La solidaridad ciudadana ante la negligencia del Gobierno con la covid-19

Acciones de apoyo incluyen entrega de kits de prevención y alimentos, consultas médicas y medicinas gratuitas para atenuar impacto de pandemia

Por Juan Carlos Bow  (Confidencial)

HAVANA TIMES – La solidaridad ha sido la respuesta ciudadana al manejo negligente del régimen orteguista a la covid-19. Entregar kits de prevención y paquetes de alimentos; realizar consultas médicas y dar medicinas gratuitas; desinfectar vehículos sin costo, son algunas de las medidas que revelan cómo los nicaragüenses se apoyan unos a otros en tiempos de pandemia.

Ciudadanos de a pie y organizaciones civiles, nacidas después de la rebelión cívica de abril de 2018, trabajan desde este abril de 2020 para contener el contagio de la covid-19, y atenuar el impacto económico de la pandemia en muchas familias.

La prevención de la covid-19 ha sido el foco original de atención de todas las iniciativas ciudadanas, por lo que la entrega de paquetes higiénicos —jabón, alcohol líquido o en gel, mascarillas, caretas, cloro y guantes—, es la principal medida que desarrollan.

Katherine Benavidez, integrante de la célula de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) en Ciudad Sandino, indicó que su trabajo empezó con “la concientización de quedarse en casa”; sin embargo, observaron que “no era para nada funcional porque la gente tenía que salir a trabajar. Entonces vimos que teníamos que hacer una campaña de prevención”.

Actúan ante pasividad del régimen

La pandemia se oficializó en Nicaragua, el pasado 18 de marzo, con el anuncio del primer caso confirmado. Desde ese día hasta la fecha, el Ministerio de Salud (Minsa) ha reportado 3147 casos positivos y 99 muertes por coronavirus. Sin embargo, el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 registra 8508 casos sospechosos y 2397 fallecimientos vinculados al nuevo coronavirus, incluyendo 137 neumonías en el este período.

Desde el inicio de la crisis sanitaria, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo se ha negado a implementar medidas de restricción, bajo el argumento de que si lo hacen “el país se muere”, en relación al impacto en la economía, mayoritariamente informal. El manejo de la pandemia ha recibido críticas de expertos y organizaciones médicas nacionales e internacionales.

“La pandemia nos obligó a ver la necesidad que había en Nicaragua, porque sabemos que no hay medidas de higiene por parte del Gobierno. Entonces como dice la frase: solo el pueblo, salva al pueblo, y los jóvenes hemos tomado esta iniciativa”, comenta Adonis Alemán, coordinador de la Asociación de Jóvenes y Estudiantes de Nicaragua (AJEN).

Róger Reyes, de la Coalición Departamental de Carazo, destacó que la iniciativa de entregar alimentos nació “al ver tanta necesidad en el departamento de Carazo”, y observar el papel “negligente” de las autoridades municipales.

Iniciativas en departamentos

Por su densidad poblacional, en Managua y sus municipios se concentran la mayoría de las iniciativas de solidaridad, pero en el departamento de Carazo, y en el municipio de Camoapa, de Boaco, han surgido diligentes movimientos ciudadanos.

En Carazo, está la Coalición Departamental y el grupo Amor a Carazo; mientras en Camoapa se ha organizado un Comité Ciudadano. En ambos casos, las iniciativas se encargan de entregar paquetes de prevención y alimentos, así como dar consultas médicas y medicinas gratuitas.

Integrantes del Comité Ciudadano de Camoapa preparan los paquetes de alimentos que entregaran a familias de escasos recursos. Foto: Nayira Valenzuela

“Hay una comisión de siete médicos que atienden a los pacientes vía telefónica, les recetan y les mandan exámenes, y luego nos lo remiten a nosotros si hay problemas económicos, para que los podamos apoyar. Hemos apoyado con medicamentos, placas y exámenes de laboratorios”, dijo Ramón Mendoza, coordinador del Comité Ciudadano de Camoapa, que está integrado por un representante de la Alcaldía, de la Cruz Roja, de la Iglesia católica y evangélica, y de la población civil.

“La idea (inicial) era apoyar solamente lo del kit de protección y un paquete de alimento, para aquellas personas que se mandaran a cuarentena. Pero, una vez formados hemos visto que salen miles de necesidades”, mencionó.

Atención limitada

Carazo y Boaco ocupan el lugar diez y doce, respectivamente, en el índice de casos sospechosos por departamentos según el conteo extraoficial del Observatorio Ciudadano.

Carazo registra 212 casos sospechosos y unas 51 muertes vinculadas al nuevo coronavirus. En Boaco, se reportan 178 casos sospechosos y unas 46 muertes asociadas a la covid-19, hasta este 15 de julio.

Ambas iniciativas departamentales han recibido solicitudes de apoyo de ciudadanos de otros departamentos vecinos, pero en estos casos la ayuda se limita a la atención médica, pues carecen de recursos para ampliar su territorio de acción.

“La idea es apoyar Camoapa. No queremos crear demasiadas expectativas, pues económicamente sería falso decir que podemos. Camoapa es grande y extenso, y si ya comenzamos apoyar otros municipios se nos podría venir la avalancha, y no tendríamos capacidad”, subrayó Mendoza.

Papel de la Policía Nacional

Las iniciativas ciudadanas se enfrentan al acoso y al miedo que representa la Policía Nacional. El pasado seis de junio, el joven Esly Cerda, junto a un compañero, fumigaba y entregaba kits de prevención a familias pobres del municipio de La Conquista, en Carazo, cuando fue detenido por agentes policiales.

“Iba en mi motocicleta junto a un amigo cuando fuimos repentinamente detenidos por una oficial de la Policía. Parece que nuestro delito era cargar un par de bombas para fumigar en las viviendas”, dijo Cerda a CONFIDENCIAL. La Policía le retuvo por tres días su motocicleta.

La experiencia del joven sirvió de ejemplo para los integrantes de las demás iniciativas, quienes han extremado las medidas de seguridad. “Algunos hemos lidiado con la persecución desde abril de 2018, por lo que no anunciamos cuando vamos hacer entregas”, señaló Benavidez.

“Una vez fuimos (a entregar kits de prevención) a una de las calles principales de Jinotepe, Carazo, al día siguiente en esa misma calle ya estaba la Policía, creyendo que íbamos a realizar otra entrega. Por eso no acostumbramos volver a un lugar donde ya entregamos; es por motivos de seguridad”, relató Reyes.

Campaña de desprestigio

Además del temor a la Policía Nacional, las iniciativas ciudadanas se han enfrentado a campañas de desprestigio de parte de simpatizantes sandinistas.

Desde cuentas en redes sociales, fanáticos orteguistas han acusado a los ciudadanos de regalar mascarillas infectadas con el coronavirus, o las descalifican indicando que solo los “golpistas las usan”.

“Eso (campañas) se les cae bien rápido porque la realidad de la gente es otra. La gente tiene mucha necesidad y te agarran el kit, no andan preguntando quién lo entrega. Si fueran ellos (simpatizantes o funcionarios sandinistas) llevarían sus camisetas y sus distintivos. Nosotros no llevamos nada que nos distinga, no hay ningún distintivo que diga que somos azul y blanco”, explicó Dolly Mora, integrante de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN).

Entrega sin distinción

Pese al acoso del régimen, los promotores de la solidaridad continúan con una labor, que ha beneficiado a miles de nicaragüenses de todos los credos y tendencias políticas. Al menos mil kits de prevención han entregado, como mínimo, cada una de las iniciativas consultadas por CONFIDENCIAL.

“Como comité ciudadano apostamos por apoyar a toda la población, independientemente de quién sea, si aquí viene un policía y necesita nuestro apoyo, igual se lo daremos”, aseguró Mendoza.

Reyes subrayó que “dentro de la clínica virtual hemos atendido a personas que le trabajan al Gobierno o que son simpatizantes del sandinismo, pero que no son de Ortega. Ellos están claros que el régimen no les está garantizando seguridad en el sector de salud, o métodos para prevenir la pandemia”.

Estas iniciativas se mantienen fundamentalmente con apoyo de los pobladores, y algunas cuentan con aportes de nicaragüenses en el extranjero. Cualquier donación en especies o ayuda económica debe ser canalizada a través de las páginas en Facebook de las iniciativas.

“Tenemos gente que apoya no necesariamente con dinero, nos dan galones con jabón líquido y nosotros lo distribuimos en frasquitos; incluso algunos emprendedores que hacen por galones el alcohol y el cloro. También hay talleres que hacen mascarillas y nos han donado. Entonces, es una red de solidaridad”, resaltó Mora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.