La apuesta energética de Cuba

Fernando Ravsberg*   

A pesar de la apuesta por la reducción de la dependencia petrolera, Cuba no importa vehículos eléctricos ni permite la utilización de gas.

HAVANA TIMES — Se constituyó en Cuba un grupo de trabajo para la promoción de las energías renovables, es un espacio donde debatir diferentes puntos de vista sobre cuáles son las fuentes que podrían contribuir a un desarrollo económico sostenible del archipiélago.

Solo el 5% de la energía que consume Cuba es renovable. La dependencia petrolera la llevó ya varias veces al borde del precipicio con el Embargo de EEUU, la desaparición de la Unión Soviética y ahora a expensas de lo que ocurra en Venezuela.

Entre los proyectos de producción de energía eléctrica está el aprovechamiento del gas acompañante que antes se escapaba y contaminaba el medioambiente

Desde hace algunos años el país ha empezado a invertir en energía solar, eólica, biomasa o aprovechando el gas acompañante. Y ahora se profundiza con la búsqueda de empresas dispuestas a invertir U$D 3000 millones en el sector.

Es cierto que estas fuentes son caras pero con el petróleo a U$D 100 el barril y en ascenso lo que se invierta será rentable a largo plazo. Le dará a Cuba la independencia que necesita para desarrollar su economía sin más sobresaltos que los propios.

Uruguay lo está logrando, toda la generación eléctrica del país se producirá por hidroeléctricas y parques eólicos con lo cual el Director de Energía asegura que el próximo año los ciudadanos ya pagarán menores tarifas de electricidad.

Ya algunos centrales azucareros generan electricidad quemando los restos de la caña de azúcar.

Ese puede ser el camino de Cuba: crear más parques eólicos, transformadores de gas acompañante, paneles solares, generadores de bagazo y escuchar los estudios cubanos que proponen también utilizar con el mismo fin el marabú.

Nadie puede negar la posibilidad de que algún día se encuentre petróleo de buena calidad pero creo que no se debería apostar todo a un billete de lotería en forma de pozo maravilloso que inunde la isla de crudo y la convierta en miembro de la OPEP.

Con la partida de la plataforma petrolera de las aguas cubanas no quedan muchas esperanzas de encontrarlo en el mar. Y tampoco conviene volver a soñar construir centrales atómicas como las que provocaron graves accidentes en EEUU, Ucrania o Japón.

Las autoridades cubanas parecen comprenderlo y están dando los primeros pasos en el camino hacia la independencia energética, con la gran ventaja adicional de utilizar tecnologías que no dañarán al medio ambiente ni pondrán en peligro la vida humana.

Cuba en lo profundo

El marabú, arbusto que se apoderó de los campos, se podría utilizar también como el bagazo, según la universidad de Camagüey.

Pero aumentar las fuentes de energía renovable no resulta sencillo, se necesita mucho tiempo, grandes capitales y tecnología de punta. Eso explica por qué Cuba brinda enormes facilidades fiscales a los empresarios que quieran invertir en ese sector.

A nivel macro no hay nada que objetar pero se podría avanzar mucho más rápido si hubiera una versión micro del mismo proyecto, en la que los ciudadanos pudieran participar, ahorrando combustible a la nación y dinero a sus propios bolsillo.

Sin embargo, es casi imposible para un cubano comprar un equipo de energía solar para su casa, molinos de viento o mini hidroeléctricas para generar al menos una parte de la electricidad que necesitan en sus fincas.

En Pinar del Río he estado en zonas tabacaleras donde no hay energía eléctrica. A pesar de que la mayoría de esos campesinos ganan  buen dinero y en moneda dura no pueden ver televisión, tener un refrigerador o disfrutar de un ventilador.

Cuba solo produce cantidades muy limitadas de petróleo de bajísima calidad y las últimas prospecciones marinas no encontraron nada.

Los equipos generadores de energía renovable deberían estar a la venta y a precio de costo, no valen las miserias de bodeguero cuando se trata de los intereses de la nación. Las ganancias del Estado vendrán con el ahorro en su factura petrolera.

A nivel vehicular tampoco se refleja el proyecto alternativo, no se importan automóviles eléctricos ni se permite utilizar gas, como ocurre en otros países de la región. No hay más opción que la gasolina o el diésel y a un valor que quita el hipo.

Los actuales precios de los vehículos en Cuba dan sobrado margen para hacer descuentos en la compra de autos eléctricos, los cuales se cargan fundamentalmente durante la noche, tiempo en el que la mayor parte de la electricidad generada se pierde sin que nadie la utilice.

También se podrían traer dispositivos de gas que ahorran enormes cantidades de gasolina. Paradójicamente, hoy las autoridades multan a cualquiera que utilice esta tecnología y en caso de ser reincidente pueden incluso decomisar el vehículo.

No se trata de criticar la decisión de utilizar energías renovables, por el contrario hay que generalizarla lo más posible, siguiendo aquel refrán que dice que si te ya te has decidido a tirarte al agua, lo inteligente es hacerlo en lo más profundo.
—–
(*) Visita el blog de Fernando Ravsberg.


6 thoughts on “La apuesta energética de Cuba

  • el 26 abril, 2014 a las 5:42 pm
    Permalink

    Javier , como no me haz hablado de las partes tecnicas de la composicion de un generdor y sistemas de acoplamiento mecanico , asumo que no sabes nada de electricidad y mecanica. En tecnologia nunca existe una ultima palabra en el diseno, el actual generador eolico (que no deja de ser un generador con aspas) no es la excepcion, el hecho de aparecer ahora como producto de los precios del petroleo , no significa que sea una tecnologia de punta ni mucho menos. Te asombrarias de lo sencillo que es construirlo ; pero la razon por la que no se hace , ademas de muchisimas cosas , es porque los funcionarios publicos que dirigen la economia ya estan acostumbrado a comprarlo todo en el extranjero, son muchos anos tirando proyectos e innovaciones tecnica en una gaveta , aniquilando cualquier tipo de iniciativa que les impida viajar y recibir comisiones. Es una lastima que los cubanos no tengan acceso a HT; porque te ibas a enterar , no por intelectuales , sino por ingenieros y tecnicos de los miles de millones de dolares que se han gastado en compras en el extranjeros pudiendose hacer en casa.

  • el 26 abril, 2014 a las 5:26 am
    Permalink

    Luis,

    No se trate de ” Y se hizo la luz”. Mira ver donde estan las companias lideres que tienen la tecnologia, disenan y fabrican los generadores eolicos. No son tan simples como “un generador con aspa”. Hay un diseno de ingenieria mecanica y de materiales, amen de otras cosas (estudios del perfil de los vientos, instalacion, contaminacion Sonora (si, por que las aspas cuando giran hacen bastante ruido y hay regulaciones en cuanto a la distancia que tienen que estar de asentamientos poblacionales) , etc. detras de eso que te parece tan simple. Y obviamente, nada de eso es gratis y el capital para invertir en esas tecnologias no creo que este al alcance con los problemas financieros cronicos de la economia cubana. Primero tienen que pagar sus deudas para que les abran el credito y despues hablamos. Con recursos propios, olvidate del cuento. Pero esa es otra historia.

  • el 20 abril, 2014 a las 10:22 am
    Permalink

    Que pais!. necesitan recursos energeticos , necesitan recursos financieros , necesitan tecnologia de punta, necesitan recursos de todo tipo. Si cuba fuera el unico pais en la tierra , habria que esperar por los extraterrestres , si es que los hay , para hacer cualquier cosa . Caigase de la mata! , un generador con un aspa para producir energia no es ninguna tecnologia de punta ni algo por el estilo , es solo proponerselo y hacerlo.

  • el 18 abril, 2014 a las 10:07 am
    Permalink

    En otras circunstancias me leeria el mamotrepo. Pero en cuba?! Donde no hay ni un vaso de leche para cada cubano?? Aqui hablar de planes energeticos es una masturbacion mental. De hecho, hablar de cualquier plan lo es.

  • el 18 abril, 2014 a las 9:42 am
    Permalink

    Lo de las renovables es el cuento de la buena pipa.

    Es obvio que a largo plazo el actual modelo de crecimiento es insostenible y no sólo por la energía, son muchos los recursos agotables para una población que no cesa de crecer y consumir cada vez más. Se decrecerá sí o sí, sea organizadamente (poco probable lo veo) o debido a un colapso mundial en medio de una general rapiña por los recursos que queden. También podría pasar que las máquinas tomen antes el control e impongan su “solución”, que obviamente iría en detrimento de la humanidad.

  • el 18 abril, 2014 a las 6:22 am
    Permalink

    Se agradece un post sobre la compleja problemática energética pero creo que es necesario hacer algunas aclaraciones. Por ejemplo, en el siguiente párrafo

    “Es cierto que estas fuentes son caras pero con el petróleo a U$D 100 el barril y en ascenso lo que se invierta será rentable a largo plazo. Le dará a Cuba la independencia que necesita para desarrollar su economía sin más sobresaltos que los propios.
    Uruguay lo está logrando, toda la generación eléctrica del país se producirá por hidroeléctricas y parques eólicos con lo cual el Director de Energía asegura que el próximo año los ciudadanos ya pagarán menores tarifas de electricidad.”

    En primer lugar los equipos que se usan para la captación de energía renovable (aerogeneradores, paneles fotovoltaicos) son fabricados fuera de Cuba con tecnología de punta que no está ni estará a nuestro alcance; lo más que se hace acá es ensamblar y dar mantenimiento; no construir desde cero. O sea, las renovables, con su cara linda y verde, llevan a profundizar la dependencia tecnológica y en consecuencia la económica.

    Por otra parte, la electricidad representa un porciento muy bajo de toda la energía primaria que consume cualquier nación moderna. Haciendo una inversión económica que no está al alcanze de países humildes, como Cuba, algunas naciones muy contadas generan con renovables casi toda la electricidad que necesitan, y hay días que se van por encima, pero generar con electricidad TODA la energía que consume una nación es un sueño muy lejano para cualquier país inserto o que pretenda insertarse en la economía mundial. Por ejemplo España, que es de los más avanzados del mundo en materia de renovables, tiene como meta para el año 2020 llegar con ellas al 20% de toda la energía primaria consumida; y todo parece indicar que debido a la crisis no podrá cumplir tan modesto anhelo.

    Además, teniendo en cuenta que el pico de todas las fósiles anda cerca y que estas son imprescindibles para impulsar las renovables parece obvio que nos quedaremos más que cortos. No nosotros, hasta los más poderosos y avanzados.

    Respecto a la energía solar fotovoltaica, tenga en cuenta que su tasa de retorno energético (TRE) es menor que cinco, mínimo que necesita una sociedad compleja (como la nuestra) para sostenerse. Lo voy a decir de una manera más sencilla: la fotovoltaica está viva gracias al petróleo; la eólica no anda muy lejos.

    En resumen, parece muy buena la idea de girarnos con ímpetu hacia las renovables siempre que tengamos bien claro que ellas no pueden evitar el desplome, si acaso amortiguar el golpe. Vamos a decrecer sí o sí; deberíamos concentrarnos desde ya en decrecer de manera ordenada.
    Es decir, no podemos contar con ellas para conseguir la independencia energética, Uruguay tampoco.

    Ah, y usar marabú como fuente energética de manera rutinaria es otra grandísima burrada desde el punto de vista ecológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *