Exilio: el alto costo por defender al pueblo de Nicaragua

Haydee Castillo es presidenta y fundadora del Instituto de Liderazgo de Las Segovias. Cortesía | Niú

La defensora de derechos humanos, Haydee Castillo, le sacó las lágrimas a más de uno durante una de las últimas sesiones del Consejo Permanente de la OEA. Niú habló con ella y cuenta el giro que dio su vida con la insurrección de abril.

 

Por Keyling T. Romero  (Confidencial) 

HAVANA TIMES – Faltaban cinco horas para que Haydee Castillo leyera su discurso sobre la situación de Nicaragua, durante la sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuando escribió la última frase y puso el punto final. Estaba cansada, nerviosa y por su mente pasaban los momentos más duros que han vivido los nicaragüenses en el último año.

“Soy Haydee Castillo, defensora de Derechos Humanos. Seis meses atrás, cuando me disponía a tomar un avión a esta ciudad, para denunciar la represión que estamos siento víctimas el Gobierno de Nicaragua me secuestró en el aeropuerto Augusto César Sandino y me llevaron a la cárcel de torturas El Chipote”, comenzó leyendo en voz alta hasta terminar las cinco páginas que logró escribir aquella madrugada del 26 de abril pasado. Después se fue a dormir y se despertó un par de horas antes para leerlo otra vez y asegurarse de no haber excluido a nadie.

“Hubiera querido poner muchas más cosas, pero a uno lo limitan a ocho minutos. Entonces era resumir el dolor de un año, la esperanza de un año a cuatro o cinco páginas”, explica.

Desde el exilio, Haydee Castillo ha encontrado las formas de denunciar las violaciones a Derechos Humanos del régimen de Daniel Ortega.

Castillo tiene una larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos y de la tierra. Es fundadora y directora del Instituto de las Segovias que promueve el liderazgo y el año pasado después de enfocar su trabajo en las protestas cívicas que surgieron contra el régimen de Daniel Ortega, comenzó a ser perseguida hasta que finalmente le quitaron la personería jurídica y confiscaron su organización. Ahora vive en el exilio añorando volver a su tierra.

El 26 del mes pasado tuvo la oportunidad de declarar ante los embajadores y delegados de la OEA los atropellos y violaciones a derechos humanos que la obligaron a salir del país y el drama de las madres de los asesinados, los exiliados y los prisioneros políticos de Nicaragua. Sus palabras conmovieron a muchos de los nicaragüenses que seguía la transmisión a través de redes sociales y oyeron como casi al final su voz se quebró y sus ojos se humedecieron.

 “Abril anunció junto a sus mujeres, el campesinado, indígenas, la diáspora, la Iglesia y en especial, junto a su valiente juventud y estudiantado la siembre y cosecha de una Nicaragua digna e irreverente que deja a tras las dictaduras y las guerras, para surgir ahora altiva en volcanes de libertad y lagos de soberanía. Lo lograremos. Nicaragua volverá a ser república, patria libre y vivir”, finalizó.

Al salir de la sesión decenas de nicaragüenses que viven en Estados Unidos, y viajaron ese día para estar afuera de donde se realizaba la sesión sobre Nicaragua, la abrazaron y juntos lloraron. “Fue un llanto colectivo”, recuerda.

Huir, para vivir

El 15 de octubre del año pasado, Haydee Castillo fue arrestada y trasladada a las celdas de El Chipote cuando trataba de abordar un avión. Semanas después tuvo que irse al exiliio. Cortesía | Niú

Haydee Castillo no pensó que en la historia de su vida le tocaría salir de su país a escondidas, pasando veredas y con una mochila al hombro. No lo hizo cuando comenzó alzar su voz en contra de la dictadura de Somoza y menos en los ochentas cuando luchó por la Revolución. Pero después que salió de El Chipote no volvió a tener ni un segundo de paz.

“A mí me liberan por la presión internacional, pero cuando salí la situación empeoró. Ya no pude tener tranquilidad en ninguna casa de seguridad. Me seguían, rodeaban las casas, llegaba la Policía y los paramilitares. Perseguían a mis hijos y por eso tuve que irme”, dice.

Sin embargo, tuvo que huir del país por puntos ciegos porque cuando fue arrestada le dieron retención migratoria, pues quedó bajo investigación por supuestamente infringir la ley antiterrorismo, lavado de activos y armas de destrucción masiva.

“El exilio es realmente otra cárcel. Es tenerte preso en una cárcel fuera del país, pero producto de la decisión del régimen que mal gobierna tu país. El exilio duele. El exilio descompone el tejido social dentro del territorio. El exilio divide. El exilio es venir cargando muchos problemas de salud, te crea un desequilibrio emocional”, confiesa.

Para quienes se van y dejan familias dentro del país, dice, aun les es difícil porque todas las acciones de resistencia y denuncia que hacen en contra de la dictadura debe ser bien pensada porque tienen seres queridos que son asediados. Cuando ella decidió dar el discurso, tuvo que hablarlo con su esposo para tomar las medidas de precaución necesarias.

“Es duro porque uno sacrifica a su familia y a veces uno no sabe si tiene ese derecho, y yo digo que si ese el precio que tenemos que pagar por defender derechos humanos yo estoy dispuesta a pagarlo. Pero una dice, el tiempo y la historia pone a cada quien en su lugar”, asegura.

 

Haydée Castillo ante la sesión del Consejo Permanente de la OEA

Mire este video en Youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Dentro del Chevrolet, La Habana.  Por Vincent Wong (Vancouver, Canadá).  Cámera: Canon M5

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com