Heladería Coppelia en la diana de los consumidores cubanos (I)

Por Jimmy Roque Martínez e Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES – Regresa la heladería Coppelia a las páginas de Havana Times. El proyecto CUP (Consumidores y Usuarios Protegidos) intenta involucrarse en los problemas de esta institución, y propone al menos una solución a varios de sus problemas.

Coppelia es uno de los pocos sitios de La Habana donde el consumo de helado es en moneda nacional, a buen precio, y no está bajo el monopolio de Nestlé. Es también, nos atrevemos a asegurar, uno de los muy escasos lugares donde los cubanos de a pie podemos invitar a amigos extranjeros.

Este popular centro gastronómico recibe aproximadamente 12 mil clientes entre semana, pudiendo llegar hasta 15 mil los sábados y domingos, por lo que tuvo utilidades en 2014 de un millón doscientos mil pesos, según nos cuenta su director Antonio Reyes.

Se derrite la Catedral del Helado

No obstante, después de los gastos en mantenimiento, jardinería, electricidad, agua, e insumos; quedaron el año pasado 150 mil pesos (7,500 USD) -nos comenta Reyes-, que al repartirse entre sus 275 trabajadores, dio un promedio de 560 pesos (28 USD) por trabajador, que como promedio tienen un salario de apenas 235 pesos (menos que 12 USD) al mes.

Con tan poco incentivo, esta “empresa estatal socialista” adolece de muy conocidos problemas que discutimos cara a cara con sus directivos.

Mesas vacias a pesar de un larga cola para entrar.

Según declaraciones de Pedro Busquet, Director de la Empresa Recreatur, la capacidad instalada en Coppelia es para 680 comensales, “esto hace que haya que tener una rotación muy rápida para que los clientes tengan el menor tiempo posible en las colas”.

Sin embargo, sistemáticamente hemos comprobado que permanecen muchísimas mesas vacías dentro de la instalación, mientras las personas esperan en largas colas en las aceras fuera de la heladería.

Una vez sentados a la mesa, se suma otro tiempo desproporcionado a la espera de ser atendidos y después servidos.

Busquet expresó en la televisión cubana que “se ha mantenido en los primeros días del año quince sabores; fundamentalmente chocolate, fresa, fresa bombón, y almendra”, y aseguró que existe la materia prima para mantener la estabilidad de estos sabores.

¿Cómo se entiende entonces que los usuarios no se percaten nunca de tal exótica variedad? Un solo sabor, y con mucha suerte dos, es lo que se encuentra habitualmente.

La respuesta la da Jorge Barres, otro funcionario del establecimiento. “Las condiciones técnicas requeridas no están para poder ofertar más de tres sabores. Cuando usted lleva un tiempo boleando un tercer o un cuarto sabor, comienza la maduración del helado y sale flojo”, nos explica.

El director de Recreatur había coincidido con esta deficiencia, que catalogó de “dificultad objetiva en las soderas”.

“Aún cuando la industria ha dado quince sabores en el mes, hay días en que podemos fluctuar entre 7, 8 ó 9 sabores”, había expresado el Busquet, y añadió que “en el plan del 2015 está concebido la importación de este elemento que nos garantiza totalmente que la cadena de frío en la instalación este apta”.

La promesa, realizada a inicios de año, parece que no logrará concretarse, dado que estamos en el mes de julio, y la situación se mantiene.

A ello se suma que, aún teniendo varios sabores almacenados, hasta que no se agota un sabor, no ofertan el otro, generando malestar en la clientela.

Los detalles son el infierno…

Actualmente el helado se oferta en moldes plásticos de mala apariencia. José Luis Rosales, Subdirector de Aseguramiento, nos asegura que los moldes plásticos están certificados por las autoridades sanitarias de la ciudad.

Lo cierto es que a los cuentapropistas se les prohíbe ofertar sus productos en recipientes plásticos por ser estos más difíciles de limpiar, y ser proclives a alojar suciedades y trasmitir infecciones; por lo que se les obliga a usar vasos de cristal y platos de cerámica.

Muchos recordamos que en Coppelia las combinaciones de helados se servían en copas de cristal o canoas de acero inoxidable. El tipo de recipiente estaba relacionado con la especialidad que se sirviera, y de paso garantizaba la salubridad.

Explica Rosales que por el momento no existe proyección para cambiar los moldes plásticos. Asegura que no se trata de presupuesto, si no que “no hay una producción en la industria nacional que nos respalde”.

Por otra parte, lo habitual en la heladería es que al pasar, al usuario se le indique qué mesa ocupará. Si se trata de una, dos o tres personas, lo habitual es que completen la cifra de cuatro comensales a la mesa, con otras personas desconocidas.

De tal modo, las personas se ven forzadas a escuchar las conversaciones ajenas, o que ajenos escuchen la conversación de uno, violentando totalmente la privacidad de todos.

Según los funcionarios de Coppelia esto es opcional. Los clientes pueden sentarse en compañía solo de la persona o las personas que lo acompañan, incluso una persona sola puede ocupar toda una mesa.

En la entrevista nos explican que se completan las mesas con otras personas ajenas para agilizar la cola, siendo esto un contrasentido al permanecer otras mesas aledañas totalmente vacías.

Como ejemplo de desprotección al consumidor, no está visible ninguna información al respecto. ¿Cómo un usuario acostumbrado a la mala atención en los servicios podría conocer de esta posibilidad de no ser importunado por extraños, si no le informan?

Son muchas más las deficiencias de este insigne establecimiento, muchas de ellas muy conocidas por los lectores, pero que la administración insiste en no reconocer. La segunda parte de este reportaje informará sobre la postura nada autocrítica de los directivos de Coppelia, y una solución propuesta por el colectivo Consumidores y Usuarios Protegidos.

13 thoughts on “Heladería Coppelia en la diana de los consumidores cubanos (I)

  • Carlos no me parece mala la idea de pagar por el peso. El único problema es cuando le hechan agua para sustituir el helado y te encuentras desagradables trozos de hielo en el helado.

  • No he podido leer el artículo de Havana Times referente a Coppelia, la cuenta por la que accedo entrega la información cada diez o más días. Solo he leído algunos comentarios sobre el post.
    Sin embargo estuve en la heladería hace tres días y tropecé con la estupidez más grande que conozco de ese lugar. Existen unos quioscos en el exterior que venden helado en CUC y como se había acabado el helado dentro decidí tomar afuera, siempre cobro en esa moneda.
    La señora que atiende el quiosco me dijo que el costo del helado era en dependencia del peso y que para eso ellos tenían una pesa digital en la que restaban el peso de la copa en la que sirven, que por cierto era de vidrio.
    El procedimiento me pareció muy rebuscado, mas tratándose de la catedral de la corrupción que es como llamo a esta heladería.
    Le pregunte las razones por las cuales una bola de helado puede llegar a diferenciarse tanto de otra y ella me contesto que no todos los helados pesan lo mismo, que existen algunos que tienen agregados como pasas, almendras, dulce de coco, aire y que eso hacía que variara el precio. Me dijo que una bola podía variar el precio desde menos de 80 centavos de CUC hasta más de 1.20 y ahí comprendí que no comería helado de ese quiosco.
    He soportado que me roben toda la vida por vivir en Cuba, pero esto es el colmo de la imbecilidad. No sé quién inventó lo de pesar el helado, debe ser el que vio como los dependientes lograban inflar una bola casi al punto de estar vacía.
    Como decía mi amigo rolando en palabras del comediante, el sistema es de las cosas que deben ser cambiadas para que el coppelia recupere su esplendor y no tenga la población que ser atracada por dependientes corruptos.

  • Me parece estupenda la iniciativa, Isbel y Jimmy. Si hay un consumidor indefenso en este mundo ése es el cubano…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *