La verdadera historia (olvidada) de un parque llamado John Lennon

Para mi hermanito Santiaguito Feliú que estás en los cielos y para su bello hijito Mateo, que nació el 7 de marzo de 2014

Por Jorge Dalton*  (Café Fuerte)

Carlos Alfonso, Carlos Varela, Dagoberto Pedraja, Pablo Menéndez, Esteban Puebla en concierto. Foto: Jorge Dalton

HAVANA TIMES — En diciembre de 1990 fui parte de uno de los acontecimientos musicales más bellos que recuerdo de mi Habana. Se trata del Primer Gran Concierto de Homenaje a John Lennon, en el parque de 17 entre 6 y 8 en el Vedado, donde años después se develara una estatua y se bautizara oficialmente con el nombre del legendario músico inglés.

El primer concierto para  Lennon se comenzó a gestar meses antes y fue una iniciativa de Carlos Alfonso, Ele y Síntesis, a la cual se sumaron también los músicos Carlitos Varela, Santiaguito Feliù, Pepe Piñeiro (ex integrante de Los Pacíficos), Dagoberto Pedraja, el grupo Gens, Pablo Menéndez y su grupo Mezcla, Gerardo Alfonso, otros músicos y, por supuesto, un grupo de amigos cineastas, escritores, pintores, técnicos y locos por la vida que teníamos el amasado sueño de homenajear a Lennon y Los Beatles. Hacer justicia por la ofensa y la ingratitud que había significado en los años 60 y 70 la prohibición oficial en Cuba de los Cuatro de Liverpool.

En una azotea muy céntrica

Ele y Carlos Alfonso, me citaron a una reunión en que asistimos los que conformarían el grupo organizador y los apoyos que daríamos al evento. A mí se me pidió dirigir el concierto para la televisión, con la posibilidad de gestionar cuatro cámaras de video y un camión de remoto ante el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), donde trabajaba.

El concierto tendría lugar en la azotea baja del Hotel Habana Libre, en la esquina de L y 23, corazón de La Rampa y una de las zonas más transitadas de la capital. El plan era montar todo el sonido y el aparataje de grabación de video un viernes y que coincidiera con las actividades del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, pero sin hacer la más mínima publicidad ni anuncio alguno.

Los músicos involucrados llegarían en horas de la tarde y comenzaría el concierto con las canciones de Los Beatles y así sorprender a La Habana y los transeúntes que en ese momento estarían pasando, de similar forma que John, Paul, George y Ringo lo habían hecho en Inglaterra en el último concierto al final de sus años como banda y que fue nombrado popularmente como “concierto en la terraza” o “concierto en el tejado de los estudios Apple”.

Pepe Piñeiro, Santiago Feliu y Ele Alfonso.

La idea era genial. Todos estábamos hermanados y convencidos que fraguábamos un proyecto inédito en Cuba. Logré el apoyo del ICRT, aunque no la tenía nada bien con Juanito Hernández, el director del Canal 6 y uno de los vicepresidentes del ICRT, y se aprobó el camión de remoto con las cuatro cámaras y todo el personal técnico. Además, contaba con el apoyo del colectivo de A Capella, programa de televisión que yo había creado y dirigía en ese tiempo, junto a Guille Vilar, Lily Rentería, Lola Pedro, Gloria Diliz, Tomás Pliego y Gladys Infante, a quienes también se había sumado los miembros del Taller de los Inundados (José Llanes, Ivan Oms, Miguelito Candelario, Jorge Trinchet y Camilo Hernández).

Todo iba viento en popa hasta que fuimos citados a una reunión en el Comité Nacional de la Juventud Comunista (UJC) en La Habana Vieja, frente al museo de la Revolución. En esa junta se nos dijo que la idea del concierto en la azotea del Hotel Habana Libre “no procedía”. La UJC se había involucrado en el evento y hasta ese día, nos había apoyado en todo.

Petición denegada

Se nos recomendaba mejor hacerlo en los techos del edificio de las compañías aéreas en 23 entre Infanta y P, algo técnicamente imposible. Una, que los músicos no se verían; la otra, que las condiciones de sonido eran fatales; y, por último, era imposible hacer la grabación para televisión. Para colmo las ráfagas de viento que soplan en esa área en diciembre echarían todo a perder. Seguimos insistiendo que tenía que ser en L y 23 y de ahí no nos salimos.

A los pocos días se nos comunicó de parte de la Dirección del Partido, a través de la misma UJC que la azotea de 23 y L estaba considerada “un sitio estratégico” y por lo tanto, no se nos daba autorización para proceder con el concierto. Después de eso, los muchachos de la Juventud Comunista se retiraron y no los volvimos a ver más ni en los centros espirituales.

El público que abarrotó ese día el parque de 17.

Para colmo, el director del Canal 6 me comunicó que todo el apoyo de parte del ICRT con el camión de remoto quedaba suspendido. Representantes del Partido Provincial (PCC), que tiene su sede en la calle M entre 21 y 23, habían llegado a reunirse con Juanito Hernández y sugerirle que suspendiera “esa jodedera” del concierto “ese” de Los Beatles.

Ese día armé un berrinche de los grandes, al punto que Danilo Sirio -hoy director del ICRT- decía: “Ahora si Daltoncito se volvió loco”. Casi me botan, pues convidé a “fajarme a los piñazos” en el parqueo del ICRT a Juanito Hernández, quien por suerte para mí era casi de mi tamaño, yo un poquitico más alto y estaba seguro que sería una pelea fácil, pues le tenía bien medido el ojo izquierdo. Lamento que se haya ido de este mundo sin probar mi pegada, porque me tenía ya muy jodido con toda su censura y toda su mierda.

Todo se comenzó a joder o ya estaba más que jodido. Entonces viendo que los ánimos estaban por el piso, le dijes a Carlos Varela, a Santiaguito, a Isabel la China, a Ele y Carlitos Alfonso que yo ofrecía la azotea de mi casa que era particular, que hiciéramos todo ahí y nos olvidáramos de L y 23, que yo conseguiría las cámaras por otro lado. Pero en eso apareció la posibilidad de hacerlo en el parque de 17. Los vecinos de esa zona habían dado su respaldo y decidieron colaborar con el evento.

Colgados de la brocha

Casi todos los apoyos oficiales se habían ido por un tubo y hasta algunos músicos hermanos nos habían dejaron colgados de la brocha. Los músicos que se involucraron hasta el final pusieron a disposición todos los recursos que tenían cada quien en cuanto a sonido, consolas, cablería, instrumentos musicales, tarimas etc y nos conformamos con hacerlo ahí.

Llegó el día D y todo corrió de boca en boca desde la mañanita. Comenzada la tarde, el parque estaba inundado de gente, en su mayoría jóvenes. No cabía un alma y el concierto arrancó de manera casi improvisada. Uno de los acontecimientos musicales más emotivos, de los que más amo y recuerdo.

No tuvimos muchas condiciones de calidad de sonido. La electricidad, la agarramos de los postes de la luz y de casas particulares; no se pudo casi ni ensayar, aunque opino que los músicos cubanos no tienen que estar ensayando tanto para que las cosas salgan bien y así fue. Todo funcionó mejor de lo que pensamos. El parque también fue rodeado por un fuerte cordón de policías que a la larga terminaron cantando y tarareando junto a todos nosotros, “Yesterday”, “A Hard Day’s Night” , “Come Together” o “Let It Be”.

La mayoría de los reunidos ahí pertenecíamos a los denominados “Hijos de Guillermo Tell”. Carlos Varela, acompañado del Grupo de rock Gens, aportó aun más a la emoción general, tocando su pieza “Guillermo Tell”, que era casi un himno para todos nosotros. Aquella muchedumbre vibró como nunca. Una vez terminada la emblemática pieza, Varela tomó  el micrófono y propuso bautizar a ese parque con el nombre de John Lennon, y así se llamó a partir de ese día.  De pronto vino “Hey Jude” y con un coro gigante se cerró así el inolvidable concierto.

Fidel Castro, una década después

Con el equipo de A capella se logró registrar en video parte de lo que aconteció allí e hicimos un programa especial con nuestra conductora Lily Rentería, pero no sé si aun esas escasas imágenes existan.

En December 2000, Fidel Castro develó una estatua a tamaño real de John Lennon en el parque de 17 en el Vedado. Foto: www.lajornadasanluis.com

El Monguí, realizador del ICAIC,  filmó algo en 35 mm pero nunca he podido ver lo que hizo. Incluso sé que hay muy pocas fotos y no se habla mucho de lo que pasó ni lo que ese gran concierto multitudinario significó.

