Entonces, “quedarse en casa” es la orden

Por Emilie Vardaman*

HAVANA TIMES – De hecho, es una orden del gobernador de Arizona. Todos estamos en casa y todos los negocios no esenciales están cerrados.

En mi caso, comencé a quedarme en casa aproximadamente una semana o diez días antes de la orden oficial. Tenía sentido, pues como ya no soy joven, y al parecer el virus Covid-19 golpea de la peor manera a las personas mayores.

Realmente no estaba preparada. ¿Ciertamente, quién lo estaba? Pero soy bastante introvertida. O eso creía.

Solía ​​enseñar en un colegio comunitario, a través de clases, reuniones, etc. Después de largos días, me retiraba a casa y rara vez salía. Usé toda mi energía de interacción en el trabajo.

Durante ese tiempo de enseñanza, me alegré de vivir en mi pequeño pueblo de menos de 800 habitantes. Me encuentro justo en la frontera, en el sureste de Arizona. Puedo sentarme en mi patio y mirar al sur hacia México.

Luego me retiré y cambié. En mi cabeza, sin embargo, todavía era una introvertida.

Ahora he permanecido en casa la mayor parte del tiempo durante más de cuatro semanas.

Mis amigos del sur, en Sonora, México, también están bajo las órdenes de quedarse en casa. Además, los hoteles a lo largo del mar de Cortés se han cerrado en su mayoría, y la frontera que va en ambas direcciones está devolviendo los turistas a sus países.

Lo primero que me quedó atrás fue mi reunión con mi grupo semanal de escritura. Seis mujeres, escandalosas y a veces subido de tono, todas con opiniones muy firmes. Nos reuníamos semanalmente para hablar, reír, quejarnos, comer y compartir nuestros escritos. No puedo creer cuánto las extraño.

Luego fue el mercado de agricultores de los sábados. Después mi grupo para hablar de libros. Siguió mi grupo de escritura mensual. Después cerró la biblioteca ¡Ay, la biblioteca!

Café con amigos. Almuerzo con amigos. Pasear por el centro de Bisbee y hurgar en las tiendas. Detenerme a chatear con amistades e incluso con extraños. Todo eso quedó atrás.

La calle principal de Bisbee, Arizona.

Los viajes cortos también se han ido. El observar las plantas en Lowe’s. Nada de viajes a Tucson, así que tampoco a Costco, ni a Trader Joe’s, ni a Sprouts Market.

Ni siquiera mi último viaje de invierno a bahía Kino (en el mar de Cortés, en México), mi hogar lejos de casa.

 

Y no ha ayudado en absoluto que la mayor parte de estas cuatro semanas hayan sido frías y nubladas, no el soleado final de invierno y principio de primavera, típico del sureste de Arizona. Empecé a sentirme sola. Sí, aislada

Pero es peor aún para Tricia que estaba de paso, viajando en su furgoneta. Ella estacionó en mi patio junto al cobertizo por unos días. Pero ha estado atrapada aquí por alrededor de un mes. Ella está ansiosa para poder terminar su viaje.

No, la furgoneta no tiene bocinas. Esos son cipreses italianos detrás de mi propiedad.

 

Mi “hija” Katie (nos adoptamos una a la otra el año pasado) ahora está en Denver y quiere visitarme.

 

Tengo un boleto de avión para visitar, en junio, a mi hermana y a mi familia en Louisville ¿Podré volar con seguridad en junio? Incluso si pudiera, probablemente no me sentiré segura. Voy a cancelar el próximo mes.

Pero existen momentos mágicos.

Correos electrónicos y llamadas telefónicas de amigos con los que no había estado en contacto durante mucho tiempo. Reuniones en la web. Grupos musicales tocando juntos, pero por separado en la web.

La visita ocasional de un amigo. Nos sentamos en mi patio, bien separados.

Actos fortuitos de amabilidad.

Y ahora la luz del sol finalmente está aquí, y todos los días ahora promedian 21-24 grados Celsius. Mi jardín está floreciendo.

A mi vieja Chloe le encanta sentarse entre las flores.
Hace poco hubo una intensa salida de luna llena.
Las golondrinas regresaron al nido que construyeron el año pasado e incluso lo enlodaron un poco antes de que mamá pusiera sus huevos.

 

He hecho algunas visitas a Whitewater Draw.

 

Mamá y uno de sus bebés en el granero de Whitewater.
¡También hice pan por primera vez en más de veinte años!

Así que aguanten, amigos. Encuentren diversión y belleza justo donde están. Les garantizo que están allí.

¡También hice pan por primera vez en más de veinte años!

 

*Emilie Vardaman es una colaboradora de Havana Times.  Aquí su página: https://emilievardaman.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *