La restauración del Capitolio de La Habana

El Capitolio de La HabanaComenzaron en el 2011 ¿pero cuándo terminarán?

Eileen Sosin Martínez (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES — Muchos habaneros han reelaborado la noción del “nunca-jamás”. Eso de que “para el año que nieve”, o para “cuando la rana críe pelos”, empieza a expresarse, cada vez más, con una nueva frase popular: “para cuando terminen el Capitolio”…

Si se camina en torno a la mole que desde hace meses, años, permanece forrada de andamios y mallas, y se le pregunta a algún transeúnte, podrá obtenerse cualquier pronóstico. “Dicen que para el 2020…, pero yo creo que no”, responde Armando, un señor que masca un tabaco eterno sentado en el Parque de la Fraternidad.

Aunque las autoridades anunciaron que la reparación duraría 5 años –desde 2011- muchas señales indican que ese plazo no se cumplirá.

No es una obra sencilla. El Capitolio demoró unos tres años en construirse, pero reparar, dicen, es más engorroso. Debido a las proporciones del edificio, su valor patrimonial y el estado de deterioro de ciertas zonas, el empeño es grande. Pero también existen dificultades con los suministros y con la organización del trabajo. Eso vio Progreso Semanal cuando estuvo allí.

El hecho de que este edificio será nuevamente sede del Parlamento cubano añade intensidad y premura al trabajo. De hecho, en este momento, los mayores esfuerzos van hacia los exteriores, la planta baja, y el ala norte del tercer y cuarto piso. Esos serán los niveles que ocupará la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Eusebio Leal, historiador de la Ciudad, ha calificado el proyecto como “la restauración de una memoria”, la más integral recibida por el inmueble desde su inauguración.

A pie de obra

capitolioAntes de mover la primera piedra existían ya muchos obstáculos. “La rehabilitación lleva una investigación muy fuerte. Hay que incorporar la modernidad al valor histórico, ahí está el gran problema: integrar sistemas actuales a un inmueble hecho en 1929”, opina el arquitecto Daniel García.

Si bien el Capitolio no muestra tan mal estado físico, sobre todo si se le compara con otras edificaciones que lo rodean, los servicios del edificio deben modificarse casi por completo. Laritza Menné, proyectista hidráulica, explica que se instalarán líneas nuevas para las áreas verdes y la red contra incendios, mientras los bajantes pluviales apenas requieren intervención. El abasto vendría de las dos cisternas ubicadas bajo el nivel del césped, una con más de 300 metros cúbicos, y la otra de unos 50 metros cúbicos, que recibe la entrada de la ciudad.

Solamente hacer coincidir las medidas de los muebles sanitarios originales con las tuberías y conexiones ofertadas por los proveedores conllevó cambios en el proyecto inicial. La demora que ello trae consigo aumenta porque muchos planos de los años veinte están deteriorados, y además presentan incongruencias con la realidad. “Nos estamos guiando por baños que supuestamente están proyectados, como 50 en total; pero cuando vemos, la disposición de los muebles no es tal cual. Es decir, se proyectó de una manera y después no se ejecutó exactamente así”.

Ahora el grupo inversionista define quiénes serán los suministradores, para luego importar el grueso de los insumos necesarios. Con el pequeño volumen de materiales que dispone la constructora Puerto Carena, ha comenzado la ejecución de algunos sanitarios en el cuarto piso, y ya hay uno terminado en el tercero, amén de que la proyección continúa sujeta a transformaciones.

Capitolio-2
Uno de los hemiciclos, antes de la restauración.

Entretanto, ya se sabe, la cúpula volverá a iluminarse como hasta hace pocos años. José Martínez, especialista superior de electricidad, dice que la idea – concebida y en fase de variaciones- es combinar esta parte con el resto del alumbrado público, de modo que no luzca como algo independiente del conjunto.

Las labores actuales radican fundametalmente en los niveles 3 y 4, y en los sótanos, donde se sustituyen las pizarras eléctricas. Allí permanecerá la mayoría del parque tecnológico, excepto los equipos de climatización, que estarán en la cubierta, ya terminada. Según Martínez, en el hemiciclo norte piensan dedicar locales a prestaciones de la televisión: cabinas para procesar video, conexiones con el remoto…

Proyectar el sistema eléctrico tampoco ha estado libre de tropiezos. Todos los pisos son de mármol, y en el tercer nivel, por ejemplo, las paredes están enchapadas con madera y los falsos techos son decorativos. “Una dificultad es tratar de hacer la remodelación sin herir al edificio, alterar lo menos posible”. Siguiendo ese propósito, intentan reutilizar las canalizaciones ya existentes, luego de chequear su estado técnico.

Hace 85 años era motivo de alardes que el Capitolio estuviera hecho con mármoles italianos. Hoy el objetivo es emplear en los baños la mayor cantidad de componentes nacionales que sean similares a aquellos, buscando darle la elegancia de entonces, señala la arquitecta Enna Vergara. “Tratamos de encontrar materiales más económicos, pero con calidad. El proyecto se modifica de acuerdo con lo que va apareciendo, o sea, que podemos tener muchas más variaciones”.

Capitolio-3Noventa metros sobre el suelo

Tras un año del proceso de licitación, la empresa española ULMA – que ha intervenido en la Torre Eiffel, el Palacio de Versalles y el Estadio Nacional de Brasil- fue seleccionada como suministradora de los andamios multidireccionales que cubren la fachada y la cúpula del Capitolio. Esta área se considera entre las más difíciles de rehabilitar.

“Estamos hablando de casi 92 metros de altura y más de 200 toneladas de material. Lleva una ingeniería bastante compleja, por las mismas características geométricas y las etapas en que se ha desarrollado”, subraya Ramón Oduardo, asesor técnico de la firma en Cuba.

Primero debían llegar los especialistas a todas las zonas donde realizarían la defectación y el correspondiente dictamen, para que después suban los obreros. “Hacía falta un sistema capaz de dar soporte a todas las personas que trabajarían ahí”. El conjunto tenía que resistir vientos superiores a 40 kilómetros por hora y posibles tormentas tropicales, y cumplir con las normativas de seguridad vigentes en la Unión Europea.

Oduardo cuenta que fue necesario fabricar partes y piezas específicas, destinadas solo a esta obra. En su opinión, hubiera sido más rentable para el país –incluso para la propia compañía española- alquilar el equipamiento, en lugar de comprarlo, como al final ocurrió.

Diseñar una especie de “sombrero” en la cúpula, de modo que el andamio pudiera sostenerse por sí mismo, evitó perforar o “agarrarse” demasiado a la estructura. En este caso las medidas registradas durante la construcción tampoco coincidían precisamente con el resultado último, por lo cual hubo que adaptar el montaje según avanzaba.

capitlio 4Más tarde este equipo se usará en otros puntos. “Lo ideal hubiera sido cubrirlo todo con plataformas, pero era una inversión muy cara, no había tanta fuerza laboral ni se iban a hacer todos los objetos de obra a la vez. En los hemiciclos se pretende no desarmar el mobiliario, y usar armazones semejantes, para poder trabajar en los vitrales y las herrerías”.

Paso adelante, paso atrás

A juzgar por el criterio de muchos que intervienen en las obras, la reparación del Capitolio transcurre de manera desfasada, un poco caótica, pues operan al mismo tiempo el diagnóstico, la inversión –responsable de los tiempos y los recursos-, el proyecto y la ejecución. Conspiran los añadidos, vaivenes de abastecimiento, discordancias entre papeles y terminación, más la descomunal envergadura de lo que se quiere.

De momento, haber terminado el proyecto de “compatibilización de especialidades” permite visualizar cada red en relación con las demás y evitar “choques” entre ellas.

En paralelo se restaura la carpintería, yesos, pintura y bronces. De las 32 grandes lámparas del Salón de los pasos perdidos -llamadas torcheras- , 27 ya están pulidas y armadas. Las farolas exteriores serán remodeladas, así como las aceras de granito.

Por otro lado, es preciso tener en cuenta a los usuarios, diputados y funcionarios de la Asamblea Nacional, cuyas apreciaciones y sugerencias aportan al proceso, pues en definitiva ellos ocuparán esos espacios. El compromiso de entrega genera una prisa contraproducente, más aún cuando se debe atender a tantos detalles. Todo esto provoca volver una y otra vez sobre lo que ya estaba concebido, incluso realizado.

Un Capitolio nuevo y otro viejo

capitlio-5Jorge Sosa, técnico en proyectos e ingeniería, describe las “sorpresas” halladas durante el levantamiento. “Aquí estuvo Fulano de Tal, de Galicia”, y la fecha 1928. En un conducto de amianto encontraron un gato fosilizado, envuelto en periódicos de la época. La lista de “descubrimientos” incluye lugares olvidados, caídos en desuso con el paso de los años. Desde su punto de vista, las instituciones que antes ocuparon el inmueble lo adecuaron a sus necesidades, y eso distorsionó la función para la que fue construido el edificio.

Así, una vez que el parlamento ocupe sus predios, el Capitolio recuperará su razón de ser. Aun cuando es un misterio qué día se pondrá la primera silla, David Bertelláns desarrolla el diseño de interiores compaginando el tipo de mobiliario y la utilización que tendrán salones y oficinas.

Se mantendrán las piezas auténticas, muy bien conservadas hasta hoy, que incluso –como antaño- armonizarán con el color de las paredes. “Será un ambiente de trabajo contemporáneo (con aire acondicionado, Internet) pero al estilo que tenía en sus inicios”.

La Cripta del Mambí desconocido, un sitio de homenaje que nunca llegó a terminarse, será rehecha de la mano del arquitecto Daniel Taboada. Luego, tal vez adquiera otro nombre, pues su hondo significado alcanzará más acá de las guerras independentistas del siglo XIX, para homenajear a todos los héroes sin nombre.

Mientras se encaminan, o se empantanan algunos de estos propósitos, la gente, los que pasan por allí se quedan viendo al Capitolio, tratando de descubrir si hay algún cambio notable, un signo exterior que indique si marcha. Los días que pasan son una larga respuesta, llena de interrogantes.



12 thoughts on “La restauración del Capitolio de La Habana

  • Si Roig estuviera vivo podría tal vez escribir mas o menos lo mismo sobre esta restauración, (tanto gasto en un país con millones de gentes pasando necesidades primarias) que parece también acompanar la restauración del ancien régimen que le dio vida al Capitolio, con todo lo que llevó de imitación y dependencia hacia el vecino del Norte. Creo que la restauración del inmueble merece la pena, pero se ha escogido un mal momento económico. Igual que la inversión de El Mariel, que no va funcionar mientras tengamos el bloqueo y el bloqueo va a aseguir mientras tengamos este modelo politicio y economico que desprecia los derechos económicos, civiles y politicos de los cubanos, aunque, como he escrito el imperio no entiende que el bloqueo es el mejor aliado de la ausencia de la democracia y la represión del pensamiento y la acción politica diferente. Menos mal que alguien tan importante como la Clinton ya se dio cuenta de eso y así mismo lo expresó. Desde luego me refiero a mal momento para el pueblo de Cuba que sobre sus hombros, ya agachados y enflaquecidos, llevará las deudas que generen El Mariel y El Capitolio. Para el gobierno, para su alta burocracia el momento siempre es bueno, pues ellos no han sufrido por las consecuencias del bloqueo, ni del Período Especial, y por mucho que se gaste en macroinversiones de futuro dudoso, que podrian haber servido para mejorar las condiciones de vida del pueblo y haber estimulado su aureproducción, elllos siguen viviendo sin restricciones ningunas. Nuestra gran desgracia y lo escribí hace muchos anos en un ensayo nunca publicado en la prensa cubana, intitulado “Dilema y esperanza”, es que la burocracia sigue disponiendo sobre cómo invertir los dineros del pueblo. Hemos defendido la idea de que los presupuestos locales, nacionales y empresariales deben ser discutidos y aprobados por el pueblo, por los trabajadores, por los respectivos afectados, que son los que aportan con su trabajo y esfuerzo el dinero de la nación. Por eso insistimos y demandamos la plena democratización de la sociedad cubana de su politica y economía.

  • Pedro, el Capitolio no puede esperar, hay que arreglarlo ya de todas todas. El problema aquí no es el momento sino el CÓMO se ha decidido acometer esta renovación.
    El Capitolio le queda grande a la compañía Puerto Carena que pertenece a Habaguanex (creo) es estatal y depende del presupuesto nacional.
    Ese es el problema: La falta de participación ciudadana en la economía del país ha hecho que hoy Cuba no tenga empresas constructoras PRIVADAS que pudiesen asumir con sus equipos y su fuerza tales obras como inversión.
    En cualquier país civilizado las empresas construtoras luchan por los proyectos públicos y ponen el dinero como inversión que después recuperan en pagos del estado. Así se construyen las grandes obras de las olimpiadas, el mundial de futbol, etc.
    El problema es que quien mucho abarca poco aprieta. Y ahora ni país, ni capitolio, ni gente.

  • Esta restauración no debe esperar más, no porque seamos un país de sarrapastrosos, o porque sea una copia del de Washington o por cualquier otra razón haya que desentenderse y dejar que se derrumbe, ya bastante se ha perdido y por eso es que el país está como una ciudad bombardeada después de una guerra.

    Ahora tiene sentido todo, la filosofía de los gobernantes que tenemos desde hace 55años ha sido la de que “un pueblo tropical, indisciplinado y cumbanchero, con esos culos y licras, incapaces de entender a Ludwig Feuerbach”… no son merecedores de vivir dentro de una ciudad tan suntuosamente europea.

    Si bien es verdad que hay millones de cubanos viviendo en las más miserables de las condiciones, hay que decir que ha sido porque han despilfarrado el dinero del pueblo en guerras ajenas, en la “solidaridad” con otros pueblos antes de atender las del nuestro, y las de mantener suntuosamente las mansiones de Ellos y las de donde se hospedaban los magnates de su clan como García Márquez y Maradona, por mencionar sólo dos.

    Además que Cuba coge dinero de la UNESCO para la protección y preservación del patrimonio cultural y natural de todo el mundo, este monumento nacional es un privilegio y prestigio para el país, verlo de otra manera es simplemente incivilizado.

  • Lo único que no se va a recuperar, lamentablemente, es la biblioteca del congreso que, cuando al líder se le metió en la sesera hacer en el capitolio una biblioteca científica (según él, la más grande de AL), en un acto de vandalismo injustificable e inaudito, fue arrojada, más que amontonada, como si de basura se tratara, en los pasillos y el salón de los pasos perdidos, hasta que camiones se llevaron lo que había, diz que para la Biblioteca Nacional. allí se atesoraban joyas con encuadernaciones preciosas en cuero repujado con el escudo de la república.

    La gente se llevó libros por carretillas.

  • OMG, jorgealejandro , que pena!

  • Bueno, de ser cierto que los llevaron para la BJM, queda al menos el consuelo de que no ser perdieron tan valiosos volúmenes. Malo sería que al cabo nos enteremos que los camiones se desviaron convenientemente para la casa de fulanito o la finca de menganito…

  • Isidro:

    Ojalá haya sido así, y no los cogieran para pulpa, como pasó con la espléndida biblioteca del pre de Marianaao donde por “exceso de libros” y por “renovación”, metieron en sacos los libros más “viejos” (Aquí se incluyeron ediciones príncipe de muchos autores cubanos, algunas de las cuales me llevé para mi casa); y le entraron a hachazos a los libreros de caoba, para sustituirlos por “modernos” estantes de hierro y plywood.Los sacos de libros estuvieron días amontonados en un rincón a merced del que quisiera rebuscar y llevarse lo que quisiera. Te Añado que lo mismo pasó con las butacas del teatro, también de madera de la que ya no se ve, que quedó convertido en un parqueo para bicicletas, a pesar de que estaba en el segundo piso; y había que subir la escalera con la bicicleta a cuestas. Nada, cosas del socialcosadesa.

    Pero en la biblioteca del capitolio, estuvieron amontonados de cualquier manera en el piso; y durante días la gente se empezó a llevar lo que quiso. Dicen que muchos libreros de uso se surtieron con lo que la gente se llevó de allí. Y total, como ha pasado tantas ideas “geniales” del iluminado, la biblioteca de ciencia y técnica más grande de AL”, se quedó en el mismo lugar que la bahía de La Habana llena de leche.

    Pero se perdió la biblioteca del capitolio.; y “aquí no ha pasado nada”

  • Caballeros:

    Perdonen que me vaya del tema,pero esto está como “para coger balcones”; Miren con lo que se ha bajado Manolín en Facebook:

    ‘El Médico de la Salsa’ aconseja a los Castro que se quiten de en medio”

    http://www.diariodecuba.com/cultura/1402744636_9047.html

  • Yo veo excelente que lo restauren, pero sin melindres. Que lo hagan bien, en orden, con materiales buenos, a to meter vaya.

    Y muy de acuerdo que en un país medio normal, el Estado hubiera pedido primero los estudios, luego un proyecto de restauración que incluyera el estimado de costos, y luego hubiera licitado la ejecución, quizás por partes quizás como un todo. Pero seguro quién se lo agenciara iba a subcontratar la electricidad, la plomeria, la carpintería, etc a empresitas especializadas en eso.

    Si llo tiene Puerto Carenas es que Odebretch no lo quiso.

    Lo que veo mal es que nuestro parlamento sólo se reúne un par de días al año… ¿Y el resto? A coger telaraña y vender postalitas!!!

  • Dudo mucho que tanto el Mariel como el Capitolio hayan sido decisión de la “mano negra peluda” de la burocracia. Ningún burócrata cubano maneja el presupuesto del Estado, ninguno negocia deuda ni firma cheques.

  • Ciertamente hay muchas necesidades y gente necesitada en Cuba. PERO si no se repara el Capitolio y todo lo demas que hay que reparar, nos quedamos sin la ciudad de las columnas de Carpentier. Por eso aplaudo el esfuerzo de la Oficina del Historiador y demas. Las razones por las que la ciudad esta como esta es sabido de sobra. Miren el Cementerio de Colon, uno de los mas hermosos de Latinoamerica y por el camino que va (cuantos profanadores de tumbas se han llevado piezas de bronce, lamparas y hasta pedazos de marmoles de tumbas y panteones familiares). Si, somos un pais pobre, bien pobre. Pero sino se empieza a reparar poco a poco, tendremos menos todavia antes de que nos demos cuenta.

  • Yo estuve trabajando en el capitolio y puedo ser testigo como los muebles originales fueron repartido por organismo del ministerio de la ciencia en distinta provicia…mesa gigantesca de los salones de los pasos perdido…incluso butacas originales del capitolio……reconozco el trabajo de restaurar esos valores perdidos

    Pero recordemos que muchos ministerio y organismo tiene como difrute de las instalaciones una joya y la dejan en ruina y totalmente destruida como esta pasando en centro habana y habana vieja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.