doble polea, para resolver los problemas cotidianos de la gente de su comunidad y trasladar las orientaciones gubernamentales a sus electores.

Los comercios del barrio recibieron también fuerte críticas.
Los comercios del barrio recibieron también fuerte críticas.

En realidad, salvo honrosas excepciones, ellos no tienen poder ni capacidad de gestión. Cualquier funcionario político, dirigente administrativo o un simple gerente empresarial incide más sobre la vida de los vecinos que el delegado que los representa.

Cada rendición de cuentas en mi barrio sirve para que el delegado, que es un vecino más de la comunidad, se excuse diciendo que hizo todas las gestiones que se le encomendaron aunque haya logrado muy escasos resultados.

Después vuelve a aguantar el chaparrón, apunta otra vez las mismas demandas y algunas nuevas y se prepara para volver a la carga en su tiempo libre porque ellos no son políticos profesionales ni reciben remuneración, tienen que trabajar igual que los demás.

Y el ciclo se repite cada año con menos gente presente en las reuniones. Claro que a lo mejor esto solo sucede en mi barrio y en el resto del país las cosas van viento en popa, tal y como lo muestra el noticiero nacional de la televisión.
—–
(*) Visita el blog de Fernando Ravsberg.



22 thoughts on “La vida y la tele en mi barrio

  • Fernando:

    Me has hecho revivir aquellas reuniones de Rendición de Cuentas que, por lo general, y casi desde la misma fundación del Poder Puopular, terminaban invariablemente con un “seguiremos insistiendo” por parte del delegado, y así pasaba el tiempo y un águila por el mar…Dudo que haya algún delegado de barrio, o incluso más arriba, que no haya sido mangoneado por los gerifaltes del Gobierno. Ahora, observemos el patrón de conducta de los vecinos, y por eso digo que no queremos, o no sabemos, usar los mecanismos a nuestra disposición. Si esos 28 lugareños se presentaran juntos y con mala cara en alguna de las oficinas donde se supone que les deben dar las respuestas, quizás las cosas comenzarían a cambiar para mejor…Digo yo

  • Mientras tengamos el modelo statalista de economia y decisiones centralizadas, seguiremos en las mismas. Así son muchas asambleas, nos cansamos de decir las cosas en la base y los de arriba siguen en las mismas. Sin demoratización ni socialización, no hay solución a nuestros problemas.

  • La tristeza que me da ver este testimonio idéntico a lo que viví durante 43 años en Cuba.
    “El cuartico está igualito”.
    Isidro no sigas soñando los 28 lugareños tienen que trabajar por el día como el propio delegado y si van los 28 tampoco van a resolver nada, por que el funcionario no estará o estará reunido, etc.
    Mientras el gobierno no cambie su manera de gobernar, y eso no parece ser posible, sigo pensando que lo que hay es que lograr elecciones libres para sacar al actual gobierno incapaz del poder. El problema es estructural no puntual.

  • La misma historia de cuando se crearon los consejos populares. Nada ha cambiado, solo el desinteres ha aumentado y es una lastima pues no hay nada mas importante en una democracia que la participacion activa del pueblo.

  • Los delegados del Poder Popular en el barrio no tienen forma alguna de resolver las necesidades de su comunidad, todo el mecanismo de las reuniones y rendiciones de cuentas son pura rutina, pantalla para dar imagen de democracia; pero, en la concreta, no se solucionan la mayor parte de los problemas, además muchos delegados (aunque “se supone” que a nadie se abliga a ocupar dicho cargo) no tienen ni tan siquiera la vocación de ejercer cargos públicos de ese tipo, bastante tienen con el día a día de tratar de resolver los problemas de sus propias casas.

  • Marlene:

    Pero si la situación “estructural” debe cambiar – y siempre espero que cualquier transformación sea para mejor -, quién más indicado que la sociedad, el pueblo, las masas, la gente – como le quieran llamar -, es decir, todos nosotros, para echar a andar la carreta. Por otra parte, la desidia, el conformismo y pensar que sólo un Deux ex Machina generará el vuelco, no puede conducir más que a eternizar el aparente círculo vicioso que nos atormenta.

  • Isidro, si se presentan 28 vecinos a protestar en una institucion publica la policia politica los apalea a traves de las brigadas de respuesta rapida y los tildan de mercenarios del imperio en la prensa. Recuerda que en Cuba no es permitida la protesta social, ni las huelgas. Eso se te olvido con los años en China

  • Campos, mas que gobierno estatista centralizado, el problema esta en que los que gobiernan a todos los niveles no son elegidos directamente por el pueblo y por tanto no se sienten obligados a rendir cuentas por su gestion. No hay forma de castigarles con el remedio mas eficaz hasta hoy conocido EL VOTO. Ademas de que no tenemos la opcion de apoyar a otro proyecto politico economico y social distinto al fracasado que nos han impuesto.

    Humbertico (Lindoro Incapaz) en esa reunion diria: Señores, hasta que no nos levanten el bloqueo no se puede recoger la basura en los barrios.

  • Isidro ya te han respondido más arriba si se organizan y van a hacer sus demandas en un grupo de 28, los reprimen inmediatamente que la calle es de los “revolucionarios” no de los ciudadanos. Y los “revolucionarios” sólo pueden plantear el problema por los “canales establecidos” como esto de la Asamblea del poder popular que no funciona.
    Ningún Deux ex Machine, pero “los canales” están todos tupidos por una inmensa burocracia parasitaria y unos órganos de seguridad del Estado con el mayor presupuesto nacional. Si te sales de los canales eres un “mercenario del imperio”
    ¿Te tengo que explicar el sistema cubano cómo funciona?

  • Bueno, ustedes que se quejan del delegado, esta es la respuesta de la Senadora Barbara Boxer a una carta en la que abordaba el tema del Embargo:

    “Dear Dr. Dominguez:

    Thank you for taking the time to write and share your views with me. Your comments will help me continue to represent you and other Californians to the best of my ability. Be assured that I will keep your views in mind as the Senate considers legislation on this or similar issues.

    If you would like additional information about my work in the U.S. Senate, I invite you to visit my website, http://boxer.senate.gov. From this site, you can access my statements and press releases about current events and pending legislation, request copies of legislation and government reports, and receive detailed information about the many services that I am privileged to provide for my constituents. You may also wish to visit http://thomas.loc.gov/home/thomas.php to track current and past federal legislation.

    Again, thank you for sharing your thoughts with me. I appreciate hearing from you.”

    Nada de nada. Una carta que lo mismo da para el Embargo que para el Sin Embargo. Que le hubiese escrito el presidente de Chevron a ver qué le contestaba. La democracia tiene que ser cambiada o implantada en todos lados, no solo en Cuba.

  • Bobo:

    Precisamente porque vivo en China. En tiempos del maoísmo era impensable que la ciudadanía saliera a la calle a expresarse a menos que el Gobierno la convocara. Hoy son cada vez más frecuentes esas expresiones y por disímiles causas, que involucran desde campesinos a quienes los gobiernos locales han despojado de sus tierras, en contubernio con las inmobiliarias, a residentes que no aceptan que el Gobierno edifique en su vecindad una planta química de dudosas consecuencias. Incluso en unas de las entidades en las que trabajé acá, atestigué como mis compañeros de oficina salían en masa a la calle, para pararse frente al edificio y comenzar a gritar a toda voz y con los puños en alto: Fa gongsi, fa gongsi! que llevado a buen castellano es “¡páguennos el sueldo! La actual administración en el poder está bien consciente de que la apertura económica supone cambios en la mentalidad de la población, que gradualmente se hace más crítica y sobre todo más y más independiente. Eso es inevitable.

  • Marlene:

    Pero con tu explicación no haces más que cerrar puertas. ¿O tienes otra solución?

  • Isidro, entonces segun tu la culpa no es del gobierno ni de como esta extructurado el mecanismo de escuchar las quejas o reclamaciones del pueblo sino que toda la culpa recae en nosotros por que no supimos hacerlo bien?
    Ya antes te escribí el caso de los dos médicos que pedían un aumento salarial con una carta firmada por 300 de sus compañeros. El gobierno cubano respondió de la forma más enérgica que conoce. Los despidió. Sólo cuando uno de ellos comenzó una huelga pública de hambre fue que se dieron cuenta del desastre que sería para la opinión pública mundial ver a un médico cubano morir en huelga de hambre en Cuba por reclamar su derecho a ejercer su trabajo de médico.
    Este gobierno “socialista” no tiene perdón.
    El sistema no esta diseñado para escuchar al pueblo y sus problemas y peor aún ninguno de la elite es afectado por los mismos problemas del pueblo. Hombre por eso son un gobierno elitista.
    Ellos siguen viviendo en el país del noticiero. Donde todas las metas se cumplen y el arcoiris multicolor sale cada día. Viven en un país que no existe. O que sí existe pero sólo para ellos.
    Ellos no experimentan el embargo por que en sus hospitales tienen todo lo necesario. Es lo mismo para el pueblo? Ellos no necesitan preocuparse que comerán, pues comen lo que quieran de Cuba y de fuera de Cuba. Ya sabemos los trabajos que cada cubano pasa para poder llevar un plato diario a la boca.
    En fin ellos ni siquiera tienen que preocuparse de que perderán sus posiciones en un voto del pueblo por su mala gestión resolviendo los problemas. Por qué son a propósito un partido único. Y todo esta diseñado para que se puedan reelegir hasta que les de la gana.
    Ellos saben de sobra los problemas, pero son incapaces de resolverlos. Y que se dejen de cuentos sobre el embargo por que ellos saben como hacer cuando quieren cosas para ellos o sus negocios. Tampoco pueden decir que no tienen dinero. El banco que tienen en Londres como puedes ver de la información pública que está en el sitio. Tiene capital y produce dinero. Por qué no se rinde cuentas a cada cubano sobre lo que se hace con cada centavo que Cuba produce? Dónde se gasta? Si distribuimos por igual el gdp a cada cubano trabaje o no, sea niño o viejo, tocaría a 10 mil dolares cada uno. Debemos creer que el gobierno gasta todo ese dinero en cada cubano? Claramente no. Entonces donde está el dinero? No hay forma de ver en que, a menos que pensemos en corrupción y no corrupción pequeña sino de la grande a altos niveles.
    Claro y como no permiten prensa libre y verdaderamente independiente entonces el pueblo cubano es ciego y sordo. Pues sólo una prensa libre he independiente puede hacer las investigaciones necesarias para poder narrar la verdad de Cuba.

  • Julio:

    “El sistema no está diseñado para escuchar al pueblo y sus problemas…” Julio, permíteme disentir en este punto. Contrario a las apariencias en Cuba sí hay – o al menos había hasta hace poco – mecanismos para conocer la opinión popular. Te lo digo porque conozco a personas de mi entera confianza que por años tuvieron la tarea , que les otorgaban los niveles, de ir por los centros de trabajo y los barrios, preguntando y anotando opiniones sobre diversos aspectos de la vida nacional, opiniones que luego “elevaban” a la dirigencia. Cuando te puse el ejemplo de nuestras demandas como microbrigadistas en los finales de los 80, es posible que el éxito de las mismas estuviera vinculado a esas encuestas. O sea, el Gobierno estaba al tanto del descontento que nos quitaba el sueño y en consecuencia actuó. Este mecanismo que te menciono, y que no sé si estaba vinculado a Opinión del Pueblo, que por un tiempo dirigió Darío Machado, era un barómetro bastante efectivo para conocer por dónde andaban los derroteros de la queja pública. No te extrañes que el reciente incremento en el sueldo de los médicos tenga algo que ver con eso. Al final la protesta de los galenos no fue en vano.

  • Isidro, te das cuenta que de la manera que el gobierno cubano trato a esos médicos esta hecho con la intención de provocar miedo. Quien puede oponerse si sabe que será despedido y tratado como un paria? Hay que ser loco o tener muchísimo valor. El costo a un cubano individual es demasiado alto y no debe ser. Deben existir mecanismos de protección contra las arbitrariedades del gobierno. El ejemplo que escribí es una explicación clara de por que lo que planteas de seguir los canales y elevar las cosas no funcionan. Pues le hacen pagar caro a los que lo hagan. Buscan aislar y concentrar y dejar caer todo el poder de un estado totalitario en sólo un pequeño e indefenso individuo. Estos abusos de poder pasan con bastante frecuencia como ejemplos de ello aquí mismo tenemos el caso de Jimmy, de Isbel y de el propio Erasmo.
    No podemos permitir al gobierno estos abusos de poder.
    Como hacemos?
    Qué sugieres?
    Cuantas personas permitirían en una protesta?
    Estamos hablando aquí de un derecho básico. El derecho a protestar. El derecho a decir que no estas de acuerdo con algo el derecho a ser disidente. Todos tenemos ese derecho. No tenemos que estar de acuerdo. Y ningún gobierno tiene el derecho a castigarnos por no estar de acuerdo con ellos.

    Yo protesto por lo que le han hecho a ellos y a los otros millones de cubanos que no pueden escribir aquí y que seguro lo harían sí pudieran. Y por lo que le hacen a tantos cubanos que están completamente indefensos delante de tanta barbarie.
    Isidro te agradezco que as tratado de responder mis preguntas y se que no es tu culpa que los culpables reales se esconden para no responder nuestras preguntas. Y quizás nos acusan de gusanos y de cualquier otra barbaridad con tal de minimizar nuestras protestas que son en mi opinión totalmente válidas.

  • Julio:
    Tu que sabes buen inglés, seguro estás al tanto de la frase “life is about making choices”. Lo que estamos discutiendo aquí tiene que ver con eso. A veces basta que una persona sea capaz de enarbolar un punto de vista para que las cosas que nos disgustan comiencen a cambiar. Eso sí, si al final nadie te sigue, entonces hay poco que hacer. Y creo que de eso se trata también. Una golondrina no hace verano.

  • Mira Fernando estate tranquilo que bastante viviste de “””liborio”””, y cuando te llamaron contar a la “”””casita bonita de trabajo””” empezaste a cambiar tus cartas de cuba, hasta que la BBC se aburrio de tus ultimos articulos adulando el regimen y sobre todo al oportunista de Dias Canel
    Al final tu vas para donde este la marea, mejor retirate con tu cubanita mas joven que tu a disfrutar de las libras que ganaste en cuba… no solo de peso, libras esterlinas…. no te hagas el cubanofilo y el que sabe mas de cuba que los cubanos

  • Las puertas están cerradas hace rato, y no por faltaa de ganas de abrirlas

  • Isidro la solución es sacarlos como se sacó a Batista, porque son unos dictadores , por mucho más tiempo que lo que fue Batista dictador y mucho MÁS MALOS.

  • Pero y que tiene que ver la opinión, ni como piensa esta americana para resolver este asunto interno?

  • Yo insisto en que sí hay modos. Y puse ejemplos. Sólo que hay cambios y “cambios”. Ahora, la realidad monda y lironda es que si una gran mayoría no desea, no le interesa o no sabe abrir las puertas, les sugiero que se sienten y hagan acopio de calma para ver pasar el desfile.

  • Les voy a lanzar una pregunta as todos haber si conocen bien Cuba. ¿Cual es la mayor preocupacion de las personas cuando van a la asamblea del poder popular?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.