El Boulevard de San Rafael, un remozamiento demasiado lento

Por Osmel Ramírez Álvarez

HAVANA TIMES – Un sitio emblemático de La Habana es el boulevard de San Rafael. Una pléyade de cuadras en esa importante arteria del centro histórico de la ciudad fue adoquinada desde tiempo atrás para el tránsito exclusivo de peatones.

Se hayan allí, excelentemente ubicadas, varias tiendas recolectoras de divisa, de moneda nacional, mercados, cafeterías, restaurantes, sitios culturales y hostales. Y como un permanente hormiguero, los transeúntes circulan a todas horas. Es un paseo casi obligado para habaneros y visitantes.

Podríamos decir que es el boulevard de los cubanos, en el sentido en que la calle Obispo está más enfocada hacia los turistas extranjeros, aunque nada separa a nadie y solo es cuestión de predominancia en uno y otro sitio. San Rafael podría ser como calle habanera la continuidad de Obispo, una vez traspasado el parqueo entre el Museo de Arte Universal y el hotel Manzana, y luego el parque Central. Pero no lo es exactamente debido al trazado asimétrico de la ciudad vieja.

En días pasados, en la primera quincena de octubre, pasaba casi a diario por “el boulevard”, de camino a mi alojamiento. Actualmente sigue en construcción, en proceso de remozamiento. En las dos cuadras cercanas a Galiano se levantaba el adoquinado antiguo y se vertía por franjas el hormigón, sin que el público dejara de circular.

Solo una pequeña parte, en las primeras dos cuadras partiendo del parque Central entre el hotel Inglaterra y el Gran Teatro Alicia Alonso, están terminadas con granito. Lo curioso es que en junio del año pasado, hace 16 meses, ya estaba igual en ese mismo punto y no sé qué tiempo llevaba en ese nivel de acabado.

Para esa fecha se levantaba el adoquinado en la parte central, que aún sigue sin completarse siquiera el hormigón. Pienso que en una calle tan transitada debería trabajarse intensivamente para molestar al público lo menos posible, no prolongar indefinidamente los trabajos por años.

No soy ingeniero civil, pero el más elemental sentido común me dice que una empresa constructora medianamente eficaz, con todo en la mano como debe ser, en una semana hace todo el trabajo completo en el boulevard. Con el tiempo que llevan remozándolo y con el que falta para concluirse, se puede construir el edificio más alto del mundo y sobrarían meses. No hay manera de que este país avance con un sistema económico tan ineficiente. Si para eso es que usan la planificación, entonces no sirve.

Mientras cruzaba por allí, entre martillos magnéticos, montacargas y trozos de adoquines, hice numerosas fotos y hasta un vídeo que ahora comparto en esta publicación. De manera especial llamó mi atención, como un detalle curioso, lo absortas que estaban las personas conectadas en la Wifi del parque de San Rafael esquina a Galiano, pues casi topaban con los vehículos pesados y permanecían inmutables. Es el poder hipnotizante de la red de redes.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *