Festival de Cine de Gibara, Cuba vuelve el 2-6 de agosto

Según sus organizadores, el 16 Festival Internacional de Cine de Gibara deviene una fiesta multicultural. Foto: Tomada de la página en Facebook del festival

Con un programa multicultural regresa a la comunidad holguinera el evento cultural y cinematográfico.

Por IPS Cuba

HAVANA TIMES – Del 2 al 6 de agosto próximos se desarrollará el 16 Festival Internacional de Cine de Gibara, tras dos años de interrupción por la covid-19. Con el lema “Volver al cine” el evento busca regresar a sus esencias y valores fundacionales.

Fundado en 2003 con el nombre de “Cine Pobre”, por el reconocido director Humberto Solás, el festival persiste en “sus intenciones de ofrecer un cine de calidad, y también en brindar al pueblo de Gibara un oasis anual de recreación y cultura”, de acuerdo con la nota de su Comité Organizador.

El actor Jorge Perugorría, presidente del Festival desde 2016, comentó en un video que hacer el festival este año es un gran reto.

“Todos sabemos las condiciones difíciles que atraviesa Cuba, pero no por eso debemos abandonar la cultura. Tenemos que seguir apostando por los proyectos culturales, y yo creo que hoy más que nunca es necesario el festival de Gibara”, expresó.

La selección de las obras en concurso para esta edición se realizó a partir de la combinación de una convocatoria de corto plazo con el aporte de programadores de festivales internacionales, invitados al evento.

Para Sergio Benvenuto Solás, director del Festival, resulta vital encarar el evento con un enfoque austero, pero focalizado en los cineastas nacionales y en los colegas internacionales dispuestos a apoyarlo.

“El trabajo con programadores internacionales invitados (Javier Muníz, Belén Rodríguez, Paco Jiménez, Tito Cañadas, Iván Trujillo y Héctor Ramírez) permitió que, en un corto tiempo, pudiéramos tener mejores resultados. Ha sido esencial trabajar de esa manera y encontrar vías para gestionar todas las dificultades de estos momentos, garantizando las mejores condiciones y el máximo de actividades”, sostiene.

Un programa multicultural

Con 45 obras en concurso, de diversos géneros y países, el Festival contará con tres  jurados oficiales, un jurado de ficción, uno de documental y animación – integrados por figuras cubanas y extranjeras- y un tercero de la prensa nacional dedicado a Ficción.

Los jurados colaterales como novedad tendrán dos grupos como “jurado joven” que serán integrados por jóvenes cinéfilos de la comunidad y otras provincias del país, uno para ficción y otro que visionará documentales y animación, práctica de algunos eventos con perfil social o comunitario en muchos países.

Además, también debutará un jurado de Cineclub, con miembros locales de la Federación Cubana de CineClub.

Los actores Mario Limonta y Mario Balmaseda recibirán en la gala inaugural del 2 de agosto los galardones Lucía de Honor. Este reconocimiento también incluirá la exhibición de la película, en versión restaurada-  De cierta manera, de Sara Gómez, en la que ambos participaron.

Otro momento relevante del evento será el homenaje a Nelson Rodríguez Zurbarán, fallecido en 2020. Para ello está programada la presentación de una copia restaurada de Los sobrevivientes, filme de 1978, dirigido por Tomás Gutiérrez Alea, en la que Rodríguez fungió como editor.

También se exhibirá Amada, de 1983, que él también editó y codirigió, además, junto a Humberto Solás, y el documental El Cine y la Vida de Manuel Iglesias.

El programa incluye presentaciones especiales y muestras de festivales internacionales. Como complemento se realizarán foros teóricos de distintas temáticas durante las mañanas, mientras las tardes se dedicarán al encuentro de la prensa con las personalidades invitadas.

Como ya es usual, el Festival también llevará a las plazas, parques y espacios culturales de Gibara el teatro, las artes plásticas, la música y las actividades para niñas, niños y jóvenes.

Para Benvenuto, Gibara es un evento multicultural: “había un gran debate al respecto y, por supuesto, ganó la lógica, de alguna manera, con un gran apoyo local, porque en Gibara y en Holguín sí quieren que sea una fiesta multicultural y no una semana de cine”.

Retos y apuestas

“La principal apuesta de esta edición ha sido tener una selección oficial en concurso del nivel de los años 2018 y 2019 y consideramos que lo hemos logrado”, afirma Benvenuto.

“A pesar de que no hemos podido hacer el concurso de Cine en construcción, porque se requiere de fondos para contribuir a la continuidad de las obras, que en este momento de crisis son difíciles de gestionar, es oportuno reconocer que la selección oficial en concurso tiene mucho nivel”, apunta.

Otra de las apuestas fundamentales del Festival es volver a la gestión de contenidos especializados:

“Durante la primera década del evento, tuvimos un diario que se llamaba Cine pobre hoy. Ahora hemos consolidado un equipo que va a generar contenido, más allá de la difusión a través de las redes sociales”, comenta el director del Festival.

“Es de suma importancia para nosotros crear contenidos sobre esas actividades y que resulte de ese proceso un registro especializado y meticuloso, tanto de los eventos cinematográficos como del resto de las actividades multiculturales”, añade.

Por último, menciona el interés en “producir un grupo de textos sobre el tema de la relación del Festival con el desarrollo local de la comunidad, los vínculos que tiene con ella, y todos los aspectos relacionados con los temas de comunidad, patrimonio y cultura”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times

Seguir y compartir:
Pin Share


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.