Enrique IV y Enrique V de Shakespeare / Vídeo – Teatro

Los actores Edel Carrero y José Roberto Cepero.

Por Adonis Milán

HAVANA TIMES – El teatro nace en la zona de conflicto, se desgarra desde el quiebre social. William Shakespeare escribía sobre nuestros conflictos internos, develaba nuestra naturaleza llena de pasiones tormentosas.

En medio de la pandemia ensayan dos actores y un director, en una pequeña habitación, de una pequeña casa, de una pequeña ciudad, de un pequeño país, de un pequeño mundo… Se montan escenas de antiguos textos teatrales.

Nos refugiamos en la oscuridad teatral, gritamos nuestro dolor con los versos shakespearianos y tratamos de encontrar dentro de nosotros mismo un propósito más contundente sobre nuestra existencia. Rendimos homenaje a los viejos espíritus de la tragedia, necesitamos estallar, separarnos de la incomunicación, el miedo y la monotonía.

Shakespeare nos guía como una estrella naviera a sentir nuestros impulsos, poder comprender lo que somos sin preocuparnos por las necesidades básicas y el tormento social que sacude nuestra Isla.

Como teatristas tenemos una misión: estar vivos cuando la sociedad esté muerta.
Somos la esencia de los sueños y nuestras pequeñas vidas se suscriben de un sueño. El teatro se comunica por ilusiones, se despierta la euforia y se deja atrás el letargo y la apatía.

Así traemos un rey de la edad media a nuestro tiempo, Enrique IV fue un rey ambicioso, un delirante, un dictador, un hombre que vivió con distinciones, pero nadie supo nunca el nombre de la enfermedad que le quitó la vida.

Por otra parte, su hijo Enrique V el conquistador de batallas, fue un hombre que vivió para obtener la gloria. 

Dramas históricos sobres los antiguos reyes de Inglaterra, escritos por un Shakespeare, que como bien dijo el mismísimo Laurence Olivier pertenecía al mundo.

Perséfone Teatro se empeña en traer desde el inframundo almas de otro tiempo, un espejo monstruoso que refleja nuestros demonios internos.

(Haga clic en una imagen para ver la galería.)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *