La lista: detenidos, desaparecidos, liberados en Cuba

El 11 de julio de 2021.

Por Darío Alejandro Alemán (El Estornudo)

HAVANA TIMES – Tras las protestas populares que el 11 de julio sacudieron decenas de localidades del país, un documento Excel no ha parado de compartirse en redes sociales. Se trata del Listado de detenidos/desaparecidos/liberados que, mediante una actualización constante, lleva la cuenta de los apresados por el régimen tras las manifestaciones. Dieciocho días después del histórico evento, el Excel supera las 725 casillas, cada una con un nombre, cada nombre con una historia de calabozos, golpizas o arbitrariedades legales que contar.

Cuentan quienes confeccionan la lista —mujeres en su absoluta mayoría— que en principio fueron 20. Los 20 de siempre, me dijeron, esos que desde hace años pasan por lo que cientos de personas pasaron en apenas dos semanas. Desde entonces, la cantidad de nombres no ha hecho más que aumentar. A través de la lista se buscan patrones de la represión, es decir, datos que revelen las maneras del castigo por disentir en Cuba, pero es difícil. Hay familias de detenidos y también liberados que prefieren no hablar. Hay miedo. Los tonfazos, los arrestos y los juicios sumarios son espadas de Damocles colgadas a lo largo y ancho de la isla.

Después del 11J se desató la cacería. Los mismos videos y fotos que ilustraron la realidad de las protestas, algo que el gobierno intentó evitar mediante apagones de internet y censuras sobre redes sociales, ahora le sirven al régimen para identificar rostros y cazar manifestantes. Los represores, además, han soltado a sus sabuesos más eficientes: los chivatos.

La figura del chivato resulta, por sí misma, el mecanismo mejor engrasado de un régimen totalitario contra cualquier protesta. Su trabajo se divide en tres funciones básicas: profilaxis, omnipresencia ilusoria y caza. La primera va de olfatear el hartazgo y la inconformidad en cualquiera de sus formas, de hacer una limpieza preventiva a todo aquello que amenace la uniformidad de criterios exigida. La segunda, en cambio, no necesita que el delator mueva un dedo. Basta sospechar su presencia para que la desconfianza mutile toda iniciativa. La tercera, prevista para cuando las anteriores fallas, es la que ha permitido que las detenciones y desapariciones continúen todavía hoy.

Los chivatos, por cierto, también tienen su lista, de seguro en alguna oficina climatizada perteneciente al Ministerio del Interior. Eso sí la dictadura cubana aprendió bien de sus examigos de Europa del Este. Tras la caída del Muro de Berlín, los ciudadanos de la Alemania Oriental tuvieron la oportunidad de buscar sus nombres entre los archivos de la Stasi. Eran tantos los vigilados y los delatores que aquellos pocos que no pudieron encontrarse sufrieron una suerte de frustración al sentirse marginados y ninguneados por la policía política. Esta lista, en Cuba, ya tendrá su momento.

Una pausa en la escritura para ver el reloj. Son las 11:03 pm del 29 de julio de 2021. El «Listado de detenidos/desaparecidos/liberados», lo único que importa ahora, confirma que hay al menos 115 personas detenidas, 11 desaparecidas, 17 procesadas mediante juicios sumarios y 110 excarceladas. De estas últimas, muchas se encuentran bajo prisión domiciliaria. La situación legal de otras 164 está en proceso de verificación. Es decir, mientras yo escribo y usted duerme, trabaja, cena o se despierta, 126 cubanos y cubanas se encuentran en manos de la policía, 11 de ellos incomunicados de manera absoluta y sin pistas de sus paraderos específicos.

Reviso la lista. Reparo al azar en algunos nombres.

Roberto Chaviano Cabrera: Bejucal, Mayabeque. 59 años. Especialista conservador del Museo Municipal de Bejucal. Actualmente detenido en San José de las Lajas. Su última publicación propia data de la madrugada del 12 de julio: «(…) Feliz de luchar por mi Cuba… una Cuba nueva, justa, libre, próspera, democrática, pero, más que todo, como la soñó Martí. ¡Con todos y para el bien de todos! Qué experiencia, señores, qué vivencia. A esta hora no puedo ni dormir».

Yanquiel Sardiña Franco: Visto por última vez el 11 de julio en la Virgen del Camino, La Habana. El último reporte lo ubicaba detenido en la estación de Policía de Boyeros. El próximo 25 de diciembre cumplirá 17 años.

Pedro Vidal Fernández: Cienfuegos. 53 años. Obrero de comunales. Detenido el 11 de julio. Actualmente se encuentra en prisión provisional, acusado de desórdenes públicos.

Yanley López Basulto: Güira de Melena, Artemisa. 21 años. El 12 de julio, cerca de las 4:00 pm, varios policías entraron a su casa y le arrestaron. Durante la detención, alegaron tener conocimiento de que Yanley había «lanzado piedras» en las protestas del día anterior. No se conoce su paradero.

Wilber Álvarez Salvat: Estomatólogo. Contramestre, Santiago de Cuba. 31 años. Su última publicación en Facebook es una directa realizada el 11 de julio a la 2:20 pm. («Estamos pidiendo la libertad de Cuba pacíficamente. No le tenemos miedo a nadie. Es lo que hay», dice a la cámara su amigo, Ibrahim Aguilar. Un sujeto vestido de civil intenta arrebatarle el teléfono a Wilber. Ibrahim insiste en que no se lo deje arrebatar. «Deja la falta de respeto. Cuidaíto», amenaza el recién llegado y saca de su cinturón una pistola. Wilber lo desafía diciéndole que le dispare al pecho. De inmediato, aparecen más sujetos de civil armados. Forcejeos, golpes, gritos. «¡Suéltame, cojone!», es lo último que grita Wilber.) Luego de dos semanas desaparecido, varios reportes lo ubican en una prisión en Santiago de Cuba.

Marisol Peña Cobas: 44 años. Activista del grupo opositor Partido Libertario, en Camagüey. Madre de una niña de seis años. Participó en las protestas del 11 de julio. Al día siguiente, fuerzas policiales rompieron la puerta de su vivienda y la detuvieron, junto a su esposo José Luis Acosta Cortellán. Su último paradero conocido fue en la Unidad de Enfrentamientos de Delitos contra la Seguridad del Estado de su provincia.

Sinai Abal Blanco: Cienfuegos. 21 años. Maestra. Detenida el 11 de julio mientras auxiliaba a un joven que era golpeado por las fuerzas represoras del régimen. El último reporte indica que se encuentra bajo prisión provisional en la Unidad Provincial de Investigaciones Criminales y Operaciones (UPICO) de Cienfuegos. Se le acusa de desórdenes públicos.

Wilmer Sánchez Mojena: Santiago de Cuba. 37 años.  Fue detenido el 11 de julio, durante las protestas. El día 17 se informó que estaba bajo medida cautelar de prisión provisional. Según el auto de imposición presentado por la fiscalía provincial, Wilmer, «aprovechándose de la excitación de los ánimo», incitó a «destrozar» la sede del Partido Comunista de Cuba en la provincia. Según la fiscalía, se trata de un ciudadano de «desajustada conducta». Actualmente enfrenta cargos por los supuestos delitos de desacato, instigación a delinquir, desórdenes públicos y resistencia.

Sadiel Cintra de la Cruz: Residente en Miami, Estados Unidos. 23 años. Las protestas del 11 de julio lo sorprendieron en las calles de Santiago de Cuba. Sadiel se sumó a estas y fue detenido cerca de la sede provincial del Partido Comunista de Cuba. Al día siguiente su familia fue notificada de su arresto bajo la acusación de desórdenes públicos, resistencia, instigación a delinquir y desacato. El joven se encuentra en Cuba desde mayo de 2021. Había regresado para participar en los trámites del registro de su segunda hija, la cual recién había nacido.

Glenda de la Caridad Marrero Cartaya: Vive junto a su madre en Jovellanos, Matanzas, y estudia Informática. El 11 de julio participó en las protestas. Fue detenida por la Seguridad del Estado bajo la acusación de haber incitado a la manifestación popular en su localidad. Glenda tiene 15 años y lleva más de dos semanas recluida en un Centro de Detención de Menores. Cuatro días después de la detención, su madre pudo hablar con ella por teléfono. Lo primero que escuchó fue a su hija rogándole: «Sácame de aquí».

Ariam Morfa Blanco: Cienfuegos. 41 años. Carpintero. Padre de dos niñas. Participó en las protestas del 11 de julio y fue detenido seis días después. La fiscalía provincial lo acusa de «socavar la seguridad ciudadana mediante la alteración de su habitual tranquilidad» y de «aparentar mediante la exposición de consignas y manifestaciones antigubernamentales que se producía un movimiento social de oposición a las políticas y acciones de la Revolución».  Ariam enfrenta cargos por desórdenes públicos ya que, según el fiscal de la provincia, Alexis Guada del Castillo, filmó «imágenes en descrédito del Estado cubano». El fiscal dice también contar con testimonios que prueban la «conducta criminosa consumada» de Ariam, quien se encuentra detenido en el la prisión de Ariza.

Yanay Bárbara Solaya Baruh: La Habana. 39 años. Fue detenida en la noche del 11 de julio junto a Annia Romero Fonseca y el hijo de esta, Mikel López Romero. Mikel fue excarcelado en espera de juicio. Yanay pasó algunos días en la cárcel de 100 y Aldabó, y actualmente cumple una condena de un año de privación de libertad en la prisión de mujeres del Guatao. En su juicio se le negó la presencia de un abogado. Annia Romero, de 47 años, se encuentra en igual situación.

Abdiel Cedeño Martínez: 30 años. Informático. Detenido el 11 de julio durante protestas populares de El Caney, Santiago de Cuba. Según el fiscal provincial, Carlos Antonio Martín García, se le acusa de instigar a enfrentar violentamente «a los militares que trataban de sosegar la situación». Testigos de la detención informaron a la madre de Abdiel que este fue golpeado en múltiples ocasiones. El 21 de julio se le informó a la familia de su paradero. A su madre se le ha impedido tener contacto visual y telefónico con él. Abdiel Cedeño se encuentra detenido en un centro penitenciario conocido como El Energético.

Rolando Remedios Sánchez: 25 años. La Habana. Detenido el 11 de julio frente al Capitolio, sede del Parlamento cubano. La imagen de su arresto, efectuado por personas de civil, ha sido de las más divulgadas sobre las protestas del 11J. En la foto, dos hombres le sostienen. Uno de ellos lo sujeta por el cuello mientras Rolando parece gritar algo. En noviembre de 2020, este joven intentó sumarse a los huelguistas de San Isidro. Sus últimas publicaciones en redes sociales son post exigiendo la liberación de los presos políticos Esteban Rodríguez y Maykel Castillo, la aprobación del matrimonio igualitario sin la condicionante de un referendo popular y una petición de firmas dirigida a aerolíneas internacionales para que flexibilicen sus normas en cuanto a los viajes con envíos de medicamentos a Cuba. Rolando se encuentra actualmente detenido en la prisión del Guatao.

*** Hay más, demasiados. Listas así dan cuenta de una extirpación social, de un apartheid de derechos. Sin embargo, resultan imprescindibles.

Vea la lista completa.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *