Fotógrafos locales combaten Covid-19 y el hambre en las favelas de Rio

Favelagrafia preparando paquetes para su distribución en Borel.

Un proyecto comunitario aprovecha las posibilidades de las redes sociales para proporcionar ayuda de emergencia en las favelas de Rio de Janeiro, en tiempos de Coronavirus

Por Zahrah Latif

HAVANA TIMES – Favelagrafia nació en 2016 para documentar la vida en las favelas de Rio de Janeiro y, a través de la visión única de nueve fotógrafos residentes en nueve de ellas, que perciben el talento, la creatividad y la belleza a su alrededor, combatir los estereotipos sobre armas, drogas y pandillas.

Cuatro años y dos ediciones más tarde, el equipo de Favelagrafia ha aunado sus esfuerzos de nuevo, y aprovechado el potencial de sus medios sociales para recaudar donaciones y distribuirlas entre los más necesitados durante la pandemia de COVID-19.

Morro do Borel, Morro do Fogueteiro y Favela Santa Marta son algunas de las comunidades que ya han recibido la cooperación de estos fotógrafos, y ya están movilizándose para ayudar en Providência, Babilônia, Mineira y algunas zonas de Complexo do Alemão.

“Corpo em progressão” de Saulo Nicolai (2019).

Con un conocimiento local de las familias en más riesgo a causa del confinamiento, cada fotógrafo registra los nombres de los habitantes más vulnerables en su comunidad en una lista, que emplearán para entregarles los donativos que han solicitado a través de sus redes sociales personales y la cuenta de Instagram de Favelagrafia.

Saulo Nicolai, uno de los fotógrafos que ha estado con el proyecto desde el inicio, dice que “muchas favelas se han tornado aún más vulnerables con el prolongamiento de esta cuarentena, con un alto riesgo de propagación del virus y residentes sin acceso a alimentos porque han perdido sus empleos o no pueden trabajar en estas circunstancias.”

Nicolai, trabajador por cuenta propia, ha dejado su propia inseguridad económica a un lado para concentrar sus esfuerzos en ayudar a los más afectados por la cuarentena. “Sentí la necesidad de aprovechar las posibilidades de nuestra cuenta de Instagram para emplazar a nuestros seguidores a ayudar a los más vulnerables durante esta crisis global. Personas de todas las clases sociales, de todo el mundo, están colaborando.”

Comida y productos de higiene personal se distribuyen en diferentes puntos de la ciudad, adaptando el proceso de distribución en cada comunidad según las dificultades de acceso.

En Borel, por ejemplo, los paquetes tenían que ser entregados puerta a puerta, mientras que en otros lugares agentes locales han facilitado sus sedes para la entrega, como la Iglesia Metodista de Botafogo, donde las sillas estaban colocadas a dos metros de distancia entre ellas, para respetar las recomendaciones de distanciamiento social y evitar aglomeraciones.

Cada paquete se limpia con desinfectante antes de entregarse a su beneficiario, y su nombre se tacha a continuación de la lista. La operación es sistemática y cada miembro del equipo juega un papel específico y fundamental. Hasta ahora, han ayudado a más de 300 familias en las tres favelas.

Vanda, residente de la favela Morro do Borel

La familia de Vanda, residentes en la favela de Borel, son beneficiarios de estas ayudas. Con tres hijos en casa (uno en prácticas, otro estudiando y el último desempleado), ella sigue trabajando. “Tengo que irme, no tengo como quedarme en casa”, dice, recordando que también han sufrido una grave escasez de agua.

En un país donde los miembros de las bandas decretaron un toque de queda para prevenir el contagio de Coronavirus, antes incluso de que el mismo presidente decretara una cuarentena nacional, esta extraordinaria iniciativa y la forma en la que los más desfavorecidos en la pirámide social se han movilizado por sus comunidades es testimonio de la determinación y perseverancia de los habitantes de las favelas de Brasil.

Cuánto ayudaría que, cuando todo esto acabe, los brasileños que están pasando el confinamiento languideciendo de aburrimiento en sus domicilios en urbanizaciones privadas, recordaran cómo, una y otra vez, sus vecinos en el morro se alzan y afrontan las adversidades con todos los recursos a su alcance.

Puede seguir el trabajo de Favelagrafia o hacer una donación aquí:

 

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.