En Nuevitas, Cuba los gallitos van completos de negro…

y pasan por las calles para meter miedo

“Hay una pila de gente que no son de aquí patrullando las calles, algunos vestidos de civil”. Photo: 14ymedio

“Aquí la gente tiene mucho miedo porque se han llevado presas a personas que ni siquiera salieron a protestar ese día”, cuenta una vecina del reparto de Pastelillo

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – Decenas de vecinos salieron a la calle la noche de este miércoles en el consejo popular Humberto Álvarez, en Matanzas. “Hubo mucha gente y la policía no pudo hacer nada”, confirma a este diario un vecino del batey del antiguo central Dos Rosas, entre Santa Marta y Varadero, con mucha población migrante del oriente del país y varios barrios de llega y pon.

“El lugar es bastante violento, así que no fue fácil”, informa la misma fuente.

En videos compartidos en redes sociales, se oye, en tumulto, el ruido de cacerolazos y gritos pidiendo: “súmense”. La zona se encuentra en estos momentos sin internet.

Mientras tanto, en Nuevitas (Camagüey), el régimen ha logrado acallar, con represión y por el momento, las protestas multitudinarias de la semana pasada, las más importantes en Cuba desde el 11J.

“Aquí la gente tiene mucho miedo porque se han llevado presas a personas que ni siquiera salieron a protestar ese día, simplemente por estar desde el portal de la casa grabando a los que pasaban”, cuenta a este diario una vecina del reparto de Pastelillo, uno de los que se echaron a la calle el pasado viernes.

La joven ni siquiera quiere dar su nombre a 14ymedio: “Mi madre está en un puro susto y no quiere que le cuente nada a nadie de lo que está pasando no vaya a ser que yo sea la próxima que se lleven”.

En su misma cuadra, refiere, “ya han cargado con dos, uno de ellos un chamaco que no se mete con nadie y tiene una niña pequeña”. La esposa de él, asegura, “está desesperada porque no tiene noticias de dónde está, aunque lo que se dice es que los están trasladando para la ciudad de Camagüey”.

“Hay una pila de gente que no son de aquí patrullando las calles, algunos vestidos de civil y también los gallitos, que van completos de negro”, dice, refiriéndose a las llamadas Avispas Negras o Boinas Negras. “Hay mucha molestia por eso porque se ve que pasan por las calles para meter miedo”.

Además, se extiende: “Hace dos noches nos quitaron la luz y pusieron música a todo meter en el Bar La Patana. La gente estaba muy encabronada con eso porque todo el barrio estaba a oscuras y ellos estaban divirtiéndose en ese lugar y provocando al pueblo con sus canciones. He visto a mucha gente mayor tragar en seco con esto que nos están haciendo. Hasta una vecina mía, que hasta hace una semana era tremenda comecandela, está revirada porque un sobrino suyo está entre los detenidos y se lo llevaron a puro golpe de la casa”. La vecina le dice que a su sobrino no le dejaron más opciones que protestar “porque lo único que ha tenido en su vida es miseria”.

La señal de internet, que la tuvieron cortada en Nuevitas más de tres días, está volviendo poco a poco, pero la policía tiene fuertemente custodiadas las tiendas de venta en moneda libremente convertible (MLC).

Justicia 11J confirma este panorama en un comunicado emitido este miércoles: “El parque de Nuevitas está completamente militarizado. Nos informan que se observan cerca de 8 policías de motorizada, 6 patrullas, 3 carros de boinas negras e incontables policías”.

En su actualización, la plataforma, que lleva registrado medio centenar de detenidos en toda Cuba desde que a mediados de junio comenzaron los cacerolazos por los apagones programados, denuncia que los apresados en Nuevitas ascienden a 18.

Entre ellos, las niñas de 11 años golpeadas por la policía la noche del 19 de agosto. “Desde la mañana fueron llevadas a interrogatorio Ivón Freijoo y Daimarelis Echeverría, junto a sus hijas, Beatriz Aracelia Rodríguez Freijoo y Gerlin Torrente Echevarría, respectivamente”, precisa la organización en un post de Facebook, retomando una denuncia del Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

La organización revela que el padre de Beatriz y marido de Ivón Freijoo, Frank Carly Rodríguez Ultra, llegó a Estados Unidos y que en estos momentos “está retenido por guardafronteras”. Por ello, alertan del “peligro que supone para este padre y esta familia el retorno a Cuba” y piden a las autoridades migratorias estadounidenses que “valoren su solicitud de asilo político con base en miedo creíble”.

A propósito de ello, la joven vecina que habló con 14ymedio asegura: “Sé que hay gente que participó en la marcha que se tiró en una balsa el fin de semana. Eran como diez jóvenes que sabían que si los cogían terminaban presos”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.