El relato de la estudiante de 14 años: “me enojé, y le tiré la piedra”

Ilustración | Juan García

 

“Se estaban llevando a mi prima”, denuncia la niña, y “el policía estaba grabando”. Directora permitió detención de adolescentes que fueron agredidos por policías, y después se disculpó.

 

Por Patricia Martínez G.  (Confidencial)

HAVANA TIMES – “Yo andaba llorando, estaba enojada porque se estaban llevando a mi prima, al ver que el policía estaba grabando me enojé y le tiré la piedra”, aseguró la adolescente de 14 años, estudiante del colegio República Argentina, que el pasado 22 de noviembre salió en defensa de sus compañeros.

La estudiante, amenazada con un arma por un policía, después de lanzar una pedrada contra una patrulla tras un pleito afuera del colegio lo hizo en reacción a la detención arbitraria de sus compañeros, con la cual habría colaborado la directora del centro, Jessica Vallejos, según vecinos del centro educativo, ubicado entre los barrios Oswaldo Manzanares y Carlos Marx, en el Distrito VI, de Managua.

Testigos del incidente, que se viralizó en las redes sociales, aseguraron a Niú que una patrulla de la Policía llegó al colegio, después de que algunos vecinos se quejaran por la trifulca que un grupo de estudiantes armó a la salida del turno vespertino. Los agentes ingresaron al colegio con los estudiantes detenidos y, según la versión de algunos estudiantes, fue la misma Dirección del centro la que sugirió sacarlos por un portón atrás del colegio, “para que nadie se diera cuenta”.

Otros estudiantes, al enterarse de lo ocurrido, esperaron por la patrulla policial y comenzaron a gritar a los agentes. Uno de los agentes filmaba a los estudiantes con un celular, mientras otros montaban a los estudiantes detenidos, entre ellos una prima de la adolescente que lanzó la pedrada, a la cual el policía reaccionó desenfundando su arma y apuntando contra el grupo.

Un equipo de Niú intentó obtener la versión de la directora Vallejos, pero en el centro aseguraron que no brindaría entrevistas.

“Nos dieron la orden de no dejar pasar a ningún periodista, aquí no quieren dar entrevistas”, afirmó una conserje, sosteniendo las barras del portón principal del colegio.

Agentes agredieron a menores

La adolescente de 14 años que fue amenazada con un arma por un policía, luego de lanzar una pedrada. Foto: Patricia Martínez

Los estudiantes detenidos fueron trasladados en la patrulla policial hasta la Estación VI y fueron liberados el mismo día.

La adolescente de 15 años detenida confirmó que en la patrulla, los oficiales la agredieron. “Me trataron mal, hubo un momento en el que el oficial me ofendió y quiso darme una cachetada”, recordó la estudiante.

También amigos del otro adolescente detenido aseguraron que los oficiales lo maltrataron física y sicológicamente. “Como él es varón, lo maltrataron más. Los policías le pusieron arma en la espalda”, comentó un amigo.

La estudiante, sin embargo, agregó que al llegar a la Estación, el jefe policial de turno —a quien no identificaron— fue “amable” y les comentó que él también lamentaba “los hechos” que han pasado en el país desde abril, cuando iniciaron las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“El jefe de la Estación fue buena onda con nosotros, nos dijo que no nos anduviéramos retando y no nos metiéramos en problemas, que algunos policías tienen una llaga en el corazón por todos los que fallecieron”, comentó la menor.

La Policía Nacional no se ha pronunciado sobre el suceso, ni se han identificado a los oficiales que intervinieron en el colegio y protagonizaron la agresión.

Desmienten expulsión, pero temen por su futuro

Las madres de la adolescente de 15 años de edad, detenida por los policías, y la de 14 años que lanzó la pedrada, confirmaron que ninguna de ellas fue expulsada del centro educativo, como se especuló en otros medios de comunicación.

El viernes inmediato al incidente, la madre de la adolescente de 14 años no la envió a clases por temor a que la Policía regresara al centro y se la llevara, pues en las redes sociales cientos de nicaragüenses comentaban cómo la adolescente había lanzado la pedrada, comparándola con el Héroe Nacional Andrés Castro, que enfrentó con piedras un ataque filibustero en 1856, y reclamando la “actitud cobarde” del agente policial que le apuntó con el arma.

Colegio República de Argentina. Foto: Tomada de El 19 Digital

“Tengo miedo de que se la lleven, o la agarren y ya no la dejen libre”, afirmó la madre de la menor.

Organizaciones nacionales de derechos humanos han calculado que el régimen orteguista ha encarcelado a 610 nicaragüenses, entre ellos 28 menores de edad, considerados presos políticos de la represión.

La madre se presentó este lunes al colegio, para conocer la situación de la adolescente.

“Me dijeron que llegara a retirar el boletín el tres de diciembre, y que mi hija puede seguir estudiando ahí. La directora dijo que ninguno de los chavalos fue expulsado”, afirmó la madre de la menor amenazada por el policía.

Las madres que no revelaron sus nombres para proteger la identidad de las menores, tampoco dieron más detalles “para no agrandar el problema”, argumentando que la prioridad es seguir garantizando la educación de sus hijas.

Sin embargo, otro familiar vinculado a las menores reclamó que la Dirección del colegio “no debía entregar a los estudiantes a la Policía”.

Según el familiar, lo que correspondía era llamar a los padres de familia o tutores para que definieran que hacer con sus hijos, según las normas de disciplina del centro.

Codeni pide intercesión de CIDH y ONU

La Federación Coordinadora Nicaragüense que trabaja con la Niñez y la Adolescencia (Codeni) se pronunció luego del incidente en el colegio público.

“Este caso constituye una flagrante violación a los derechos de las niñas, niños y adolescentes y los principios y fundamentos del Código de la Niñez y la Adolescencia y debe ser penado de acuerdo a lo establecido en el Código Penal”, señaló la organización.

Además, exigió al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo y a todas las instituciones del Estado, “garantizar las medidas de protección a la niñez y la adolescencia, en medio de la crisis sociopolítica que vive el país, y detener los actos arbitrarios cometidos por sus funcionarios”.

Codeni ha documentado el asesinato de 29 menores entre los 325 muertos de la masacre orteguista.

“Urgimos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a la Oficina Regional del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU conocer del caso y realizar las debidas investigaciones para su denuncia a nivel internacional”, recomendó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *