La venta de la papa moviliza a los habaneros

Por Vicente Morín Aguado

Al caer la tarde del viernes 24 de febrero.

HAVANA TIMES — El viernes comenzó en la capital cubana la venta de papa, cosecha 2017, bajo el control de la libreta de abastecimientos, una primera vuelta de 4 libras por persona. Ante la impotencia de no contar con mejor oferta, la mayoría de las personas acepta como buena la decisión gubernamental, mientras de hora en hora aumenta la aglomeración humana frente a cada mercado de gestión estatal designado al efecto.

Vecinos de la calle Manrique, entre Reina y Salud, coinciden al comentar: “No hay otra opción, al menos, cierto orden el primer día y cogemos todos. Por la libreta es lo mejor que han hecho.”

Maritza Morales, quien vive en el barrio Los Sitios, cuyos consumidores de acuerdo con el número de cada bodega—pequeñas unidades dedicadas a la exigua cuota normada mensual— deben comprar en el lugar referido, agrega un detalle: “Por poco no doy con dónde me toca comprar; le pregunté a dos bodegueros en la calle Carmen, nada sabían; finalmente, en la esquina de Campanario había un cartel escrito  con la dirección.”

La concentración del producto en pocos puntos de venta complica las cosas, por ejemplo, el mercado de Desagüe y Subirana atiende 23 bodegas. Otros dos chequeados muestran cifras parecidas. La justificación de tal medida apunta hacia el control ante inevitables ventas “ilegales”, violando la norma establecida estatalmente.

Esta vez no funcionó el sistema de aviso a la población, eficiente tratándose de cualquier marcha masiva de carácter político convocada por el Partido Comunista. La sospecha es el intento por minimizar el impacto, tratándose de la vianda más requerida por la población, alejada de cualquier forma de venta durante un año.

Sin embargo, frente a cada Mercado Agropecuario Estatal (MAE), cartones escritos de factura improvisada, detallaban los números de cada bodega y otros detalles, entre otros, que “la papa vence a los siete días del último camión. Se despacha cada núcleo—familia censada— completo. Precio, 1 peso—moneda nacional— la libra.”

En la cola, alguien comentó con sorna: “Menudo problema para los divorciados que conviven obligados en un mismo núcleo, ahora tendrán que buscarse una pesa y dividirse las papas en casa.”

Buscando donde puede comprar su cuota de 4 libras de papas.

Entrevistado por el periódico nacional Juventud Rebelde, Yosvani Pupo Otero, director de Ventas Minoristas del Ministerio de Comercio Interior, develó el carácter desigual de la distribución estatal cubana del tubérculo más vendido en el mundo: “La región oriental, desde Camagüey, no se beneficiará de esta venta controlada, ante la falta de transporte para el traslado del producto.”

Media Cuba se quedará sin comer papa, al menos, a través de las ventas estatales, únicas legalmente posibles, de un alimento  cuya comercialización está bajo estricto control monopólico estatal.

Así y todo siempre hay grietas ante el absurdo,  frente al mercado de Arrollo, barrio Cuatro Caminos, en la cola se afirma que “cuando pase la ola del primer día, pagando el doble consigues un saco de 100 libras. Ya veremos otra vez a los revendedores ambulantes con sus bolsitas de a 5 libras por un dólar.”

Al caer la tarde permanecían las filas de ansiosos en “el país de las colas”, según sentencia popular. Por el momento la ciudad se moviliza sin consignas políticas, a la carga contra las primeras libras de papas del presente año.

9 thoughts on “La venta de la papa moviliza a los habaneros

  • De relajo nada… todo está fríamente calculado. Si se mal acostumbran a tener cosas básicas como la comida, resueltas sin pasar demasiados trabajos, van a comenzar a tener tiempo para pedir cosas “superfluas” como libertad individual o acceso a real información y eso no se puede permitir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *