CulturaNicaraguaReportajes

El poeta nicaragüense de 22 años que triunfa en España

William González

Migró a los once. Su primer libro “Los Nadies” retrata al pobre, al marginado, al migrante. Pronto publica el segundo: “Me duele respirar”

Por Katherine Estrada Tellez (Confidencial)

HAVANA TIMES – Lo recuerda vívidamente. William González tenía siete años cuando lo cautivó aquel libro guardado dentro de un pequeño cajón amarillo en casa de su abuela. Era “Azul” del poeta Rubén Darío. Comenzó a leerlo y a declamar sus poemas en las actividades de la escuela sin imaginar que la poesía sería el refugio que le ayudaría a sobrellevar la migración y el desarraigo que experimentó años más tarde. 

Es la historia del poeta de 22 años, quien lleva la mitad de su vida en Madrid, España, donde empezó su trayectoria como autor. En 2022, fue galardonado por “Los Nadies”, su primer libro, publicado; “Me duele respirar”, su segundo libro, a punto de publicarse, también ya mereció un premio de poesía. 

William vivió su infancia en el barrio San Luis Sur de la capital Managua, en la casa de su abuela materna, Cándida Guevara. Cuando él tenía seis años su mamá, Jenny Guevara, tuvo que emigrar  por razones económicas a Madrid, España, por lo que quedó al cuidado de sus tíos: Douglas, Salvador y Rosa. 

“Los valores de mis tíos y de mi abuela han sido quizá los más importantes que me han inculcado. Sus enseñanzas han sido vitales”, destaca el poeta William González.

González a sus seis años de edad, un recuerdo de su infancia en Nicaragua. Foto: Cortesía.

Una vez que su mamá se estableció en Carabanchel, uno de los distritos de la capital española, logró llevar a sus tres hijos a vivir con ella. Para entonces él tenía once años y describe su mudanza como un cambio brusco en su pubertad. “Empiezas una nueva vida, tienes que conocer a gente, hacer nuevos amigos, adaptarte a una nueva escuela y geografías nuevas que aprender”, relata. 

Ingresó al colegio Lope de Vega, una escuela multicultural donde tuvo un acompañamiento cercano por parte de sus profesores que le permitió a adaptarse, no solo a un nuevo sistema educativo, sino también a una nueva cultura y sociedad. “El colegio se convirtió en la mejor etapa de mi vida, conocí a mi mejor amigo y recibí mucho cariño y enseñanza por parte de mis profesores”, recuerda.

William González y la poesía como refugio

Aunque su primer poema lo escribió a los siete años en Nicaragua, fue en España que comenzó a tener una relación más cercana con la poesía. “El acto de emigrar y venir a España consolida del todo mi conexión con la poesía, se convierte en mi refugio, en mi día a día”, describe.

La terapia para sobrellevar esta etapa fue sumergirse en los libros y los versos. Su mamá trabajaba hasta tarde como asistente del hogar, por lo que él pasaba mucho tiempo a solas, lo que le permitía leer y escribir sin parar.

“Escribía todo el tiempo y en cualquier lugar, escribía por mí y para mí”, comenta. Sus poemas abordan su proceso de migración y describen las realidades de los migrantes en España, las trabas y burocracias del país europeo, la diversidad cultural de su barrio, la marginación, la pobreza y otras situaciones que observaba a su alrededor.

Junto a su mamá Jenny Guevara y sus hermanas Ellieth y Jennifer. Foto: Cortesía.

“Los Nadies”: inspirado en los marginados, migrantes y el pobre

Ilias Derni, mejor amigo de William González, fue quien le insistió en que compartiera su arte con el mundo y lo convenció de que compilara los poemas que había escrito e hiciera un libro, el cual tituló “Los Nadies” y lo inscribió en un concurso literario, el cual ganó.

El 23 de septiembre de 2022, el nicaragüense se convirtió en el primer latinoamericano en recibir el prestigioso premio de Poesía Joven “Antonio Carvajal”, que comenzó en 1997 con el objetivo de promocionar a jóvenes poetas y darles la oportunidad de publicar sus obras a través de Ediciones Hiperión, especializada en poesía. “No me lo esperaba, porque en el concurso literario se inscribieron grandes poetas que habían concursado en años anteriores y esta era mi primera vez”, relata.

El día de la premiación González firmó varios libros para los asistentes que lo acompañaron en la Casa de la Cultura de lbolote. Foto: Cortesía

El libro “Los Nadies” (2022) es una retrospectiva sobre cómo se sentía el autor cuando migró y su vivencia en un nuevo lugar. “Me di cuenta que, como yo me sentía, también otras personas compartían ese sentimiento. “Los Nadies” son aquellos que se sienten marginados, los adolescentes perdidos, los migrantes”, describe.

En “Los Nadies”, William González también recopila poemas que dedicó a las personas que ama y han sido fundamentales en su vida. Inicia con un homenaje a sus profesores. También plasmó el poema “Lejía” dedicado a su madre, quien perdió sus huellas dactilares por llevar años trabajando en limpieza con este fuerte desinfectante. Parte del escrito dice: “A las empleadas de hogar latinoamericanas que cuidan mayores y limpian edificios: Mi madre, trabajadora de lunes a lunes, se ha escondido del cosmos. Han desaparecido sus huellas dactilares”. Otro de los poemas está dedicado a su abuela, y cierra la obra con una dedicatoria a Nicaragua, desde una visión nostálgica hacia su infancia.

La contraportada fue una reseña del escritor nicaragüense Sergio Ramírez, quien fue la primera persona que leyó el libro y lo describió como “muy hondo y hermoso”.

“Los Nadies” se puede comprar en librerías de España y en línea, a través de Amazon, en Casa del Libro o El Corte Inglés. Desde América, se puede contactar a la casa editorial Hiperión y, si necesitan ordenarlo desde Nicaragua, William pone a la orden su contacto para coordinarlo a través de [email protected].

“Me duele respirar”

“Me duele respirar” es el segundo libro que González escribe y está vinculado a las protestas masivas que surgieron en Nicaragua a partir de abril de 2018 y el exilio forzoso que viven los nicaragüenses en España. “Me dio mucha rabia y me llené de dolor al ver tantas muertes, entre ellas la de un amigo cercano de infancia. Mirar la persecución, el exilio forzado, cárcel y censura que se vive en Nicaragua me motivó a documentarlo”, indica.

El título utiliza la frase que pronunció el adolescente mártir de la Rebelión de Abril de 2018, Álvaro Conrado, fallecido por la falta de atención médica en un hospital público tras recibir un disparo en la garganta cuando llevaba agua a los manifestantes.

González decide titular de esa manera su libro haciendo mención al dolor, en muchos casos asfixiante, que vivieron muchos nicaragüenses al perder a un ser querido. “Duele respirar entre tanta injusticia, sufrimiento, precariedad… duele respirar para los nicas que están en Nicaragua, como los que están acá”, dice, refiriéndose a los miles de nicaragüenses que se encuentran exiliados en España.

“Primero inicié una investigación periodística, pero acabó en una serie de poemas realizados a raíz de unas entrevistas que fui haciendo. Jugó un papel fundamental el tema de los exiliados nicaragüenses aquí en España, el éxodo, mejor dicho, que se está produciendo en estos últimos años, así que hablo de sus vivencias, las dificultades que pasan, las calamidades a las que se enfrentan aquí”, describe González.

Me duele respirar” se postuló y resultó ganador del IV Premio de Poesía Hispanoamericano Francisco Ruiz Udiel. En este concurso participaron más de 500 poetas de hasta 30 años de edad y parte del reconocimiento implica la publicación del libro en la Colección de Poesía de Valparaíso Ediciones, la que se distribuye en España, Colombia y Estados Unidos.

En estos momentos ultima los detalles con la editorial y contará en la contraportada con una reseña de la poeta y novelista nicaragüense Gioconda Belli. “Conocí a Gioconda en el festival Centroamérica Cuenta, y ella fue la encargada de pronunciar unas palabras de presentación de mi primer libro “Los Nadies”. Pensé en ella para la contraportada de “Me duele respirar” y accedió a la idea”, cuenta William González.

William González

Belli, la primera en leer el libro, se conmovió al encontrarlo “tan fuerte, tan lleno de dolor y tan bello”, cuenta el autor. De igual manera, le expresó que le gustaría que el libro llegue a Nicaragua, pero teme que lo censuren, como hicieron con Tongolele no sabía bailar de Sergio Ramírez. 

“Me duele respirar” estará listo para salir al público en mayo y será promocionado en la Feria del Libro que tendrá lugar del 26 de mayo al 11 de junio de 2023 en el parque El Retiro, en Madrid. Días antes, González realizará el lanzamiento e invitará a sus lectores a participar en la feria, donde firmará ejemplares.

Luego del lanzamiento, González piensa enfocarse en terminar su carrera. Estudia Lengua y Literatura, y Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos. Quiere estudiar una maestría e incluso un doctorado. “Seguramente seguiré escribiendo, y mi poesía siempre estará al lado del pobre”, asegura. 

William González ha escrito más de cuatrocientos poemas. Algunos han ganado otros reconocimientos en España, entre los más importantes están:

  • Accésit Nacional en el XLV Premio de Cuento y Poesía del  “I. E. S Miguel de Cervantes de Alcázar de San Juan” (2019).
  • Primer Premio, modalidad de Poesía del Concurso Mari Puri Express del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz (2020 y 2021).
  • Mención Especial en el X Certamen Literario de Poesía de la Universidad de Deusto (Bilbao, 2021).
  • Segundo Premio en el XLII concurso de Poesía organizado por el Colegio Mayor Universitario Isabel de España (2022).

Aunque González es reconocido en España, desea que sus poemas y libros lleguen al público latinoamericano, en especial al país que lo vio nacer. Al igual que Gioconda Belli, teme que su libro sea censurado. “Escribir  ‘Me duele respirar’ me ha condenado a no volver a Nicaragua, ya he tenido amenazas por redes sociales, muy probablemente me pase como a Sergio Ramírez con su libro, lo que me causa un poco de tristeza, pero –insiste– era necesario que escribiera el libro”. 

Recuerda con nostalgia a su patria, a su familia que aún sigue en Nicaragua, y la casa de su abuela, donde halló el cajón amarillo que guardaba el libro que despertó su gran pasión.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times