Una década después, en ese mismo lugar, se efectuó un acto al que asistió Fidel Castro y otras autoridades de gobierno con todo el apoyo logístico y protocolar que eso significaba, con excelente sonido y luces de lujo, además de la asistencia de intelectuales, músicos y artistas reconocidos. Irónicamente también se encontraban presentes algunos de los que tuvieron que ver directamente en la decisión de prohibir a Los Beatles en Cuba y para colmo algunos dirigentes del Partido y el ICRT que habían hecho todo lo posible por  impedir el homenaje a Lennon en diciembre de 1990.

Para cerrar con broche de oro, se develó la famosa estatua de John Lennon, obra del escultor cubano José Villa y tuvo lugar un concierto de rock simultáneo en la Tribuna Antiimperialista, con todos los apoyos habidos y por haber.

Muchos piensan que ese fue el “gran acontecimiento que le dio vida y reconocimiento nuevamente a Los Beatles en Cuba”. En realidad no fue así. La mayoría ignora el auténtico homenaje. Hoy hurgando en mi archivo fotográfico encontré las únicas cinco fotos que sobreviven de un rollo que tomé con mi cámara soviética Zenit y que sucumbió en la llamada “Tormenta del Siglo” del 13 de marzo de 1993.

Esas fotos recogen parte de lo que aconteció ese día. Fue así que me dio por contar la verdadera historia olvidada del Parque John Lennon de La Habana.

*Cineasta cubano salvadoreño, hijo del poeta salvadoreño Roque Dalton (1935-1975). Creció entre Praga y La Habana, y se afincó finalmente en San Salvador, donde actualmente reside y trabaja como realizador de audiovisuales.


11 thoughts on “La verdadera historia (olvidada) de un parque llamado John Lennon

  • el 23 agosto, 2016 a las 4:47 pm
    Permalink

    pero nocturno no fue de los primeros que puso a los beatles en cuba, quiza de lejos uno de los ultimos. aunque si los temas de los brincos, cuya discografia era propia y practicamente no versionaron a nadie. es dificil decir el primero que puso a los beatles en la radio cubana, pero yo diria que fue chucho herrera en sorpresa musical con el tema michelle. el viejo recuerdo y la mayor promocion hace que todo el mundo le apunte a nocturno muchas cosas que no hizo. pero, por ejemplo, si puede agregarle que en un momento dado le nego a oh darling (tambien de los beatles) el primer lugar en su seleccion de selecciones.

  • el 8 abril, 2014 a las 8:41 pm
    Permalink

    jaja..oye, llévame suave…que yo sólo conté una anécdota de juventud. Y ten en cuenta, como siempre digo, que cómo no quedan pruebas escritas, nadie va a querer cargar con el muerto, por aquello que dice el chino: “papelito jabla lengua…”

  • el 8 abril, 2014 a las 8:06 pm
    Permalink

    a mediados del año 1965, encontrandome yo, cumpliendo con el 1er.llamado del SMO en una gran unidad que estaba en la carretera de San Antonio a Alquizar, conocida como “la vaca muerta”, empezo a correr el rumor entre los reclutas (todos jovenes entre 18 y 20 años) de que por las noches en la emisora Radio Progreso habia comenzado a transmitirse un programa llamado “Nocturno”, y como algo novedoso, en el mismo se podian escuchar temas de un grupo ingles conocido como Los Beatles, tambien se escuchaba a un grupo español “Los Brincos” que interpretaban los mismos temas del grupo anterior que era ingles, pero en español, la historia seria larga, la resumo, en que se comenzaron a formar grupos, que a escondidas oian el programa (esta unidad tenia mas de 2,000 reclutas) ya que los cabos y sargentos comenzaron a amenazar de que tomarian represalias con los que oian esa musica contrarrevolucionaria (a pesar de ser un programa de Radio Progreso), en el grupo donde yo estaba (en otros tambien) hicimos una colecta y fuimos con el dinero a la tienda La Epoca (San Rafael y Aguila), a pesar de los ruegos no nos quisieron vender el radio, ya que era por la libreta y un articulo basico, pero en definitiva lo compramos y “clandestinamente” comenzamos a oir Nocturno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *