El calvario de médicos y pacientes en hospitales cubanos

Un médico atendiendo sin luz, en un policlínico de Centro Habana. (14ymedio)

Por Olea Gallardo (14ymedio)

HAVANA TIMES – El quiebre en llanto el pasado lunes de la doctora Yoandra Quesada de Bayamo (Granma), que está siendo juzgada junto a otros cinco colegas por la muerte de un paciente de 23 años, no es sino la viva imagen de lo que queda de la salud en Cuba, eterna joya de la corona para la propaganda revolucionaria.

Lo que expresó la cirujana ante el periodista Ernesto Morales –”todos tus compañeros se van, estás trabajando solo y sin materiales, expuesto a que te mate un día un familiar desesperado”– lo comprueba día a día cualquier cubano que pise un centro de salud. Y especialmente dramática es la situación de los servicios primarios.

“No hay jeringuillas, no hay reactivos para los análisis, no hay boquillas para dar aerosol, no hay esfigmos para tomar la presión”. Aleida, que desgrana esta letanía, es todavía joven, pero está comenzando a tener problemas de hipertensión, un padecimiento que lleva a la primera causa de muerte en la Isla. “Un día que llegué con la presión alta al hospital, me quisieron poner oxígeno, pero no había boquillas, así que el médico me dio la manguera y me dijo: ‘no te la metas en la boca, póntela cerca, así, que sientas el oxígeno'”. Aleida no pudo hacerlo, por el hedor que despedía el instrumento y por vergüenza. “Cogí y le dije: mire, esto no huele bien. Pero es que además, me sentía ridícula, con ese oxígeno escapándose por todas partes”.

Ese día, tuvo suerte, porque normalmente tiene que caminar kilómetros y peregrinar por varios centros antes de dar con uno donde esté disponible un aparato para medir la tensión. “La primera vez que fui al policlínico que queda cerca de mi casa, donde en ningún turno hay esfigmos, me dijo la doctora: no puedo tomarte la presión, mijita, pero ven y siéntate aquí, que yo lo único que puedo darte es muela'”.

“No hay jeringuillas, no hay reactivos para los análisis, no hay boquillas para dar aerosol, no hay ‘esfigmos’ para tomar la presión”

¿Quienes sí tienen esfigmómetros? “Residentes extranjeros que tienen ahí muchas veces, siempre con un trato más agradable que los cubanos por cierto”, asevera Aleida. Ante el éxodo de especialistas, fuera de la Isla o hacia otros empleos que les proporcionen mejores ganancias, el Gobierno intenta resolver la falta de mano de obra con estudiantes de intercambio, que cubren los cuerpos de guardia.

Luis, quien a sus 40 años tampoco es mayor, está asustado. Lleva unas semanas orinando sangre y todavía no le dan los resultados de los análisis que finalmente se animó a hacer. No tuvo éxito la primera vez que fue al hospital porque “no tenían reactivos”, pero sí a la segunda. “Pero entonces tuve que llevar yo la jeringuilla, porque no tenían tampoco”. Ahora, espera con angustia la cita para el especialista: dentro de ocho meses.

Enfermedades leves y centros otrora de lujo no se libran de la debacle. El policlínico 19 de Abril, de Nuevo Vedado, por ejemplo, el lugar predilecto para llevar a visitantes extranjeros de viaje oficial en la Isla, tiene serios problemas de infraestructura.

“Rajaduras en ángulo de 45 grados en varios muros importantes, incluso grietas que se ven a un lado y a otro de una ventana”, observa Juan, que durante muchos años se dedicó a la construcción y hace poco tuvo que ir a ese centro de salud a hacer rehabilitación por una luxación. “El edificio lo construyeron ya durante la Revolución, así que no tiene más de 65 años”.

La ola de indignación por el juicio a los seis médicos del hospital Carlos Manuel de Céspedes, acusados de negligencia, no solo hizo reaccionar al Ministerio de Salud Pública, que tuvo que aclarar que el proceso se desarrolla “con apego a las garantías establecidas en las leyes”, sino que sigue teniendo ecos.

Ante el éxodo de especialistas el Gobierno intenta resolver la falta de mano de obra con estudiantes de intercambio, que cubren los cuerpos de guardia

Así, en medio de la polémica, el Partido Comunista de Cuba en Granma decidió este miércoles destituir a su primera secretaria, Yanaisi Capó Nápoles, y poner en su lugar a Yudelkis Ortiz Barceló. La prensa oficial no detalló las razones y destacó de Ortiz Barceló que viene de ser miembro del Buró ejecutivo para “atender la actividad político ideológica” en el Comité Provincial del PCC en Santiago de Cuba.

Este miércoles, cuatro médicos residentes en el exterior firmaron una dura carta dirigida a José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud, en la que se solidarizan con los galenos “acusados injustamente”. La misiva, rubricada por Alexander Jesús Figueredo Izaguirre, Arnoldo de la Cruz Bañoble, Sergio Barbolla Verdecia y Jorge David Yaugel, califica de “vergüenza nacional” lo ocurrido en Bayamo.

“Los acusadores deberían –¿lo saben?– señalar a los verdaderos responsables de esa muerte. Esos médicos también son víctimas del conflicto entre su compromiso profesional y la imposibilidad de tener éxito en las condiciones en que los obligan a intervenir a sus pacientes”, expresan los doctores en el texto. Para ellos, ante los tribunales deberían comparecer “los responsables por desviar los recursos aportados por las brigadas médicas”.

Son, señalan “miles de millones de dólares” que el régimen ha recibido en la última década, un dinero que “no se ha invertido en el sistema de salud cubano como se arguyó en su momento para justificar la deducción arbitraria de entre el 70% al 90 % de los salarios de los brigadistas durante todos estos años”. Con ello, continúan, “habría sobrado para mantener el sistema de salud en óptimas condiciones y pagar salarios dignos a los profesionales del sector”.

“Esos médicos también son víctimas del conflicto entre su compromiso profesional y la imposibilidad de tener éxito en las condiciones en que los obligan a intervenir a sus pacientes”

Entre sus demandas figura que en adelante paguen a los sanitarios “la totalidad del salario cuando salimos a prestar servicios a otros países y no que nos den un estipendio mínimo del mismo”, así como un aumento de salario “inmediato” para todos los que trabajan dentro del sistema de Salud.

También se pronunció sobre el caso Amelia Calzadilla, quien desde España, adonde logró salir hace poco más de dos semanas, pide que los médicos se nieguen a trabajar en las pésimas condiciones en las que laboran.

No es la única que piensa así dentro de la Isla. “La situación lo que pide es un paro general, lo que pasa es que una si dice esto en público la meten presa”, lamenta … La mujer, que no quiere dar más señas suyas, vaticina: “Un día va a dejar de funcionar todo, los médicos no van a ir al hospital a trabajar, los maestros no van a ir a la escuela, los bodegueros no van a atender las bodegas, y entonces va a venir el colapso. Porque si no hay nada en ningún sitio, qué sentido tiene todo esto”.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.

One thought on “El calvario de médicos y pacientes en hospitales cubanos

  • El sistema de Salud es algo en lo que llevaba bastante tiempo sin pensar, estas anecdotas parecen historias de terror, pesadillas que personas reales viven. Lamentable el gran esfuerzo que hace el gobierno para darle a Cuba turistas en consecuencia de matar a sus habitantes.

Comentarios cerrados.