Itinerarios de una mezquita en Cuba

José Jasán Nieves y Grettel Reinoso  (Progreso Semanal)

Mezquita_Habana2_port-685x342HAVANA TIMES — . Un día de la segunda quincena de septiembre cinco cubanos abordan el vuelo Habana-París. La capital francesa no es su destino, sino solo un punto de tránsito hacia el mundo árabe. No son militares, tampoco médicos. Son fervorosos creyentes que viajan hasta Arabia Saudita para cumplir un “sagrado” deber de todo musulmán.

“Es la primera vez que unos cubanos residentes en el país pueden peregrinar hasta La Meca”, asegura un devoto de la prédica de Mahoma que agregó “Yahya” (Juan, en árabe) a su nombre hispano de Pedro Lazo Torres. Como Presidente de la Liga Islámica de Cuba, pero sobre todo como propulsor de la fe, Lazo integró la comitiva y vivió la experiencia de una profunda realización espiritual.

El viaje a las ciudades sagradas de Medina y La Meca, más la impresión y entrega de algunos ejemplares del Corán, podría no ser la única ayuda que el Reino de Arabia Saudí ofrece a sus correligionarios en el archipiélago caribeño. Hay otro anhelo que se acaricia hace años y que espera recursos, asesoría y decisión para fraguar.

El proyecto sigue en pie

La construcción de la primera mezquita en Cuba es todavía un deseo, que de realizarse, consagrará un símbolo de diversidad religiosa y reconocimiento a una minoría que poco a poco gana su espacio en el país.

iman_Pedro_Lazo_Torres2
Iman Pedro Lazo Torres (4to de la izquierda)

Según el historiador Michael Cobiella, investigador en la Fundación Fernando Ortiz, estas comunidades religiosas actuales no se derivan de la migración de principios del siglo XX, pues por entonces el 80 por ciento de los árabes establecidos en el país fueron cristianos maronitas, provenientes del Líbano, Siria y Palestina.

La mayoría de los islámicos actuales son conversos y su número oscila entre 3500 y 8000 personas. Se trata de una congregación a la cual ya no le bastan para orar los portales de viviendas privadas o los espacios que les ceden temporalmente algunos museos o la propia Unión Árabe de Cuba, una organización social, no de carácter religioso.

“Hay un proyecto arquitectónico ya diseñado para la mezquita, yo lo he visto, y hasta el sitio está señalado con un cartel”, confirma el Presidente de la Liga, refiriéndose a una espaciosa explanada adyacente a la termoeléctrica de Tallapiedra, en la zona de los elevados de la Avenida del Puerto, en La Habana Vieja.

A principios de octubre, medios de comunicación afirmaron que el gobierno cubano había cancelado ese proyecto constructivo, según presuntas declaraciones del propio Pedro Lazo, las cuales este niega rotundamente en su entrevista con Progreso Semanal. “Eso yo no se lo dije a nadie”, desmiente.

“La voluntad de construir el lugar de culto se mantiene y esperamos que la obra beneficie a toda la comunidad y no solo a los fieles. Nosotros pensamos que la instalación debe tener un centro de reuniones donde también la municipalidad pueda realizar actividades; además de incluir un lugar para comer y desde donde podríamos aportar a la alimentación de personas con dificultades e incluso un parqueo y un alojamiento, porque son muchos los fieles que vendrán de otros lugares”, comenta Lazo Torres.

iman_Pedro_Lazo_Torres3a
“Yahya” Pedro Lazo Torres, Presidente de la Liga Islámica de Cuba.

“La obra debería evitar los problemas que tuvieron otras iglesias recién construidas como la ortodoxa griega, donde es complicado resolver los servicios auxiliares a la instalación. Que no haya pan para hoy y hambre para mañana es nuestro deseo”, asegura.

Cuando todavía ni siquiera se ha colocado la primera piedra de la mezquita, estas previsiones resultan útiles.

La Oficina del Historiador de La Habana está encargada de la obra, según señala el anuncio público en la zona escogida para erigir la edificación. En el lugar, efectivamente, se nota movimiento por estos días, pero el único obrero de la construcción presente el día que nos acercamos allí no pudo confirmar si lo que se levanta es un parque o una mezquita.

“Estábamos poniendo unas losas y unos bancos de concreto, además de unas jardineras; pero llegaron y pusieron el cartel y ahora no sé qué es lo que sigue”, asegura.

Por lo pronto el espacio funciona como parqueo para la veintena de camiones con licencia de transporte de pasajeros que viajan hacia las provincias orientales desde la cercana terminal de La Coubre.
“Ahora no sé qué es lo que sigue…”“Ahora no sé qué es lo que sigue…”

De Estambul a La Habana

iman_Pedro_Lazo_Torres3b
“Ahora no sé qué es lo que sigue…”

“Todo musulmán quiere construir una mezquita, porque hay una recompensa inmensa por levantarla. El gobierno de Cuba nos manifestó desde hace varios años su voluntad de regalar una edificación de ese tipo y el deseo ya nos complace, porque así el gobierno también recibirá su recompensa. Aunque a nosotros nos gustaría participar en la construcción de la obra, para así también tener la nuestra”, cuenta el imán Lazo Torres.

“Todos los países islámicos anhelan contribuir para esta acción. Algunos de esos países han querido asumirla ellos solos desde los cimientos”, agrega en lo que parece una alusión a Turquía, cuya Fundación de Asuntos Religiosos (Diyanet) envió una delegación a la capital cubana en marzo de 2014.

En esa ocasión, supuestamente, se acordaron los términos y permisos para construir una edificación similar a la famosa mezquita Örtaköy, de Estambul. Pero, según Lazo Torres, esa información no es precisa. “Que yo sepa no se produjo ningún acuerdo ni ningún compromiso”, asegura.

Desde la capital turca, el vicepresidente de Diyanet, Mustafá Tutkun, confirmó a Progreso Semanal la participación de su país en el proyecto. “Todo comenzó cuando visitamos Haití por un proyecto humanitario. Nos comunicamos con los musulmanes de Cuba y ellos mencionaron la idea de la mezquita. Entonces propusimos contribuir y las autoridades cubanas nos invitaron a visitarlos. Visitamos La Habana y vimos el terreno seleccionado para la mezquita y dijimos que estábamos dispuestos a patrocinar el proyecto en su totalidad.”

“Diyanet ha ofrecido construir la mezquita en un estilo histórico, con un diseño barroco y estamos listos para cubrir todos sus costos. Pero las autoridades cubanas planean involucrar a tantos países musulmanes como sea posible. Nosotros estamos esperando por ellos para emprender nuestras acciones. Para nosotros, construir la mezquita es la parte importante, quién lo va a hacer es un asunto secundario”, anota Tutkun.

Esa opinión concuerda con lo expresado por el embajador cubano en Ankara, Alberto González Casals, quien según un artículo publicado el 19 de abril por la Agencia de Anatolia, dijo que Cuba estaba “feliz” con la oferta de Diyanet. “Propuestas para construir mezquitas en La Habana han llegado no solamente desde Turquía sino también de otros países”, explicó el diplomático, también sin identificarlos.

¿Será este el modelo que siga la mezquita en La Habana?
¿Será este el modelo que siga la mezquita en La Habana?

Un día más tarde, el 20 de abril, el diario turco Emlak Kulisi publicó un artículo titulado “Fundación religiosa turca construirá mezquita en Cuba“, que fue replicado por varios sitios de información. Pero después de esa afluencia noticiosa el tema cayó en un vacío que ha dado paso a rumores.

“Algunos cubanos y turcos quedaron muy molestos cuando escucharon sobre la mezquita en La Habana”, agrega Tutkun. “Puedo entender a los cubanos, pero es llamativo por qué algunos medios turcos no pudieron digerir el asunto y fabricaron noticias falsas o erradas. Tenemos muy buenas relaciones con las autoridades cubanas, nos mantienen informados todo el tiempo. Nos visitan y nosotros los visitamos a ellos”, asegura.

Igualmente optimista se muestra el Imán habanero: “No pienso que exista ninguna dificultad, porque se mantiene la voluntad y el interés de muchas personas e instituciones de concretar la obra”.

Pero, por más que se sumen buenos deseos y comunicación fluida, al parecer todavía faltarán muchos días antes de que se concrete en La Habana un oratorio apropiado para los fieles de Alá. Será entonces cuando se podrá escuchar, entre los sonidos tropicales de la Habana antigua, el llamado del muecín.

*Colaboró en la redacción de este texto Felipe Pagliery


One thought on “Itinerarios de una mezquita en Cuba

  • el 31 octubre, 2014 a las 4:47 pm
    Permalink

    Existe una gran confucion sobre la religion Islamica y mucha gente creen que distorciones como el Wahabismo, que solamente se enseña en la universidad de Medina en Arabia Saudi y el Farrakhanismo entre algunos negros musulmanes americanos, es Islam. Se le ha dado una pesima imagen a todo lo musulman, cuando en realidad la gran mayoria son personas que no tiene nada que ver con estas tendencias y sectas, ni con sus practicas. Ni en los Hadices ni en el Koran, se dice nada que hay que maltratar a las mujeres ni que tengan que taparse la cara.

    Cuando en Estados Unidos los negros americanos buscaron sus raices, la buscaron en Africa, y muchos miles de ellos se encontraron con el Islam. Hoy millones de ellos han abrazado esa religion y la consideran la mas genuinas de las religiones africanas. Creo que estaban en lo cierto. Siglos atras Africa fue islamizada y todo lo que brilla en Africa, es musulman. Espero que los afro-descendientes cubanos y hasta los que no son que desean explorar una espiritualidad, hagan lo mismo. Las tradiciones afro-cubanas no pueden estar mas “cachicambiadas”. Oyeron toques de laud, pero no oyeron bien. No es ni mayombe ni obatalla; Es Allah. “El Compasivo, El Misericordioso. El Señor de todos los Mundos”.

    Respeto todas las creencias, pero respetar no quiere decir aceptar, mucho menos promover. Frente a este increible auge en Cuba de las religiones africanas animistas y tribales, espero que los musulmanes en Cuba le den frente y los paren.
    El sabio Al Gazzali decia; “si no puedes ser Musulman, ser Cristiano. Hoy diria a muchos cubanos; si no quieres ser Cristiano, ser Musulman. Por lo menos en las tres grandes tradiciones monoteistas, aun no se este de acuerdo con ellas, se reconoce que hay principios morales, etica, codigo de conducta civica, juriprudencia, filosofia y educacion. El proposito de las religiones es que la gente viva mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *