La nueva estampida de cubanos para Angola

Aurelio Pedroso  (Progreso Semanal)

luanda-capital-de-angolaHAVANA TIMES — De nada vale tramitar vía Ministerio de Relaciones Exteriores para que en la embajada de la República de Angola (recordar que desde hace tiempo ya no es Popular) nos informen cuántas solicitudes de cubanos emigrantes o turistas tramitan a diario porque ese dato con toda seguridad no lo ofrecerán.

Basta con detenerse a las seis o siete de la mañana de cualquier día laborable frente a la sede diplomática sita en la calle 10 y 5ta Avenida, en Miramar, Playa, para contar unas treinta personas, y a veces más, que aspiran a radicarse como trabajadores o visitar amigos o parientes en ese país africano que tantos recuerdos les puede traer a los miles de veteranos de una guerra que terminó como nadie esperaba: en una sociedad con economía de mercado, con borrón y cuenta nueva de los ideales socialistas.

Con el sol asomándose por encima del pinar, la fila está por organizarse. Los vendedores de turnos, que se han pasado toda una noche en vilo y a veces con algo de ron en vena, se aprestan a cobrar entre 15 y 20 dólares por el “favor”, pero hay algunos que les manifiestan no pagar hasta no cruzar la verja de la embajada.

Entre tanto, como ya está de gran manifiesto el vocablo “merienda” y no el de desayuno, como debiera ser por la hora, un par de bicicletas acomodadas para el oficio, ofertan pan con jamón y refrescos. También café y si a alguien le permitieran llevar una letrina ambulante, pues haría el pan con tantas necesidades de abreviar por las largas horas de espera.

En los últimos tiempos, al calor del auge que ha tomado esta nueva estampida hacia Angola, vienen hombres y mujeres de toda la isla en busca del visado con los propósitos más variados, como ese que ha llegado de un remoto pueblo camagüeyano con la ilusión de irse a conducir un camión a la sureña provincia de Huambo.

Angola atrae a los cubanos. Muchos parten bajo el paraguas del sistema impuesto por las Fuerzas Armadas cubanas, que incluyen la construcción en su sentido más amplio. Lo mismo un aeropuerto, que una carretera, que un puente. Pero estos que hacen cola van por lo independiente.

Los requisitos son severos y algún angolano debe avalar que ahora los cubanos no seremos una carga para el Estado. Tales requerimientos no son una excepción. El resto de las sedes diplomáticas en mayoría han apretado las tuercas migratorias ante la libertad concedida por a autoridades locales para que cada cubano viaje a donde le plazca… siempre y cuando le otorguen una visa. Como dice un analista callejero, “la tortilla se ha virado”.

La República de Angola ha dejado de ser una pesadilla en la familia cubana ante los cientos de muertos y mutilados que provocó la guerra. En nuestros días, para otros, es una ilusión para la mejoría económica.

Cambian los tiempos, el clima, la política… todo. Y lo peor es que muchos por ahí ni se han enterado y se mantienen varados en otras épocas.


6 thoughts on “La nueva estampida de cubanos para Angola

  • el 22 junio, 2018 a las 9:20 am
    Permalink

    Soy hijo de un angolano e inscrito en la embaja , quiero conocer a mi familia en Angola, cómo hago para cojer visa y cuáles doct. Llevar? cordiales saludos Gilson pinto

  • el 27 abril, 2017 a las 3:18 am
    Permalink

    Que trámites debo hacer desde cuba para poder viajar a Angola, Alguien puede ayudarme?

  • el 27 abril, 2017 a las 3:11 am
    Permalink

    Alguien puede ayudarme a encontrar o explicarme cuales son los trámites que debo hacer desde cuba para poder viajar a Angola, Muchas gracias por la ayuda

  • el 30 noviembre, 2013 a las 9:27 pm
    Permalink

    Por supuesto que al socialismo hay que hacerle un borron bien grande. Muy inteligentes los angolanos

    Los cubanos son los unicos que no se han enterado y prefieren mantenerse varados en otras épocas. Son los extraterrestres del mundo, por eso no les cabe en la cabeza que no les den visa para entrar al pais donde escojan emigrar, porque de paseo no van, los angolanos estan al tanto de las bajas que han causado a los EU, porque asi como esos mismos cubanos jamas han cuestionado quien ha sido el unico ‘restringidor de sus libertades” y nunca se han dado cuenta quien en realidad ha sido el enemigo, y siempre han aceptado a que se les discrimine en su propia tierra, cuando llegan al pais que los acoge, se vuelven unos gallitos y de repente se convierten en los mas sabiondos en libertades y reclaman y demandan lo que en Cuba jamas hicieron, en fin lo ideal seria que en vez de ir a construir carreteras a Angola, se pudieran quedar en Cuba construyendo al pais entero.

  • el 30 noviembre, 2013 a las 12:46 pm
    Permalink

    Gabo:

    Verdades como templos.

  • el 29 noviembre, 2013 a las 12:10 pm
    Permalink

    “El resto de las sedes diplomáticas en mayoría han apretado las tuercas migratorias ante la libertad concedida por a autoridades locales para que cada cubano viaje a donde le plazca… siempre y cuando le otorguen una visa.”

    Bajo la misma tónica hipócrita, comemierdera y abusiva se siguen manejando estos déspotas. Le hicieron creer a cierto sector de la población que la puerta de la jaula se abriría y que podrían salir en estampida, claro que la falta de criterio llevó a muchos a pensar que eso sería así de fácil, una población mal informada, sectariamente informada, manipuladamente enterada va a seguir los pasos que “su corazón-o su estómago- le dicte”. Pero esta dinámica ha estado siempre presente. En un momento cierto sector de la sociedad consideró que la masa turística le restaba derechos, restringía su capacidad de asolearse y sambullirse en las playas ¡de su propio país! hospedarse en hoteles y acudir a restaurantes ¡de su propia nación!… “el maldito yuma era el enemigo”, ni siquiera el viejo sam era tan perverso ya, y poco se cuestionó quién restringía las libertades de los nacionales, quién estaba poniendo trancas aún dentro “de lo propio”. Ahora es común escuchar los comentarios respecto a las actitudes de los miserables funcionarios de los consulados: de comep… no se les baja(y con alto grado de razón), pero ha sido siempre esa la fórmula: “traslado el problema, el conflicto que lo cargue otro mientras yo legitimo con hipocresía y artimaña y media mi función de gobierno”… pero eso vale perfectamente en un país en el que a la población se le ha sesgado la información, se le ha querido crear un criterio “a modo”, se le ha suministrado el dato de manera parcializada para respaldar una, por demás, maquiavélica forma de gobierno. Entonces a quién puede sorprender que haya quienes pretendan salir, así sea, rumbo a Timbuctú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *