El buen baloncesto regresó a la Ciudad Deportiva

Por José A. Rodríguez

Cuba Puerto Rico baloncesto Foto: telecubanacan.icrt.cu

HAVANA TIMES – El nuevo formato de clasificación para el Campeonato Mundial de Baloncesto de 2019 permitió que el Coliseo de la Ciudad Deportiva de La Habana recibiera a la selección nacional de Puerto Rico, una oportunidad excelente para disfrutar de ese deporte.

También el lugar vestía sus mejores galas, pues gracias a un donativo de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) se pintó el tabloncillo, se colocaron pantallas gigantes y relojes sobre los tableros, y se acondicionaron los camerinos para los atletas, luego de un mes de arduo trabajo.

Sin embargo, nada hubiera hecho gozar más a la notable afición reunida en la instalación capitalina que un buen desempeño de sus muchachos, pero nada de eso se vio el pasado domingo, o apenas se apreció a retazos.

El emblemático recinto no acogía ningún duelo internacional de manera oficial desde el torneo Centrobásquet de 1999, cuando precisamente ante los boricuas se coronaron los anfitriones con marcador de 67 puntos por 63.

Ahora Puerto Rico nos dio una lección de baloncesto moderno, tras ganar cómodamente 95 puntos por 72, una victoria que comenzó a labrar desde el segundo cuarto cuando tomó una ventaja de 20 cartones que jamás fue puesta en peligro.

Cuando los cubanos reaccionaron en los dos últimos cuartos, el técnico rival, Eddie Casiano, devolvía a la duela a sus mejores hombres y conservaba la diferencia.

El quinteto de casa fue inefectivo completamente, incapaz de dominar bajo las tablas ni siquiera en su propio campo, con demasiadas pérdidas de balón, pases errados y hasta tiros fallados sin marcaje.

El colmo fue en el segundo cuarto, cuando estuvieron más de cinco minutos para marcar sus primeros puntos, y al final consiguieron solamente nueve, para dejar la pizarra con un ya insalvable 29-51.

La figura relevante de los visitantes fue Ramón Clemente, autor de 15 tantos y tres rebotes, quien jugó muy poco en el partido inicial contra Estados Unidos, mientras que por los de casa sobresalieron Javier Jústiz, con 21 cartones y 15 balones capturados bajo las tablas, conjuntamente con Jasiel Rivero (23 y 5).

Jústiz declaró al cierre del encuentro que se había preparado bien y llegó muy motivado, y Rivero reconoció que el nerviosismo le pasó factura en los minutos iniciales, pues no fue hasta el tercer cuarto que comenzó a dar el aporte que de él se esperaba.

También Karel Guzmán, el otro que aportó dobles figuras en el encuentro con 13 unidades, sintió la presión del público.

“Si digo que no hubo presión es mentira, es primera vez que el Coliseo se llena así para ver el baloncesto. En el juego anterior (66-72 contra México) salimos a defender y nos salieron bien las cosas. Por eso estuvimos cerca del triunfo, aunque ellos supieron aprovechar mejor los momentos importantes y nosotros no. Ahora no defendimos nada y por eso nos ganaron con tanta diferencia.”

Por su parte, el capitán de la escuadra boricua, Ángel Daniel Rodríguez, no quiso restarle méritos a sus rivales: “Jamás esperamos que ningún partido sea fácil, especialmente cuando juegas fuera de tu casa. Sabemos que Cuba es un equipo que tiene mucho orgullo, buenos atletas. Hoy fuimos mejores, pero les damos mucho crédito porque son bien fajones y nunca se dan por vencidos”, comentó.

Casiano, quien en su época de jugador hizo sufrir bastante a la afición cubana con su endemoniada puntería desde el perímetro, declaró que no habían practicado mucho antes de jugar en La Habana, pero el grupo se unió para trabajar juntos y alcanzar este importante triunfo.

“Sabíamos que para nada sería fácil sacar un buen resultado contra los cubanos, pero los jugadores puertorriqueños estuvieron bastante efectivos en los tiros al aro y eso influyó en que nos lleváramos el éxito. Hicimos un trabajo defensivo muy bueno y supimos combinar a la ofensiva, lo que desestabilizó el accionar de los cubanos”, agregó.

Con respecto al equipo de Cuba, significó que es una selección muy joven con mucho talento para trabajar, pero necesitan tiempo para ganar en experiencia competitiva e insertarse en el nivel más alto del baloncesto en el continente americano.

Hay que recordar que los puertorriqueños son en su mayoría jugadores semiprofesionales, que no contaban con una cancha por la devastación sufrida en la Isla del encanto tras el paso del huracán Irma, y que algunos miembros llegaron solo con dos días de antelación de sus clubes internacionales.

En tanto, Yoanis Zaldívar, director técnico de la selección anfitriona, reconoció que Puerto Rico jugó mejor y mereció ganar. “Tienen muchos tiradores de larga distancia que hicieron bastante daño, y en varias ocasiones nuestra defensa no estuvo acertada. También algunos jugadores cayeron en la desesperación al ver que la diferencia en la pizarra se hacía mayor, y eso provocó que cometieran muchas indisciplinas tácticas. No obstante, confío en esta nueva generación y sé que ellos son capaces de salir adelante, pero hay que trabajar unidos”.

Por su parte, José Ramírez, jefe técnico de la Federación cubana, lamentó la derrota el jueves anterior contra los mexicanos porque consideró que eso hubiera servido de acicate a sus muchachos.

“Las oportunidades hay que aprovecharlas, y con México las tuvimos. Eso quizás hubiera inspirado al equipo a hacer un mejor papel. Esto está empezando y este tipo de experiencias son nuevas para nosotros, con jugadores que llegan del exterior dos días antes luego de cumplir contratos; tenemos que resolverlas para que haya mejor acoplamiento entre todos”, aseveró.

También se refirió a dos notables ausencias, la del base Osmel Oliva, enfermo de zika, y del alero William Granda, lesionado en un pie. “Oliva debe jugar en febrero como base, que fue la posición más floja que tuvimos hoy;  lo de Granda es más grave, porque es una lesión en el quinto metatarsiano, el apoyo del pie. Es muy bueno el apoyo de la gente, pero nos toca a nosotros aportarle más para que sigan viniendo”.

Las 16 selecciones de América que toman parte en la etapa de clasificación, divididas en cuatro grupos, pugnarán por una de las siete plazas otorgadas al continente hacia la Copa del Mundo de China-2019.

Por el grupo A mandan de momento Argentina y Uruguay, con dos triunfos en igual número de salidas, en el B el liderato es para Brasil (2-0), y en el D para República Dominicana (2-0).  Cuba (0-2) se encuentra en el Grupo C detras de EE.UU. (2-0), México y Puerto Rico (1-1).

Los 12 mejores conjuntos de esta primera vuelta avanzarán a una segunda etapa dividida en dos apartados de seis planteles cada uno, en los que los tres primeros y el mejor cuarto lugar clasificarán a la cita del orbe.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *