Guantánamo cumple una decada con prisoneros

Fernando Ravsberg

Corresponsales de prensa cubriendo la llegada de los primeros prisioneros a Guantánamo. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES, 10 ene — Un comunicado de Amnistía Internacional recuerda que el campo de reclusión de Guantánamo cumple años en enero del 2012, hace una década desembarcaban los primeros prisioneros de la “guerra contra el terrorismo”.

Desde las montañas de Cuba un grupo de corresponsales extranjeros contemplábamos las maniobras de desembarco. Vistos desde los lentes de nuestras cámaras los detenidos parecían muy pequeños, avanzando encadenados entre sus enormes custodios militares. Aun nadie sabía a ciencia cierta cuál sería el destino de aquellos hombres que veíamos bajar de los aviones.

Eran los “Combatientes Enemigos”, una nueva raza carente de los derechos básicos que gozamos los demás seres humanos. Ellos pueden ser capturados sin pruebas, secuestrados, trasladados clandestinamente, torturados y detenidos sin juicio por siempre.

La clasificación jurídica se le ocurrió al mismo presidente que legalizó el uso de la tortura. Toda una política que el Obama candidato prometió cambiar, recibiendo el apoyo de la mayoría de los estadounidenses y de la comunidad internacional.

Cuando asumió la presidencia le dijo al mundo que en el futuro lo que se haga en la lucha contra el terrorismo sería diferente, “lo vamos a hacer de forma que sea consecuente con nuestros valores y nuestros ideales”.

El 22 de enero del 2009, en su segundo día en la Casa Blanca, emitió una orden ejecutiva en la que decretaba el cierre definitivo del campo de prisioneros de Guantánamo en el plazo máximo de un año. Otras órdenes firmadas ese mismo día por el flamante presidente, convertían en ilegal la tortura y también todo el programa de la CIA que permite retener en prisiones secretas, sin control judicial y durante años a los sospechosos de terrorismo.

Sin embargo, el tiempo pasó y las órdenes de Obama no se cumplieron. Es más, el presidente acaba de firmar una ley que da total libertad al gobierno de EEUU para detener sospechosos de forma indefinida sin importar que sean ciudadanos extranjeros o estadounidenses.

Lo curioso es que Obama asegura no estar de acuerdo con aspectos claves de la ley. Declaró que la firmó “a pesar de tener importantes reservas con ciertas disposiciones que permiten la detención, interrogación y acusación de sospechosos de terrorismo”.

Los cables secretos del Pentágono revelados por Wikileaks confirman que el 60% de los arrestados fueron conducidos a Guantánamo sin pruebas concluyentes en su contra. Bastaba con que lo consideren una “probable” amenaza a EEUU, también si “quizás” pudiera serlo y a veces hasta cuando creen que es “improbable”.

Pasaron por esa prisión 779 prisioneros de 40 nacionalidades, al menos una docena eran menores de edad, 8 murieron en la cárcel, 6 de ellos por suicidio.

Entre otros casos detuvieron en Guantánamo como “combatientes enemigos” a un anciano de 89 años con demencia senil y depresión, cuyo único delito fue tener un teléfono satelital en su casa,  a otro que tenía un primo en la Yihad y a un tercero por transitar rutas que usan los Talibanes. Pero casi ninguno pudo probar su inocencia porque solo el 1% de las 700 personas que pasaron por el campo de prisioneros fueron juzgados, según los cables del Pentágono.

En un congreso en España un colega de un gran medio madrileño nos dijo que le importaba más la vida de un cubano que la de 100 negros. Pero según la declaración universal de los DDHH estos son para todos, incluso para los africanos, los indígenas, los asiáticos y los árabes.

Son también para quienes piensan diferente, para los que actúan fuera de la ley e incluso para aquellos que utilizan la violencia extrema contra civiles inocentes. Todos deberían tener derecho a un trato digno, a un juicio justo y a una verdadera defensa.

Sin embargo, parece que a los corresponsales extranjeros que teníamos la esperanza de volver a las montañas para ser testigos de la salida de los últimos presos de la Base Militar de EEUU nos toca esperar.

Es más, con la nueva ley que el Presidente Obama acaba de firmar habrá que prepararse incluso para ver cómo, en un futuro no muy lejano, los afganos comparten sus celdas en Guantánamo con ciudadanos estadounidenses.


One thought on “Guantánamo cumple una decada con prisoneros

  • el 11 enero, 2012 a las 10:04 pm
    Permalink

    La triste historia de Guantanamo, derivado de la ilegal presencia de los militares norteamericanos en la Base Naval de Guantanamo, es larga, dolorosa y tragica para dicha region.

    Desde sus inicios, este jugo un papel de punta de lanza, desde donde invadian a Cuba a su antojo, intimidaban a gobernantes y cuando asumio el papel de centro de conspiracion y auto-agresion despues del año 1959m siempre en defensa de los peores intereses de nuestro pueblo.

    Cuando no estaban invadiendo, convirtieron a la ciudad de Guantanamo en el mayor prostibulo de Cuba, donde la droga , enfermedades de transmision sexual, el contrabando, el chantaje, la prebenda constituyeron una forma de vida para miles de personas.

    Las golpizas, torturas y asesinatos que hoy hacen historia, ocurrian desde los años, cuando tuve mi primer contacto con ese antro en la decada de los 40’s. Cuando llegaba el tren del “Franco” era una jauria humana en fila hacia lo que se conocia en Guantanamo como el Bayu, donde mas de 500 mujeres se dedicaban al oficio de la prostitucion, robo, drogadiccion, violencia, lo que convirtio a Guantanamo en la zona de mayor incidencia de Sifilis y Lepra en Cuba.

    Otros muchos bares, night club ofrecian igual servicio mas refinado para oficiales, los cuales estaban equipados con albunes fotograficos de mujeres de la “alta sociedad”, que eran buscadas en carros en sus casas para encuentros sexuales en los Hotels Washington y Roosevelt , hoy renombrado Brasil.

    Tambien existia el tren del USO para “damas” de la alta sociedad que iban a “bailar” los Lunes a la Base.

    Miles de obreros civiles, en su gran mayoria, procedentes de las Islas Caribeñas. proporcionaban un trabajo servil, incondicional y temeroso, ya que todos conocian de algun que otro empleado que habia sido encerrado en el BRIX, torturada y algun que otro murio en el proceso.

    Despues de 1959, la Base se convirtio en un centro de conspiracion que ofrecia ingreso incondicional a todo contrarrevolucionario o delincuente comun buscado por la policia. Varios empleados y guarda fronteras fueron asesinados o heridos de bala en este periodo de alta tension. Se supone que cientos de Cubanos han sido mutilados o muertos en el segundo campo minado mas grande del mundo, existente entre ambos paises.

    Cuba justificadamente añora el dia, en que esta jauria deje de hollar su suelo patrio y las perversiones humanas descritas, retornen a su pais y nunca mas tenga que sufrir las humillaciones morales que acompañaba su presencia.

    Yanqui Go Home era comun entre los estudiantes secundarios de Guantanamo por lo anterior y mucho mas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *