La senda de destrucción y muerte de Sandy

Alberto N Jones

HAVANA TIMES — Al viajar por Guantánamo, la Maya, Songo y Santiago de Cuba, busqué en vano las palabras que describieran la horrible, devastadora e increíble senda de destrucción, sufrimiento y muerte dejada por Sandy, otro mortífero huracán que visitó nuestro país.

Miles de personas de las organizaciones locales y fuerzas de la defensa civil laboraban intensamente en la remoción de árboles caídos y tendidos eléctricos obstruyendo calles y carreteras, construyendo vías alternas o reforzando estructuras debilitadas.

La escena de mujeres, ancianos y niños rescatando algunos de sus escasos bienes mojados o destruidos, era simplemente conmovedora.

Santiago de Cuba, la ciudad más caribeña, rumbera, amistosa, ruidosa y hospitalaria de nuestro país, permanecía envuelta en un silencio ensordecedor de desesperanza, inseguridad e impotencia ante la masiva destrucción.

Cientos de calles permanecen bloqueadas, ríos y arroyos desbordados han arrastrado las vías férreas, la falta de electricidad y servicios telefónicos y el pobre abasto de agua potable, son algunas de las más acuciantes necesidades del momento.

Decenas de miles de casas, escuelas, círculos infantiles, hospitales, centros de cultura y deportes sin techo, total o parcialmente destruidos, es la imagen prevaleciente por doquier.

Críticas horas se avecinan para cientos de miles de víctimas atrapados en el foco de destrucción creado por Sandy, que al salir por Banes al noreste de Cuba, como lo hizo Ike en el 2008, destruyó estas comunidades.

Durante los últimos veinte años, la Fundación Caribeña Americana de los Niños, PO Box 353593, Palm Coast, Fl., 32135, [email protected], ha brindado su ayuda incondicional a los necesitados de nuestra región.

Nuevamente estamos recurriendo a toda persona preocupada y caritativa, para que abran sus corazones en este momento de dura prueba y ayudarnos para recolectar y transportar donaciones vitales para las desesperadas víctimas dejadas en la senda de destrucción y muerte de Sandy.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *