Epigramas cubanos

Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES — Quiero continuar aportando para dejar registro digital de las pintadas o grafitis que por estos días ilustran los muros, paredes, o puertas de La Habana. La valentía y originalidad de estas intervenciones públicas son verdaderamente meritorias.

A pesar de que la “censura rosa” permanece haciendo su labor, para recordarnos de quién son las paredes; los jóvenes de la capital parecen no dar muestras de agotamiento, e insisten en inscribir sus voces en cuanta superficie disponible aparezca.

Parte de estos epigramas conservan una connotación poético-literaria ostensible, como el blanco verso de Lennon/McCartney “Let it be” en el oscuro azul de la parada de autobuses en la heladería Coppelia, o la palabra “verde” en un edificio derruido.

La palabra “liberta”, sin la D al final, en una blanca columna frente al capitolio, fue uno de mis últimos hallazgos.

Por su parte, una buena parte hacen diversos y explícitos reclamos o denuncias, todavía impensables para la mayoría de la enclenque ciudadanía en la isla: ¡CTC traidores!, No te calles!, ¿Hasta cuándo?, ¡Legalízala!, Viva Cuba Libre?, entre otras.

Me ha parecido percibir que de los eufemismos y florituras (característicos de este arte callejero cubano hace unos años), los grafiteros caribeños han evolucionado hacia posturas más confrontacionales y directas, al identificar con más claridad sus respectivas demandas.

Para ello, sin embargo, en muchos casos se ha recurrido al idioma inglés. ¿Un ejercicio de camuflaje, quizás, o un modo de expresar una visión iconoclasta de la “restringida” cubanidad?

Las variopintas posturas van desde la libertaria A anarquista en una columna del Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI), hasta una esvástica (símbolo que se asocia con el nazismo) en pleno barrio La Timba.

En este caso la inscripción es de color verde (no negra como la nazi), y ciertamente, para centenares de millones de personas en países no occidentales, el símbolo se asocia con conceptos y prácticas ajenas al fascismo.

Debo confesar, no obstante, que para mí fue bien desagradable encontrar semejante pictograma en un barrio humilde, habitado mayoritariamente por vecinos afrodescendientes.

Por supuesto, no es posible entrar aquí en disquisiciones sobre los límites de la libertad de expresión, el uso de los espacios públicos, el arte, la democracia, la violencia, o la responsabilidad cívica.

Las fotos son solo el testimonio de qué se ve en La Habana hoy.

El escritor y periodista uruguayo, Eduardo Galeano, recupera en sus libros los textos escritos en los muros de las ciudades de Nuestra América. Textos de alta carga poética y contenido político y ético. Bien podrían aparecer algunas de estos epigramas cubanos, del siglo XXI.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


5 thoughts on “Epigramas cubanos

  • el 12 noviembre, 2013 a las 2:55 pm
    Permalink

    A ver que hacen los demócratas cuando estén en el poder. Seguro encarcelar a grafiteros que como ahora no tienen o quieren expresarse de otras maneras. Espero que lo tengan en mente

  • el 12 noviembre, 2013 a las 8:05 am
    Permalink

    Me gustó mucho :)

  • el 11 noviembre, 2013 a las 5:27 pm
    Permalink

    Excelente fotorrportaje Isbel, muchas gracias.

  • el 11 noviembre, 2013 a las 1:13 pm
    Permalink

    Es que en Cuba se creo “El Pais de las Metaforas”, donde TODO hay que entenderlo con el doble sentido o lo que es igual a la odiosa “doble moral”, donde impera la cobardia debido al estado de terror, donde te obligan a seguir insinuando que ese ‘barrio marginal’ donde vives se lo tienes que agradeder a esa ‘revolucion’, mas si eres negro, y que sea “bastante desagradable” ( como le parecio a Isabel) ver lo malagradecidos que estan siendo para con ese ‘generoso’ regimen que les da una pocilga donde vivir.

    Que nadie se llame a cuentos de estar interpretando estos grafittis como arte, la svatica de color verde va directo al regimen fascista de los verdes revolucionarios y las consignas en ingles por el desprecio que el mismo gobierno les ensen`o a tenerle a lo cubano. Que pena me da con mi pais.

  • el 11 noviembre, 2013 a las 11:22 am
    Permalink

    Son unas pintadas bastante inofensivas. Por otra parte las pintadas no me gustan nada. Producen imagen de suciedad y abandono. Solo las disculpo porque en Cuba podrían estar medio justificadas debido a la falta de medios para expresarse libremente.

    Eso artistas de medio pelo deberían de expresarse políticamente dando la cara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *