Epidemia de covid-19 en Cuba en su peor momento

En La Habana, a quienes violen las normas, a las multas que oscilan entre 2.000-3.000 pesos, se les agregarían procesos penales.

Ambiente covid 19, en La Habana,Cuba.10 de octubre de 2020. Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Por IPS-Cuba

HAVANA TIMES – Con 431 nuevos casos de covid-19 en una jornada y cinco personas fallecidas en dos días, Cuba alcanza aumentos en la epidemia, que de no contenerse con las medidas adoptadas, obligaría al retroceso a la fase autóctona limitada de transmisión de la enfermedad en gran parte del país.

Esta etapa se declara cuando se confirman casos en los que no se ha podido establecer nexo con viajeros procedentes de zonas afectadas y están limitados a conglomerados pequeños en localidades o instituciones del país.

De acuerdo con el director nacional de epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán, al cierre del 10 de enero, a lo largo del archipiélago se encontraban ingresados en los hospitales 5.715 pacientes, de ellos 2.802 confirmados, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia, en marzo pasado.

Estimados de médicos de la atención primaria de salud indican que los próximos días se prevén aumentos que podrían alcanzar 500 enfermos en una jornada, en un país que acumulaba desde el 11 de marzo de 2020 un total de 15 007 personas diagnosticadas con la enfermedad.

Las estadísticas arrojan que 11.187 (74,9% del total) de los contagios tienen como fuente de infección los contactos de casos confirmados, mientras que 3.518 personas diagnosticadas en el país (23,4%) tienen fuente de infección en el extranjero.

En conferencia de prensa diaria sobre la covid-19, Durán enfatizó que 5. 658 de los casos diagnosticados desde el 15 de noviembre, que representan 76,7 ciento, están vinculados con viajeros internacionales, a lo que se suman las violaciones de los protocolos para el aislamiento en el hogar de viajeros y convivientes.

Poner freno

El plan de Cuba para la recuperación frente a la Covid-19 comprende las fases I, II, III  –  cada una con sus restricciones- y la etapa de nueva normalidad. Para pasar de una a otra fase se tienen en cuenta la tasa de incidencia por 100.000 habitantes en los últimos 14 días y el cumplimiento del porcentaje de pruebas PCR realizadas como indicador del proceso de búsqueda activa de casos.

Las autoridades gubernamentales sanitarias adoptaron medidas restrictivas desde el 8 de enero en las diferentes provincias cubanas, en correspondencia con la complejidad de su situación epidemiológica y advirtieron que de no contenerse la epidemia, se adoptarían nuevas y más severas restricciones.

-Pinar del Río: la provincia se mantiene en la fase 3 de la etapa recuperativa. El municipio de Pinar de Río sigue en fase 3, a la que retrocede La Palma, que estaba en nueva normalidad. Sandino evoluciona de etapa de transmisión autóctona a fase 2 de recuperación. El resto de los municipios siguen en nueva normalidad.

-Mayabeque: se mantiene en fase 1. Permanecen en transmisión autóctona Güines, San Nicolás, Santa Cruz del Norte y Madruga. Baja a la fase 1 Quivicán, que estaba en nueva normalidad; San José continúa en fase 1. Batabanó cae de nueva normalidad a fase 2, en la que también entra Bejucal.

-Artemisa: la provincia sigue en fase 1 de la etapa recuperativa. Alquízar, Bauta y Guanajay continúan en transmisión autóctona. San Antonio de los Baños, cae de nueva normalidad a fase 2, en la que se mantienen Artemisa, Güira de Melena y San Cristóbal.

-La Habana: la provincia y sus 15 municipios retroceden de la fase 3 a la uno. Se refuerzan las medidas en Plaza de la Revolución, Centro Habana, Habana del Este, Habana Vieja, Cerro, La Lisa, Boyeros y Diez de Octubre, para controlar la situación epidemiológica en breve tiempo, de lo contrario, pasaría a autóctona limitadas.

-Matanzas: retrocede de la fase 3 a la 2. Pasan a transmisión autóctona los municipios Matanzas, Los Arabos y Pedro Betancourt desde la fase 2. Perico y Ciénaga de Zapata permanecen en transmisión autóctona, y Cárdenas y Jagüey Grande retroceden de la fase 2 a la 1. Colón retorna a fase 2. Unión de Reyes, hasta ahora en nueva normalidad, pasa a fase 3, en la que se mantiene a Jovellanos.

-Villa Clara: retrocede a la fase 1 de la etapa de recuperación. El municipio de Santa Clara retrocede a transmisión autóctona, en la que se mantiene Sagua la Grande. Camajuaní y Ranchuelo involucionan a la fase 1, en la que seguirá Cifuentes. Encrucijada y Placetas, pasan de nueva normalidad a fase 2. Quemado de Güines, retorna de la nueva normalidad a fase III, en la que se mantiene Caibarién.

-Las Tunas y Camagüey: estos dos territorios se mantienen en la nueva normalidad, pero se les reitera la alerta por el incremento de casos en los últimos días, con municipios que retrocederían de mantenerse la tendencia ascendente.

-Santiago de Cuba: la provincia pasa de la fase 3 a la 2. El municipio cabecera retrocede de la 2 a la 1. Songo la Maya, retorna de la nueva normalidad a fase 3, en la que permanecerán Mella, Guamá y Palma Soriano.

-Guantánamo: retrocede de la nueva normalidad a la fase 2. Los municipios de Guantánamo y Niceto Pérez, pasan de nueva normalidad a transmisión autóctona; y El Salvador y Manuel Tames involucionan de la nueva normalidad a la fase I.

Entre otras medidas, se suspendieron las actividades públicas, recreativas y culturales.

Regreso al pasado

Luego de más de 160 días sin casos de covid-19, la provincia de Guantánamo presenta la más alta tasa de incidencia por cada 100.000 habitantes: 66,51. Ante ello, desde el 11 de enero se paralizó la transportación pública privada y estatal y el curso escolar en 82 escuelas de Guantánamo y Niceto Pérez, ambos en transmisión autóctona limitada.

Otras restricciones son la paralización del traslado de personas desde los puntos de embarque, venta de reservaciones para viajes interprovinciales, y cierre de las terminales de ómnibus y ferroviaria, suspensión de trámites relacionados con el transporte y limitación de pasajeros en autos particulares.

Paralización del transporte entre nueve de la noche y cinco de la mañana, suspensión de actividades públicas, recreativas y culturales (teatros, cines, bares, discotecas y piscinas, entre otras), impulso al trabajo a distancia, son algunas medidas en vigor en La Habana, donde se registró la cifra record de 123 casos en un día, con municipios con tasas de fase de transmisión autónoma limitada y 443 controles de focos con casos.

Por decisión del gobierno de La Habana, además de las multas, que oscilan entre 2.000-3.000 pesos, se les iniciarían procesos penales.

Otras medidas anunciadas con anterioridad incluyen  la limitación de los vuelos desde aquellos países que reportaron mayores niveles de pasajeros contagiados, sobre todo Estados Unidos, así como la exigencia de un certificado de PCR negativo de un laboratorio acreditado realizado con menos de 72 horas antes del viaje.

Por más cierre

Como es habitual, los foros de las publicaciones digitales y las redes sociales se hicieron eco de inmediato de las medidas adoptadas con el fin de contener la transmisión.

Mientras unos las consideran adecuadas e incluso opinan que debieron tomarse desde antes, otros reclaman mayor rigor. Por ejemplo, en Cubadebate el internauta Ander Barrenetxea consideró que el curso escolar debe detenerse en todo el país, mientras Jazmín de pronuncia por no detenerlo en La Habana, pero sí controlar donde se incumplen las medidas sanitarias.

Otros criterios se refieren a las indisciplinas que siguen cometiendo los viajeros y sus convivientes, que “escapan por los patios y salen a regar coronavirus”.

Lea más noticias y reportajes desde Cuba aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *