Industrias Locales de Baracoa (IV)

Por Lázaro Gonzalez

Industria local de Baracoa, Cuba.

HAVANA TIMES, 8 mayo — “Este aniversario 500 es una excelente oportunidad para que nos recuerden quienes dicen que vivimos en el fin del mundo.  Los baracoenses somos muy solidarios, por eso los visitantes no quieren irse.  Este es uno de los lugares más lindos de Cuba.  Y entre sus más preciadas bellezas naturales, nos encontramos las mujeres.”

Argumentos variopintos le sobran a Yaíma Guilarte para hacer semejante afirmación.  Saltan a la vista.  Esta gallarda costurera multioficio, trabaja en un Taller de Artesanía Especializada, donde impera un matriarcado altamente eficiente.

Industria local de Baracoa, Guantanamo.

Esta tropa, perteneciente a la unidad empresarial de base Industrias Locales de Baracoa, hasta hace cinco años estaba especializada en el trabajo con pieles, pero la carestía de este material los obligó a reorientar su labor hacia los tejidos con fibras naturales, actividad en la que han consolidado un prestigio, a pesar de la inestabilidad en el suministro de materias primas, por parte del Estado.

Industria local de Baracoa, Guantanamo.

“Con estas fibras hacemos cestas para huevos, cuadros, flores para confeccionar adornos de naturaleza muerta, portavasos, doyles, abanicos, jabas playeras.  A la mayoría de las mujeres nos gusta el trabajo manual, aunque a algunos hombres ciertos trabajos de artesanía les quedan mejor que a nosotras.” dice Guilarte.

En febrero pasado solo con la manufactura de sombreros de paja, uno de los productos más demandados, ingresaron más de 90 000 pesos (US $4,100).

“Lo logramos con el esfuerzo de los trabajadores -sostiene Ibis Navarro, la administradora-.  Cuando no entra materia prima, como en enero, nos vamos al campo y recolectamos las fibras naturales (coyos de Yuraguá), tras la autorización de las instancias pertinentes.  No obstante, hoy no contamos con un stock de materias primas, trabajamos al día.”

“Desde hace mucho tiempo las Industrias Locales, a nivel nacional, no disponen de una planificación de materias primas para ninguna de sus producciones,” lamenta su directora en Baracoa, Midialis Durán.

Baracoa, Guantanamo, Cuba

“Tenemos que negociar producciones que puedan tener alta demanda y sean rentables.  Aprovechamos la recortaría de la gran industria: papel, cartón, textiles, lo que rescata la Empresa de Recuperación de Materias Primas, cuyos precios, por cierto, están muy altos para nuestros procesos productivos y elevan la ficha de costo.  Todo eso salimos a buscarlo fuera del territorio.”

Unos 15 talleres especializados en las áreas de confecciones, carpintería, impresión, química, artesanía, microtenería y tapicería, componen la actividad productiva de esta industria en el territorio, afectada también por la obsolescencia de la tecnología, buena parte con más de más de 50 años de explotación.  Aún así, explica Durán, en 2010 estos baracoenses establecieron un récord histórico al producir cuatro millones 200 mil pesos, de ellos alrededor de 100 mil en divisas.

El renglón exportable estrella de esta entidad de la Ciudad Primada son las maracas, como souvenir y como instrumento musical.  Además venden en el exterior los derivados de la marquetería, la naturaleza muerta y el coco.  Pero no puede calcularse en valores el aporte de estas manufacturas a la preservación y promoción de las tradiciones locales.

A ese propósito contribuyeron los trabajadores a domicilio, modalidad rescatada con éxito en 2009 porque sus producciones no exigen la labor seriada de los talleres y suelen emprenderse en familia.

Baracoa, Cuba

“Ellos se agencian parte de las materias primas, como la recortaría de madera, y la unidad les facilita otras importadas, como el barniz y el pegamento.  Pienso que esta variante debe mantenerse para bien del Estado y de esas personas, que muchas veces no saben cómo llevar sus productos al mundo.  Por supuesto, esta relación tiene que estar mediada por sistemas de pago estimulantes.” afirma Durán.

Similar piensa Ofelia Domínguez, hábil artesana baracoesa que en la especialidad conocida como naturaleza muerta convierte en realidad adornos florales que parecen fugados del mundo de los sueños.

“Insertarnos en la dinámica de la unidad empresarial de base nos garantiza un mercado seguro para nuestros productos y el acceso a algunas materias primas a las que antes solo teníamos acceso a través del mercado negro.  Además continuamos vendiendo sin problemas al sector privado nuestro excedente, sin que eso afecte el cumplimiento de los contratos con la empresa.”

Las industrias locales constituyen un ente ecónomico muy importante para el desarrollo local, porque pueden aprovechar todo lo que en el orden territorial es susceptible de transformarse en bello y útil.

“Nuestros talleres pueden generar empleos si se conjugan varios factores para desarrollar este tipo de industria, bastante subestimada.” agrega.

Baracoa, Cuba

En estos momentos, paradójicamente, las Industrias Locales de Baracoa tampoco disponen de puntos de venta en divisas en la ciudad, a pesar de ser el principal destino turístico de la provincia de Guantánamo.  Todas sus producciones tienen que viajar a la cabecera provincial, desde son distribuidas centralizadamente.

Una buena noticia para esta unidad es que ya se encuentra en fase de contratación y preparación técnica un viejo sueño inversionista: una desfibradora de coco, recurso natural muy abundante en la zona.  La fibra de coco es muy cotizada en el mercado internacional, y tiene un precio mayor en el caso de las producciones que la usan en la colchonería, la tapicería.

“La  tecnología será alemana, nación que está muy interesada en comprarnos las producciones -afirma Durán-.  Esta es una actividad que puede caracterizar a Baracoa durante mucho tiempo, si le ponemos el corazón.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *