El problema de la luz es “complejo”, para los cubanos es insoportable

Turquía ha enviado hasta la fecha cinco plantas generadoras flotantes que están reforzando el sistema. (14ymedio)

Por 14ymedio

HAVANA TIMES – El incendio en la unidad 2 de la central Lidio Ramón Pérez, en Felton (Mayarí), ha sido “un duro golpe” para el sistema eléctrico cubano y recuperarla “no será un proceso rápido, por lo menos más de un año nos va a tardar recuperar esa caldera y poner la máquina en generación”, advirtió Edier Guzmán Pacheco, director técnico de la Unión Eléctrica de Cuba (UNE), este lunes en la televisión nacional.

El técnico estuvo junto al ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz, titular del sector más conflictivo en estos momentos en la Isla, que intervino anoche para dar explicaciones a una población hastiada ante una situación –la generada por los interminables apagones y cortes de luz– que para el funcionario es “compleja y tensa, pero tiene solución, que no es inmediata, sino gradual”.

Arronte recordó que Felton 2 tiene una elevada capacidad generadora (unos 255 MW por hora) que se ha perdido a partir del accidente del que dio detalles anoche. La unidad, que había sido sometida a mantenimiento y tenía que entrar a principios de julio en el sistema, sufrió una “fractura en una tubería de retorno de combustible de los quemadores, provocando un daño significativo en una de las cuatro columnas principales de la caldera”, lo que dio al traste con las previsiones que el Gobierno había hecho, ya que incluso se perdieron reservas.

Podría haber sido aún peor, explicó el funcionario, y que se hubiera derrumbado la caldera, pero los riesgos persisten, ya que la estructura está dañada y aún podría caerse

Guzmán Pacheco detalló que el mantenimiento al que estaba siendo sometida la unidad se prolongó un mes más de lo previsto. Cuando por fin, y después de varios inconvenientes más, iba a entrar en funcionamiento, se detuvo la caldera para hacer un cambio de gases. En ese momento, se produjo el fallo de uno de los codos de la tubería y se derramó el combustible sobre la caldera, apagada pero aún caliente, produciéndose un gran incendio.

Aunque los bomberos lograron controlarlo en 15 minutos, la intensidad del incendio fue muy alta. “La llama incidió directamente sobre una de las columnas que soporta la estructura de toda la caldera, la cual falló desplazándose en el eje vertical más de un metro, provocando el movimiento de todas las columnas de la caldera”. Podría haber sido aún peor, explicó el funcionario, y que se hubiera derrumbado la caldera, pero los riesgos persisten, ya que la estructura está dañada y aún podría caerse.

El técnico explicó que hay partes de la caldera, como los calentadores de aire o los ventiladores, que no tienen daños, pero se está valorando la situación para determinar sus consecuencias y cuánto tardará en recuperarse.

Más dedicado a la parte política, el ministro Arronte Cruz repasó los datos sobradamente conocidos, como que las reservas son inexistentes, que el sistema nacional opera a menos de un 40% de su capacidad –con una disponibilidad en torno a los 2.500 MW de los 6.558 MW instalados–, que las centrales deberían estar jubiladas hace años y que el país debe invertir grandes cantidades de dinero en energía porque “el bloqueo” obliga a traer desde más lejos el combustible, cuyo valor no se incluye en los 250 millones de dólares anuales que cuesta mantener el sistema.

“Los últimos barcos que hemos podido adquirir están alrededor de los 64 o 67 millones (de dólares) y traen unas 40.000 toneladas, que alcanzan para 10 días de consumo como máximo en el país. A nosotros nos cuesta casi un 30% más, pues hay que traerlo de mercados lejanos”, dijo. El pasado jueves llegó a la Isla un cargamento con 700.000 barriles de fueloil ruso, aunque este no es el combustible que se emplea en las centrales eléctricas. El ministro no mencionó el petróleo gratis que se recibe desde Venezuela desde hace más de 20 años y que, aunque en cantidades menguantes, no deja de llegar a la Isla.

De las plantas generadoras de electricidad también se habló en la Mesa Redonda, no sin mencionar que fue idea de Fidel Castro el desarrollo de este programa durante los años de la llamada revolución energética. El sistema, del que dio sobrados detalles técnicos su director, Arles Luna Leiva, está formado por 1.334 MW en diésel de los que solo se obtienen 560 al día (944 grupos en 154 centrales) y 1.272 MW en fuel que generan apenas 300 MW (507 grupos en 35 centrales). 752 grupos están fuera de servicio por distintas razones que van de roturas a falta de mantenimiento.

“En la generación distribuida no existen por el momento proyecciones de inversiones extranjeras”, afirmó el funcionario. Turquía ha enviado hasta la fecha cinco plantas generadoras flotantes que están reforzando el sistema, pero la carencia es tan grande que los problemas no se resuelven con los 15 MW aproximados que aportan cada una de estas estructuras.

Los responsables de energía cubanos dijeron anoche estar preocupados por las largas horas sin electricidad que pasan los cubanos, aunque volvieron a pedir ahorro y sacrificio a la población

Los responsables de energía cubanos dijeron anoche estar preocupados por las largas horas sin electricidad que pasan los cubanos, aunque volvieron a pedir ahorro y sacrificio a la población e insistieron en que mantienen una política de comunicación constante para tratar de afectar lo mínimo posible a la vida de los ciudadanos, incluso en esta época del año cuando, afirmaron, el clima afecta considerablemente a las estructuras eléctricas provocando más averías de lo esperado.

Eso fue lo que, aseguraron, ocurrió en Los Palacios el jueves pasado, cuando al ciclo de corte de cuatro o cinco horas previsto en el municipio se unió una rotura a raíz de una tormenta. Los usuarios, como reflejan los múltiples comentarios a las noticias de déficit eléctrico, afirman que se está castigando en extremo a las provincias, donde los cortes de luz son más prolongados. Ese reclamo fue recogido en un comunicado del grupo trotskista Comunistas de Cuba, que afirmó este viernes que las restricciones se ceban allí donde la población manifestó menos su descontento el 11J, como en Pinar del Río, donde no hubo manifestaciones.

En el programa, los especialistas ofrecieron un detallado cronograma de cómo se irán ejecutando acciones de mantenimiento y reparaciones que deberían desembocar en la recuperación de la energía pero un diálogo entre dos lectores de Cubadebate este domingo reflejaba con suma precisión el problema del sistema energético del país y en muchas menos palabras que las empleadas ayer por los funcionarios.

“¿Y qué le sucedió de nuevo a Felton 1?”, preguntaba uno. A lo que otro respondió: “Lo mismo que le pasa a alguien que no va al médico nunca y tiene un problema. Se cura y le sale otro”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times

Seguir y compartir:
Pin Share


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.