Fuerte despliegue policial frente al tribunal habanera

que juzga a manifestantes del 11 de julio

Operativo policial en Centro Habana, en las inmediaciones del Capitolio, este viernes. (14ymedio)

Por Natalia López Moya (14ymedio)

HAVANA TIMES – Un fuerte operativo policial rodea desde las primeras horas de la mañana de este viernes el Tribunal Provincial Popular de La Habana, donde se realizan varios juicios colectivos contra los manifestantes del 11 de julio. Con el despliegue de efectivos, las autoridades buscan evitar una protesta de familiares frente a las instalaciones, ubicadas a pocos metros del Capitolio.

El cordón de seguridad alrededor del tribunal se extiende por un perímetro enmarcado por las calles Industria, San José, Dragones y Monserrate. Uniformados de la Policía Nacional Revolucionaria con perros, efectivos militares y muchos miembros de la Seguridad del Estado conforman el cerco, según pudo constatar 14ymedio.

En la cercana calle Monserrate, este diario notó la presencia de varios familiares de los detenidos que estaban rodeados por las fuerzas de seguridad para impedir cualquier contacto con ellos.

“Hoy se está haciendo la vista oral al grupo de muchachos que estuvo en 100 y Aldabó y que luego fue trasladado al centro penitenciario llamado Jóvenes de Occidente, en la Lisa”, contó a 14ymedio un familiar de uno de los acusados.

“Esta vista es como un juicio nuevo, con defensa de un abogado”, agregó y dijo que los familiares están muy ansiosos esperando la decisión de los jueces. “Allí creo que están los 10 o 12 jóvenes que llamaron ‘cabecillas’, según palabras del único ‘testigo’ que hay, un jefe de sector, que habló el día del primer proceso sumario donde condenaron a los jóvenes a 10 meses de cárcel”.

“Pasé por la esquina del Capitolio y un policía me pidió el carné de identidad y me revisó la mochila”

“Pasé por la esquina del Capitolio y un policía me pidió el carné de identidad y me revisó la mochila”, cuenta un joven a 14ymedio. “Yo ni sabía lo que pasaba, pero después me enteré de que se estaban haciendo los juicios a los que protestaron en las calles; lo supe porque una mujer me lo confirmó en la parada de ómnibus”.

“Vine a recoger un habeas corpus y no se puede pasar a tres cuadras a la redonda del tribunal”, dijo a este diario otra joven.

Varios centros de trabajo estatales próximos al tribunal suspendieron este viernes su jornada laboral, entre ellos la Casa Editora Abril, que está ubicada en el mismo edificio que las salas de juicios, un inmueble que una vez perteneció al Diario de la Marina en la capital cubana. La librería adjunta a esta entidad y con una puerta de acceso en la misma esquina tampoco abrió este viernes al público.

“Desde ayer está esto muy complicado, con tremendo operativo porque iban a traer a los muchachos de las protestas”, comenta a este diario una vecina de la calle Teniente Rey. “No han dejado a ningún carretillero vender sus productos cerca y tienen personas también apostadas en varios balcones porque temen que las madres de los detenidos hagan alguna protesta”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *