La frenética carrera de Cuba para conseguir oxígeno

Producción de oxígeno medicinal en la empresa de Gases Industriales Santiago. (ACN)

La precaria industria del país se ve obligada a multiplicar su producción por la pandemia, como hicieron otros países antes, pero con menos recursos

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – “Andan con un correcorre con los cuatro o cinco balones, debe estar muriendo cantidad de gente por falta de oxígeno”, cuenta desde Sancti Spíritus un joven luego de ver a un caballito pedir vía libre para un camión que cargaba unos pocos cilindros. La misma algarabía, asegura, sucedió a inicios de esta semana, cuando trasladaban un cargamento de oxígeno medicinal desde el aeropuerto.

“El hospital de Cienfuegos sigue con déficit de oxígeno. Lo de los helicópteros del Noticiero Estelar de Televisión Cubana es algo simbólico para la necesidad que hay”, aseguró este jueves a 14ymedio un médico de la provincia. El sanitario se refería a las imágenes que inundan los medios oficiales que ilustran el traslado de cilindros en aeronaves y camiones militares.

Por aire deben llegar durante el fin de semana 50 concentradores de oxígeno donados por el Gobierno de China a La Habana. Este jueves, la corresponsal de Telesur en Pekín se hizo eco del tuit de un usuario que lo anunciaba, acompañado de dos imágenes en las que se aprecia la carga amontonada en el aeropuerto. La periodista recuerda que recientemente salieron también 30 ventiladores con destino a la Isla procedentes del país asiático, que junto con Rusia se está convirtiendo en el mayor socio de La Habana tras el colapso venezolano.

Los rusos, precisamente, acudieron el domingo pasado en auxilio de las autoridades cubanas para montar una planta que se sumaba a las dos que ya tenía el Ejército cubano en la Base Aérea de San Antonio de los Baños. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) han puesto a disposición del Ministerio de Industrias sus fábricas para apoyar la creciente demanda en medio del pico de la pandemia de covid-19. Pero nada es suficiente.

Las denuncias de pacientes y familiares alertando de falta de oxígeno, con crisis alarmantes en provincias como Ciego de Ávila, Villa Clara, Camagüey, Cienfuegos y Holguín, llevaron a un maratón propagandístico de las autoridades sobre la distribución de oxígeno medicinal en la Isla.

La cantidad de oxígeno que necesita un paciente covid es imposible de determinar: depende de su estado y el tiempo que requiera la asistencia, que puede ser de días o meses. Pero las necesidades de países a los que la explosión de la pandemia llegó antes permiten hacerse una idea de las cantidades requeridas. En España, la mayor compañía fabricante de este producto explicaba en abril de 2020 (cuando en el país las muertes rozaban el millar diario) que la demanda se había multiplicado por cuatro, por siete en Madrid (la región más afectada) y, en los peores días, por diez.

La Empresa Gases Industriales, OxiCuba, ubicada en la capital tenía el pasado marzo, según Granma, “capacidad para generar más producción que la que demanda el sistema de Salud”, mientras en la de Santiago de Cuba elaboraba en esa fecha solo un 5% de la demanda nacional y cubría los pedidos de la región oriental.

El diario oficial no dijo cuánto oxígeno medicinal demandaba el sistema de salud cubano, pero según los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei), Cuba produjo 20.726,8 millones de metros cúbicos en 2020, muy por debajo de los 31.612 millones de 2015, lo que da una idea del nivel de desabastecimiento que está sufriendo el país con una pandemia que ha hecho crecer la demanda de manera exponencial.

En medio de la mayor ola de la pandemia, llegó la peor noticia: la rotura de una pieza en la planta de La Habana, que dio el pistoletazo de salida a esta carrera de obstáculos para conseguir uno de los tratamientos más necesarios en este contexto y cuya producción actual se desconoce.

Gases Industriales Santiago produce 930 cilindros al día, que distribuye principalmente al sistema de salud de la provincia, a Granma y Guantánamo, pero en los últimos días se han unido al menos Holguín y Las Tunas. A esta producción se suman los 360 cilindros cada 24 horas a cargo de las fábricas militares y la planta rusa instaladas en la Base Aérea de San Antonio de los Baños.

En Las Tunas, la Empresa de Aceros Inoxidables produce apenas 1.300 a 1.500 litros diarios y en Holguín se sumó el apoyo del Complejo de Proceso de Gases de la región militar, que de acuerdo con un reporte de la televisión cubana aporta unos “siete cilindros” por hora (168 diarios).

En Camagüey, a los de 250 cilindros de oxígeno medicinal que elaboraba la unidad empresarial del territorio en febrero pasado se suman otros 280 de refuerzo, que son “distribuidos en los 13 centros hospitalarios camagüeyanos, además de una treintena de policlínicos en todos los municipios”, publicó este martes Prensa Latina.

Con la duda de cuántos litros o metros cúbicos se producen al día y cuántos se están consumiendo por término medio, la prensa oficial ha intentado calmar a una población desesperada por el gas, pero cuando no ha caído en la propaganda, ha contribuido a sembrar confusión.

Un directivo de Salud Pública, citado por Tribuna de La Habana, admitió este miércoles que en los últimos meses se había utilizado como sustituto del oxígeno medicinal aire comprimido, que “también reporta un déficit en las últimas jornadas”.

Directivos de Gases Industriales Santiago aseguraron a la Agencia Cubana de Noticias que “producen aire comprimido, el cual permite ahorrar el oxígeno medicinal, con problemas en su cobertura” y la televisión nacional publicó este miércoles que en la Marina Marlin Azulmar de Ciego de Ávila se estaba envasando en cilindros el aire comprimido que se utiliza para tanques de buceo.

La información también fue compartida en la página de Facebook de Televisión Avileña y retirada poco después de que cundiera el pánico entre algunos usuarios por el uso de ese gas en pacientes con covid.

“El 40% de oxígeno al que se llega con este llenado es insuficiente para los pacientes graves y críticos, pero es necesario y suficiente para los que llegan a un cuerpo de guardia con déficit respiratorio porque es el doble de lo que normalmente respiramos de la atmósfera. Es una vía para estabilizar al paciente y luego darle el tratamiento que lleva”, respondió Televisión Avileña a varios usuarios, aunque el temor sigue en el ambiente.

A diferencia de otros productos que se consiguen fácilmente en el mercado informal, el oxígeno medicinal escasea en las redes ilegales y los vendedores solo comercializan con contactos de mucha confianza, ante el temor de la estricta vigilancia policial sobre ese producto. Su tamaño y la necesidad de contar con un cilindro propio para llevar a cabo estas operaciones clandestinas dificultan aún más la compra a través de esa vía.

Una fuente del Instituto de Neurología y Neurocirugía confirmó a este diario que, aun con el déficit del gas en los últimos días, algunos cilindros siguen yendo al mercado negro. Entre martes y miércoles de esta semana, hubo faltantes en la asignación del centro médico, dijo la fuente. “Cuando llegó el camión con los balones, no traía la cantidad que decía en los documentos. Al parecer intentaron colarle el faltante al encargado en el hospital, pero no pudieron y tuvieron que irse sin descargar el oxígeno”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *