La salud, locomotora de la economía cubana

FERNANDO RAVSBERG*

En la actualidad los médicos de Cuba trabajan en 60 países. Foto: Raquel Pérez
En la actualidad los médicos de Cuba trabajan en 60 países. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Los 40 000 colaboradores de la salud cubanos que trabajan en 60 países se han convertido en la principal fuente de ingresos de Cuba. Aportan unos U$D 5 mil millones al año, cifra que supera ampliamente al turismo, las remesas familiares o el níquel.

Según informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, actualmente el contingente de cooperantes incluye a 15 mil médicos, 2300 oftalmólogos, 15 mil licenciados, 5000 técnicos de la salud y 800 personas de servicio.

El trabajo de los que prestan servicio en Venezuela permite que Cuba reciba a cambio 100 mil barriles diarios de petróleo. Pero hay también cooperantes en otros países de la región, unos 4000 en África, más de 500 en Asia y Oceanía y 40 en Europa.

El atractivo de los médicos cubanos para muchos países del Tercer Mundo es que están dispuestos a trabajar en lugares que los nacionales evitan, como los barrios marginales o en las zonas rurales de difícil acceso, donde el poder adquisitivo de las personas es mínimo.

75 mil médicos

En 1959 Cuba contaba con apenas 6000 médicos, la mitad de los cuales emigraron. La crisis sanitaria que se derivó le planteó al nuevo gobierno la necesidad de formar galenos de forma masiva. Medio siglo después tienen 75 mil, uno cada 160 habitantes.

Se logró convirtiendo a todos los médicos en profesores, abriendo facultades de medicina en todo el país y priorizando el acceso de estudiantes a este sector. Todo facilitado por la gratuidad de una enseñanza en la que no se paga ni siquiera los libros.

Pero pesar de la escasez de médicos, en 1963 salió la primera misión de cooperantes de la salud a Argelia para apoyar a los guerrilleros que acababan de lograr la independencia. Eran los primeros de los 130 mil colaboradores que han trabajado en 108 países.

En un comienzo, los servicios médicos cubanos en el exterior fueron, en su mayoría, gratuitos. Es a partir del intercambio con Venezuela que Cuba empezó a recibir beneficios y el gobierno de Raúl Castro extendió esa política a todo el mundo.

El tema es uno de los muchos que han dividido a Cuba y EEUU, al punto de que Washington tiene un programa que facilita las visas para los médicos cubanos que estén trabajando en un tercer país. Esto explica que La Habana sea tan parca a la hora de informar sobre sus acuerdos con cada nación.

Los médicos de Cuba están dispuestos a trabajar en las zonas más pobres o apartadas. Foto: Raquel Pérez
Los médicos de Cuba están dispuestos a trabajar en las zonas más pobres o apartadas. Foto: Raquel Pérez

Según fuentes oficiosas, en Venezuela se pagaban los servicios por consulta y la más barata costaba, en el 2008, unos U$D 8. Aseguran que en el hospital cubano de Qatar los precios son altísimos mientras que Sudáfrica pagaría unos U$D 7.000 mensuales por cada galeno.

Los incentivos

La gran fuente de voluntarios entre los médicos se debe a motivaciones de orden profesional, humano y también económico porque los salarios de los cooperantes son muchísimo más altos que los de los que trabajan dentro de Cuba.

El Ministerio de Salud Pública eludió hablar del tema con nosotros y varios médicos nos aseguraron que necesitan su autorización para conceder entrevistas. Finalmente dos doctoras aceptaron conversar de forma anónima.

No es extraño que entrevistáramos dos médicas porque el 64% de los cooperantes cubanos de la salud son mujeres. “Alicia” estuvo 7 años en Venezuela y, a pesar de estar ya jubilada, nos dice que “si me propusieran regresar aceptaría sin pensarlo”.

“Me motivó la atención de diabéticos porque padezco esa enfermedad, empecé en la Misión Milagro con la gente que perdía la visión por esa causa”, nos cuenta la doctora y agrega que “también buscaba una mejora económica porque el salario no me alcanzaba”.

“Yo llegué a Venezuela ganando 400 bolívares pero nos fueron subiendo y antes de regresar ganaba 1400”, nos cuenta y agrega que, mientras dura el voluntariado, “en Cuba te ponen más dinero en tu cuenta bancaria y nos dan una tarjeta para comprar en algunas tiendas de divisas con un 30% de descuento”.

Recuerda que “trabajé con el pie diabético, atendimos y dimos seguimiento a más de 500 casos y solo hubo que amputar a 10. Fue una experiencia maravillosa, son cosas que uno nunca olvida, eran gente pobre pero todavía algunos me llaman a Cuba”.

¿A Brasil?

“Juana” tiene 35 años y es Médico de la Familia en Cuba, recién graduada dejó a su esposo e hija durante 4 años para trabajar en Venezuela. Sus motivaciones fueron desarrollarse profesionalmente, conocer mundo y resolver su situación económica.

“Estaba recién graduada y no tenía absolutamente nada, gracias a la misión amueblé toda la casa”. Ahora tiene la posibilidad de volver viajar, “el Ministerio hizo un llamado para trabajar en Brasil en unas condiciones mucho mejores que las de Venezuela”.

Recientemente Brasilia intentó contratar 6000 galenos cubanos pero el colegio médico protestó. Aducen que están mal preparados, a pesar de que la OMS ubica al sistema de salud de Cuba en el puesto 39 a nivel mundial mientras que Brasil ocupa el lugar 125.

Aun con 15 mil médicos en el extranjero, Cuba cuenta con un galeno cada 200 habitantes una cifra superior a cualquier otro país de la región. Foto: Raquel Pérez
Aun con 15 mil médicos en el extranjero, Cuba cuenta con un galeno cada 200 habitantes una cifra superior a cualquier otro país de la región. Foto: Raquel Pérez

En los 5 continentes

Cuba logró formar tantos galenos como para que Fidel Castro creara las casas del Médico de la Familia, repartidas por todos los barrios y pueblos como primer escalón de atención antes del policlínico y del hospital.

Este es el programa más afectado por la salida de médicos al exterior. El cierre de algunas de estas casas de salud molesta a la población porque los aleja del galeno, provoca una mayor concentración de pacientes y aumenta los tiempos de espera.

Sin embargo, han logrado mantener los principales indicadores sanitarios, como la mortalidad infantil por debajo de los 5 por cada mil, la esperanza de vida cercana a los 80 años y también los programas de contención del VIH SIDA.

La mayoría de los ciudadanos conocen los beneficios que implica para si mismos la cooperación sanitaria. “Si no fuera por el trabajo de los médicos en Venezuela seguiríamos con los apagones de 8 horas diarias”, me explica Pablo, obrero de un taller.

De todas formas, acostumbrados a tener el médico a un par de cuadras de la casa, la mayoría protesta a pesar de que en Cuba quedan 60 mil galenos, 1 por cada 200 habitantes, una mejor relación que en muchos países desarrollados.
—–
(*) Leer los reportajes y comentarios de Fernando Ravsberg en su blog cartasdesdecuba.com.


11 thoughts on “La salud, locomotora de la economía cubana

  • el 23 junio, 2013 a las 9:43 pm
    Permalink

    por supuesto el capital Humano cuesta mucho dinero y eso es lo que estan hacienda.

  • el 16 junio, 2013 a las 5:43 pm
    Permalink

    Es Fernando Ravsberg quien ataca y ofende a los cubanos con su seudoperiodismo parcializado que trata de contar muchas veces las cosas en un modo totalmente manipulado: o con omisiones o con medias verdades o incluso con impúdicas y absurdas mentiras.

  • el 15 junio, 2013 a las 2:05 pm
    Permalink

    Esto también es muy cierto.

  • el 15 junio, 2013 a las 2:04 pm
    Permalink

    Esa es una triste realidad, desafortunadamente. Cuba debería de contar con un sistema de emergencia y ambulancias semejantes al 911 en USA. En Cuba, si te da un ataque al corazón, probablemente ahí quedes, por las razones antes mencionadas. Eso debería de ser prioridad. No solo un ataque cardiaco, sino un accidente, un herido que necesite atención urgente etc.

  • el 11 junio, 2013 a las 5:56 pm
    Permalink

    No hay porqué atacar a Ravsberg. Está informando de una realidad que es muy triste para los médicos cubanos y para muchos pacientes y está diciendo mencionando verdades que no se pueden ocultar como el hecho de que Cuba ha formado miles de galenos, precisamente como una política del estado para vender fuerza de trabajo profesional, explotarla y obtener divisas. Quizás le faltó decir que a los médicos que ya cumplieron misión, no se les está pagando la cantidad en dolares de por vida, que se les prometió. Hay médicos que cumplieron varias misiones, por ello sufrieron enfermedades, accidentes y desde luego separación de la familia con todas sus consecuencias, pero como ya no son internacionalistas ahora tienen que conformarse con su salario miserable de 30-40 dólares. Según recientes estudios las remesas alcanzan los 2600 millones y las remesas en especie otros 2500 millones, en total más de 5 mil millones.
    El estado cubano puede considerar un logro suyo la recaudación de 5 mil millones de dolares a costa del trabajo sacrificado de los médicos cubanos; pero en verdad de lo que se trata es del despojo a los médicos del beneficio de su trabajo. El estado cubano, incuestionablemente ayudó a formar a esos medicos, pero eso no le da derecho a explotarlos, como mismo explota a todos los trabajadores, técnicos y profesionales asalariados del estado burocrático.

  • el 11 junio, 2013 a las 2:22 pm
    Permalink

    Este seudotracatán de los Castro dice cualquier cosa con tal de que no se reconozca que lo que en realidad mantiene a Cuba entera hoy son simplemente las remesas que reciben los cubanos que sobreviven bajo la dictadura. Ni más ni menos.
    Y ya es hora de que los cubanos de afuera y de adentro interioricen esta realidad, este gran poder que tienen para mandar a los Castro al basurero de la historia.

  • el 10 junio, 2013 a las 10:16 pm
    Permalink

    La sintesís de como funciona el socialismo cubano. La universidad gratis y luego esclavo toda tu vida. Te exportan, cobran miles de dolares por ti y te pagan solo un misero salario que comparado con lo aun mas misero de lo que te daban en Cuba te motiva a hacer el sacrificio de separarte de tu familia e irte a los lugares mas pobres del mundo. Seamos sinceros con nosotros mismos, ningun medico va a ningun lado a otra cosa que no sea a resolver sus pauperrimas condiciones de vida. Esa es la triste realidad de Cuba. Ravsberg no pierde los senderos del Granma.

  • el 10 junio, 2013 a las 11:19 am
    Permalink

    “La mayoría de los ciudadanos conocen los beneficios que implica para si mismos la cooperación sanitaria. “Si no fuera por el trabajo de los médicos en Venezuela seguiríamos con los apagones de 8 horas diarias”, ”

    Evidencia aplastante de la importancia de lo inmediato en la vida del cubano. Lo que importa es que hoy haya luz, si mañana nos enfermamos y no hay médico ya veremos. Vivimos al día.

  • el 10 junio, 2013 a las 11:17 am
    Permalink

    “El cierre de algunas de estas casas de salud molesta a la población porque los aleja del galeno, provoca una mayor concentración de pacientes y aumenta los tiempos de espera”

    No se trata solo de esperar un rato más en una cola más larga.

    Se trata de un país donde transportarse 10 kilómetros es una pequeña odisea. Si vives en un pueblo del interior donde no hay médico ni ambulancia y probablemente tampoco agua, guagua o teléfono, tienes una emergencia y te mueres allí mismo porque el policlínico más cercano te queda a 20-30 kilómetros.

  • el 10 junio, 2013 a las 11:08 am
    Permalink

    “Aportan unos U$D 5 mil millones al año, cifra que supera ampliamente al turismo, las remesas familiares o el níquel.”

    Ya nadie habla del azúcar, pero hay mucha gente en el mundo que sigue ganando buen dinero con ella, sin contar con el alcohol y otros productos de la caña; y mientras Castro I graduaba médicos por tubería dejaba que se descojonara la industria nacional.

  • el 10 junio, 2013 a las 8:23 am
    Permalink

    “En síntesis podría expresar que lo que es bueno para exportar tiene que ser consecuentemente bueno e incluso superior en lo interno del país y en el disfrute de su población, porque lo contrario sería una inconsecuencia que podría afectar seriamente los esfuerzos exportadores. Eso si lo vemos únicamente desde el punto de vista económico con que se está planteando, porque si lo analizáramos como debería ser en todos los casos, desde el punto de vista estrictamente humano la comparación habría que ubicarla en unas dimensiones en las que lo económico estaría muy por debajo de lo que son los derechos inalienables de las personas y más allá del sentido utilitarista con que se expresan estos criterios exportadores”
    El párrafo anterior del amigo Félix Sautié, podría ser firmado por “Fuenteovejuna”.
    A veces Ravsberg, coincide con el Granma y entonces pierde de vista el sentir y los derechos de la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *