El Rey se Muere

Por Luis Rondón Paz

photo-1-3HAVANA TIMES — La obra fue estrenada hace casi 50 años por el Rumano-francés Eugene Ionesco y ahora por primera vez en Cuba por el director Juan Carlos Cremata Malberti. El director invita al público a reflexionar frente a la historia del “rey Berenguer” (Berenjena en la adaptación cubana), un dictador que ejerció su poder por más de 200 años hasta que finalmente, se entera que morirá en una hora, es decir, al final de la puesta en escena.

A pesar de ser una adaptación, durante todo el espectáculo mantiene al público atento de lo que ocurre en la corte del rey Berenjena, rodeado de diversos personajes ubicados en una época que a veces no se sabe si es medieval, actual o de ficción.

Cuenta la historia de un monarca semejante a muchos otros de la historia de la humanidad, y cito: “Que dictan órdenes incumplibles, con una discapacidad obsesiva-progresiva y que han convertido a su país en un imperio desvencijado y totalmente en ruinas. Todo esto dentro de los formatos del teatro absurdo (…)”, con una dinámica narrativa que constantemente juega con la cultura política e histórica del público invitándole a sacar sus propias conclusiones de la obra.

photo 2Me pareció hilarante la situación del rey Berenjena ¡Qué ocurrente nombre! ¿Lo suficientemente gráfico como para darse la idea de cuál monarca se podría estar hablando en la obra? El que quiere que todo lleve su nombre, el “Hombre-Rey-Dios” posicionado por encima del bien y del mal. Pobre hombre ¿No se da cuenta de su caducidad humana y quiere continuar atormentando a sus sirvientes con sus incoherencias?

Pensé hacia mi interior mientras disfrutaba del tergiversado discurso de los caracteres en el escenario, en el cual, durante varios momentos de clímax dejó al público por varios segundos riendo a todo dar, cuando uno de los personajes en la corte imploró a la Reina que cumpliera la amenaza de darle un puntapiés en el trasero que le haría caer directamente en los Estados Unidos de América. A propósito de ser este el país al que se ha dedicado la obra teatral y las siguientes presentaciones durante la actual temporada. Teniendo en cuenta que el estreno nacional de “El Rey se Muere”, en La Habana, fue el pasado sábado 4 de julio, Día de la Independencia de la nación norteña.

La narración no decae. El “veneno” reinante de la corte es el mejor aliado de la doble moral que, con mucho estilo, sus personajes expresan alrededor del monarca. Ellos conocen que él expirará dentro de poco. A veces a sus espaldas y en otras ocasiones en su propia cara, cuestionan qué será de ellos cuando “Él, Aquel o Ese” deje la tierra de los mortales. Mientras, su majestad supremo en jefe, en su impertinente insistencia de perdurar, ordenará que todo emplee su nombre cuando llegue el final de su casi vegetante existencia.

photo3-1Por suerte estoy en Cuba, no tengo rey Berenjena y la dialéctica existe. Además de que en este caso creo que se trata de una muy buena obra de teatro, porque si estuviera ubicado en el contexto que plantea la narración, la realidad sería más o menos como esto:

“Pues como marco nos legará una nación agrietada y un estado en el más triste, desolador y cruel declive”.

Como dice el nombre de la obra “El Rey Se Muere”, sí, se muere al final y la Reina, (o las reinas, porque son dos en la puesta) asumen el mandato dejando espacio abierto a la imaginación del público cerrando con un hermoso beso lésbico.

Me pareció una obra refrescante y para reflexionar de todo lo que está a nuestro alrededor, nuestros valores y creencias. Además de plantearnos la verdad absoluta de que algún día, todas y todos moriremos.

La obra se estará presentando todos los fines de semana del mes de julio, viernes y sábados a las 8:30 pm y los domingos a las 5:00 pm, en la sala Tito Junco del centro cultural Bertolt Brecht.


19 thoughts on “El Rey se Muere

  • el 14 julio, 2015 a las 7:45 am
    Permalink

    Esto me recuerda el viejo chiste del hombre que gritaba: “El Presidente es un imbecil”.
    La policia lo coge, lo golpean y en medio de todo el pobre hombre dice: “Yo hablo del Presidente del otro pais”; a lo que los policias replican: “No nos vas a engañar: nosotros sabemos bien quien es el imbecil”.

  • el 10 julio, 2015 a las 10:44 pm
    Permalink

    hasta cuando la censura?? solo prohibido saben decir los verde olivo… hasta cuando se dejaran los cubanos??

  • el 10 julio, 2015 a las 10:34 pm
    Permalink

    Cremata debiera poner la obra en su casa, ya que no le dan un lugar público para exponerla….

  • el 10 julio, 2015 a las 5:01 pm
    Permalink

    Ya antes escribi lo que me acontecio durante los 90s en Bohemia, cuando era periodista cultural de esa hace tiempo ya camaleonica revista, donde publique un comentario a la muerte de Ionesco, al que admiro desde tiempo atras y cuyas obras han montado con calidad algunos directores de las dos orillas.
    Bien, pues cuando salio publicado mi articulo sobre el gran dramaturgo y poeta rumano/frances, un mediocre ?colega? que venia de las mediocres huestes de Verde Olivo (donde tanto atacaran a Padilla), le dijo a Juan Sanchez, el recordado jefe de la Seccion Cultural de esa hace tiempo ya pesima revista, que por que habia publicado ese articulo sobre ‘ese dramaturgo reaccionario que tenia problemas ideologicos”
    Entonces como Juan Carlos Cremata no va a tener problemas con los censores de siempre, guiados por la mediocridad del vetusto castrismo?

  • el 9 julio, 2015 a las 5:01 pm
    Permalink

    Jorge Alejandro, de nuevo me hiciste reír, gracias por ello.
    No hay mayor “absurdo” aplicado que el totalitarismo.Este último prohíbe y tapa los espejos como los vampiros jajajaja.

  • el 9 julio, 2015 a las 4:28 pm
    Permalink

    Y, si se le llega a ocurrir montar “El Rinoceronte”, creo que sale preso Cremata. ¡Qué atraso y qué oscurantismo en pleno siglo XXI, por Dios!

  • el 9 julio, 2015 a las 11:13 am
    Permalink

    Aquí la noticia completa, Y hasta citan a HT:

    http://www.diariodecuba.com/cultura/1436461368_15600.html

    Esto “me mató”, como dice el protagonista de Salinger:

    “la actual puesta en escena de Cremata vuelve a poner en crisis los límites de lo ético y lo estético, de lo humanamente posible, de lo humanamente ‘decible’ encima del escenario”.

    Jajajajaj, Para coger balcones

  • el 9 julio, 2015 a las 10:40 am
    Permalink

    Nada, censurada, para que vean que el rey Berenjena esta vivito y censurando, como siempre

  • el 9 julio, 2015 a las 8:52 am
    Permalink

    doctora:

    Ionesco y el totalitarismo nunca se llevaron bien.

  • el 9 julio, 2015 a las 7:00 am
    Permalink

    Acabo de leer que ha sido censurada, sólo permitieron un fin de semana, dos días y el director de la obra ya confirmó que la prohibieron en un correo electrónico.
    Los dinosaurios campean en la Habana y lo único que saben hacer es prohibir. ¿Cuándo nos los quitaremos de encima?.
    Todo el tiempo creando obstáculos y descontento popular, en eso son los magos.

  • el 9 julio, 2015 a las 6:48 am
    Permalink

    Muy buena reseña! Cremata siempre impacta. Leyendo esto uno siente las ganas de verla.

  • el 8 julio, 2015 a las 6:21 pm
    Permalink

    Pues duró lo que una chambelona en una escuela primaria.. YA LA CENSURARON…ni 3 Días en escena

  • el 8 julio, 2015 a las 3:55 pm
    Permalink

    Una pieza que no pierde contemporaneidad.
    Ubicada en ese, este o cualquier tiempo y espacio, estamos invariablemente, atravesados por berenjenas absurdas. Cuba es un gran teatro.

    Se ve y se vive un gran teatro en La Habana…quiero ir!!! Triunfadelia en el Ciervo Encantado también es/fue una gran puesta.

    Buenisima reseña, casi que estuve ahí.
    Leandro (ARG)

  • el 8 julio, 2015 a las 1:56 pm
    Permalink

    el comentrio de Luisito, como siempre muy bien escrito, es una invitación para no perderme la obra. Asi que en cuanto la vea volvere a dejar un nuevo comentario

  • el 8 julio, 2015 a las 5:46 am
    Permalink

    Esta muy buena la obra… se las recomiendo!!!

  • el 7 julio, 2015 a las 10:03 am
    Permalink

    Definitivamente, esta obra hay que verla, gracias por el anticipo…

  • el 7 julio, 2015 a las 9:27 am
    Permalink

    Ionesco es un referente en cuanto a la vertiente teatral denominada “teatro del absurdo”. Son paradigmáticas su obra “La Soprano Calva” y “El Rinoceronte”, con la cual yo satirizo a veces la pérdida de valores en la sociedad cubana cuando la denomino “la rinocerontización del hombre”, basándome en lo que ocurre en dicha obra..

    Por cierto, luis, tu no tienes un rey Berenjena, sino un par de ellos a falta de uno; y para ver aquello aquello de: ““Que dictan órdenes incumplibles, con una discapacidad obsesiva-progresiva y que han convertido a su país en un imperio desvencijado y totalmente en ruinas.”, nada más te tienes que asomar a la ventana.

  • el 7 julio, 2015 a las 8:31 am
    Permalink

    Gracias por encontrar el error.

  • el 7 julio, 2015 a las 7:55 am
    Permalink

    Me gusta esta reseña de la obra en cuestión.Sólo señalo un error ortográfico, el apellido del dramaturgo es Ionesco, con i y no con L.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *